Alerta, pero optimista: qué espera el Gobierno para los últimos cinco meses del año

Alerta, pero optimista: qué espera el Gobierno para los últimos cinco meses del año

Mantener quieto al dólar, desacelerar la inflación y evitar una caída en el PBI, los objetivos que buscarán cumplir en Casa Rosada. Un informe externo plantea buenas perspectivas en 2019 y hay un convencimiento: Macri irá por la reelección.

El 4 de septiembre, la presidencia de Mauricio Macri cumplirá 1000 días. A un mes de esa fecha, el clima lejos está de ser festivo en Casa Rosada. Aunque tampoco existe la preocupación que se vivió entre mayo y junio, con la crisis cambiaria en su pico más alto y el pedido de auxilio financiero al FMI.

“Tensa calma”, describen en Balcarce 50 el momento de la gestión de Cambiemos. Por un lado, el estado de alerta sobre los vaivenes de la economía sigue vigente, pero también hay una sensación de confianza y optimismo, puertas adentro, de que “lo peor ya pasó”.

Best seller, tormenta perfecta y Weather Channel

Julio cerró con dólar en baja, pero con una inflación disparada, la mayor parte de los números económicos en rojo y una abrupta caída de la imagen de Macri en la opinión pública. Pero en los últimos días hubo dos hechos que le hicieron levantar el mentón a varios funcionarios.

Uno, ineludible, fue el impacto que generó la reveladora investigación de La Nación sobre los denominados “cuadernos de las coimas”, que desde Casa Rosada definieron, jocosos, como un best seller. La vuelta del kirchnerismo a la escena judicial, con una avalancha de detenciones de ex funcionarios y empresarios afines, y la ex presidenta citada a una nueva indagatoria, puso de nuevo en escena a la corrupción entre las preocupaciones predominantes de los argentinos, junto a la inflación y la inseguridad.

El directivo del Grupo Pescarmona había viajado hacia los Emiratos Árabes 48 horas antes de que el juez Claudio Bonadio ordenara su detención. Fue apresado al bajar del avión. Sólo ...

El otro tiene que ver más con una con una expresión de deseo que con una realidad. Ayer, en la versión original de la revista especializada en finanzas Forbes, en Estados Unidos, se publicó un artículo que en el Gobierno celebraron como si fuera un gol, ya que fue alineado al discurso que busca instalar Casa Rosada de aquí a fin de año.

Titulada “Una tormenta perfecta crea una oportunidad de compra”, la nota describe las penurias de la economía nacional durante el primer semestre y define a 2018 como un año “tumultuoso”, pero anticipa un futuro de posibilidades para el inversor externo, destacando el surgimiento de Argentina como nuevo mercado emergente.

Tomando los dichos del presidente Mauricio Macri, el texto reconoce una tormenta y hace mención a la fuerte sequía, que generó pérdidas millonarias en dólares para el país. Pero resalta también que las lluvias de los últimos meses propiciaron “condiciones ideales para el cultivo de trigo, estableciendo una cosecha récord de 20 millones de toneladas, superior al récord del año anterior de 18,2 millones de toneladas”. Y se ejemplifica ese optimismo mirando por el espejo retrovisor a 2009, cuando tras una sequía similar, al año siguiente se logró un crecimiento exponencial del  41,2% de aumento en el PBI agrícola.

Crítica, una fuente del sector financiero desliza un comentario irónico que grafica la situación en relación a la relevancia que tendrá el agro el año que viene. “En el Gobierno van a estar prendidos todo el día al Weather Channel. Después de cuatro años de mandato, depender del clima para ganar una elección, la verdad, habla de una gestión bastante pobre”.

Combo explosivo

El deseo expreso de que  la economía repunte no se condice con los números negativos que seguirán llegando a la mesa chica del Gobierno durante los próximos dos meses. De aquí al final de septiembre, la principal meta será contener la inflación, que dependerá, en buena medida, del nivel de control que tenga el dólar en ese período.

Los ministros más políticos del Gabinete creen que si el billete estadounidense se mantiene estable, el aumento de precios estará contenido y se podrá pensar en reducir la tasa a niveles que vayan en línea con la inflación anual.

La merma en el crecimiento se hará notoria en el segundo trimestre, con un rojo interanual estimado por fuentes oficiales en -3% y una proyección para fin de año que, en el mejor de los casos, será un par de centésimos arriba del cero. La fuerte baja de la actividad industrial en junio (8,1% interanual) y el freno en la construcción tras un año y medio de datos positivos, demuestran que la recesión ya está, al punto que el propio Macri pronunció ese término la semana pasada, aunque lo moderó al compararlo con otras etapas de crisis en el país.

Ese combo explosivo tendrá implicancia directa en las cifras de pobreza que el Indec comunicará a finales de septiembre. Tras la baja sostenida del último año y medio, hasta llegar al 25,7% en marzo pasado, el número de pobres en el país volverá a crecer en el próximo informe y se ubicará más cerca del 28,6% de un año atrás.

Internamente, a Macri es una de las batallas que más le preocupa no poder sacar adelante. En cada visita al exterior, el Presidente saca a relucir el slogan de “pobreza cero”, que expresa más un ideal que un desafío de real cumplimiento. Apoyado en ese leitmotiv, ha repetido varias veces: “Quiero que juzguen mi presidencia por cómo avanzamos en este objetivo”. Como con la inflación, la proyección oficial apenas asumió Macri era terminar su mandato con un número de pobreza debajo del 10%. Lejos de aquella búsqueda de llegar al dígito, cerrará 2018, el año previo a la elección, al filo de los tres dígitos en ambos aspectos.

Un viaje y una convicción: Macri 2019

Tras su ausencia en 2017, Macri viajará a finales de septiembre a la Asamblea de ONU en Nueva York. Si bien inicialmente pensó en no ir debido a la coyuntura local, el hecho de ser anfitrión de la cumbre del G20 de final de año lo hizo cambiar de idea.

Las expectativas en torno al encuentro que se organizará en el país son enormes en el Gobierno, ya que creen que será la plataforma clave para visibilizar la apertura argentina al mundo y empezar a pensar un 2019 más próspero  desde lo económico que perfile un año electoral exitoso que se cierre con la reelección de Macri.

Ese es un punto que nadie se atreve a discutir en Balcarce 50. “Mauricio será reelecto”, se autoconvencen los funcionarios más cercanos al Presidente, más allá de que el nivel de imagen de Macri haya caído, en casi todas las encuestas, por debajo del 40%. En una elección, creen, no obstante, el jefe de Estado sigue siendo el mejor candidato y su porcentaje se eleva. Por eso, incluso con mesura, la confianza es total en que habrá segundo mandato.

Coment� la nota