“La apertura de las importaciones está haciendo un daño enorme a la industria textil”

“La apertura de las importaciones está haciendo un daño enorme a la industria textil”

El tratamiento de la resolución aprobada por unanimidad para pedir a Nación que intervenga y evite el cierre de TN&Platex, y con ello la pérdida de 170 puestos de empleo, disparó un profundo debate. Si bien hubieron quienes pusieron en duda los argumentos vertidos por la empresa para el cierre, todos en su conjunto salieron a la defensa de los trabajadores textiles.

La cuestión previa ya había sido anticipada el martes, y durante la sesión parlamentaria la llevó al Recinto el diputado Ságer, por la preocupación que aqueja a las 170 familias que dependen de la planta de TN&Platex en Puerto Tirol, del "grupo textil más grande de la Argentina", por un posible cierre de sus puertas. Fue el tratamiento de una resolución que impulsa gestiones ante Nación para que intervenga y tome medidas que eviten el cierre´y que garanticen los puestos de trabajo.

No menos importante es la otra línea de análisis que surgió durante el debate, sobre las verdades intenciones de un grupo empresarial que "siempre vivió del Estado" y que "está buscando que desde la política los sostengamos a los empleados", aseguró el legislador Roy Nikisch, al margen de apoyar el pedido para cuidar el empleo de 170 trabajadores.

Los argumentos del diputado Ságer recorrieron parte de la historia de esta planta, "que es la continuación de otra planta textil que estuvo en el pueblo y que me tocó como intendente, en el 94 o 95, asistir a su abandono". Comentó que "llegó a tener 300 trabajadores que quedaron en la calle sin cobrar siquiera una indemnización" y que fue testigo del deterioro del predio "y de cómo salimos a buscar alternativas, lo que permitió encontrar a este Grupo, el grupo Karagozian, invitarlos a venir a la provincia y acompañarlos". Mencionó aquí el acompañamiento de las gestiones de gobierno que encabezaron (Ángel) Rozas, (Roy) Nikisch, (Jorge) Capitanich y (Domingo) Peppo.

Ságer, previo al planteo que hiciera Nikisch y también su par justicialista Enrique Paredes, apuntó de lleno a los argumentos que vertieron los propios empresarios de la firma, "la apertura de las importaciones", y lo dijo en relación también a una situación que se repite en otras provincias en donde "la variable del ajuste terminan siendo los trabajadores".

Recordó que su compromiso con el gobierno nacional, puntualmente cuando el arribo del presidente Mauricio Macri y el posterior recorrido que realizó en el Parque Industrial de Puerto Tirol, fue acompañarlo mientras se mantuviera el desarrollo o ponerse en la vereda de enfrente en caso contrario. "Hoy debemos ponernos en la vereda de enfrente", aseguró.

Explicó que el objetivo primero de la resolución fue la de encolumnar en el pedido a todas las bancadas políticas del Parlamento chaqueño, a elevarse ante el Ministerio de Agroindustria, para que se tome una medida y que "la planta textil, además de reconvertirse, no cierre. Pero también para que cuide a los trabajadores. Esos hombres tiene un promedio de 15, 18, 20 años como trabajadores textiles en esa planta". "El objetivo es tratar de salvaguardar el empleo de 170 familias, la mayor parte de mi pueblo, pero también de Resistencia, Fontana, Vilelas, que ven peligrar su fuente de trabajo y se los obliga a creer que cuando la fábrica vuelva a funcionar volverán a tomarlos".

Alertó también de los serios problemas que aquejan a otras industrias textiles de la provincia, "con 10, 15, 20 trabajadores suspendidos". "Las cifras preocupan, necesitamos que corrijan las medidas aquellas autoridades que tienen competencia en esto. Es momento que reaccionemos todos y lleguemos al poder central para que nuestra provincia no vuelva a ser, como alguna vez un ministro dijo, "una provincia inviable"", acentuó.

Al final del debate, coincidió en la falta de credibilidad que pesa sobre la empresa.

Las posturas en el Recinto

Al tomar la palabra el diputado Carim Peche coincidió que "es un tema que nos preocupa a todos". Recordó que hubo conflictos previos ya en esa fábrica, en años anteriores, y expresó que ninguno de su bloque "va a mirar para el costado" sobre el pedido que se pretende hacer ante Nación. "Creo que todas las gestiones que podamos realizar en conjunto hay que hacerlas", dijo anticipando su votación e informó que la inquietud también fue elevada al senador Ángel Rozas para que interceda en la misma dirección. "La gestión que sale mal es la que no se realiza", dijo alentando al reclamo que debe hacerse ante Nación.

El diputado del Frente Grande, Daniel Trabalón, se expresó en el mismo sentido y adelantó su acompañamiento a la resolución, además de plantear su preocupación por la creciente pérdida de empleo a lo largo y ancho del país.

El diputado del PRO, Luis Obeid, sumó "al objetivo de salvaguardar a estos 30 trabajadores". Comentó que se reunió con empresarios de la textil que le manifestaron que la planta tiene un problema de infraestructura. "Literalmente se les está hundiendo el piso", dijo sorteando la cuestión política de fondo, aunque aseguró que es un problema previo a este gobierno. No obstante ello, indicó "que no buscará una excusa" respecto de las medidas del Gobierno nacional, al reconocer que en varias provincias argentinas se está "sintiendo la cuestión de las importaciones".

Dudas sobre los argumentos de la empresa

El legislador Enrique Paredes, aunque acompañó la propuesta del diputado Ságer, advirtió que "son muy burdos los argumentos de la empresa", asegurando que detrás de las acciones empresariales, hay un objetivo claro de la firma, "de no seguir produciendo en el país; de irse. Esa es la verdad". "Compañero Ságer lo felicito y agradezco a los otros diputados que van a acompañar este pedido al Gobierno nacional. Quisiera estar equivocado, pero estos señores, se van", acentuó.

Roy Nikisch coincidió con Paredes en algunos conceptos, pero aseguró que se trata de "un capital prevendario que siempre vivió del Estado, cuando le fue bien acumuló y cuando le fue mal", optó por estrategias similares. "Los dueños de TN&Platex pertenecen a la industria textil que quebró a las pequeñas textiles de nuestra provincia", aseguró y reiteró: "Yo no voy a defender al capital prevendario". "No comparto tampoco los argumentos de las importaciones, el mercado puede estar deprimido, hubo un proceso inflacionario fuerte; pero no comparto que esos sean los motivos de la empresa. Realmente no lo creo. No sé si la empresa se va a ir o no, pero está buscando que desde la política los sostengamos a los empleados".

Coment� la nota