Integrar: la gran esperanza cuando todo cuesta más

Integrar: la gran esperanza cuando todo cuesta más
Desde ALSA dijeron que aún no tenemos una ciudad amigable para estas personas y criticaron al Estado.
Por Trilce Lovisolo y Martín Rodríguez

En la escuela de educación especial Tobar García no hay acto ni festejo por el Día de las Personas con Discapacidad. Sí se celebran acontecimientos como el Día del Niño o el Día del Estudiante, pero el 3 de diciembre es un día más. Porque no marcar las diferencias, también es incluir e integrar. “Para nosotros los niños son todos iguales y tienen los mismos derechos. No tenemos por qué marcar la diferencia entre quienes tienen una discapacidad y los que no”, dijo Cristina Hernández Celestín, vicedirectora de la institución. “Se trata de procurar la inclusión”, sostiene.

Hoy se conmemora el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Por eso la semana próxima se llevará a cabo una jornada de integración y recreación con un espectáculo al aire libre en las instalaciones del balneario Carlos Xamena. Actuarán artistas locales y habrá varias actividades recreativas. Aún no se confirmó la fecha.

Pensar la discapacidad desde la educación implica asumir desafíos. “En este momento la prioridad en educación especial son los contenidos pedagógicos para, a partir de ahí, tratar de explotar al máximo las capacidades intelectuales de los chicos. A la vez, se trata de mantener un proyecto pedagógico individual para atender a las particularidades de cada estudiante”, explicó la vicedirectora.

Cambios de paradigmas

ACTIVIDADES DE CHICOS CON DISCAPACIDAD.

Y los resultados son distintos. La docente comentó que hasta hace unos años los padres y tutores llegaban a la institución con muy bajas expectativas sobre el desempeño de sus hijos en el aula. Muchos de ellos asistían con la sola pretensión de que los chicos adquieran ciertas conductas o aprendan a realizar algunas cosas básicas de la vida cotidiana.

“Los mismos docentes teníamos quizá esa visión. Hoy tratamos de que dentro de sus posibilidades los chicos desarrollen al máximo su capacidad cognitiva”, expresó.

Los padres, dice la profesional, demuestran su gratitud y valoran mucho más la tarea de los maestros. Y lo que es verdaderamente más importante es que aprenden a valorar mucho más las capacidades de sus propios hijos.

“Otros papás son más ansiosos y quieren ver los resultados más rápido. Con ellos a veces hay que hablar y explicarles que son procesos que muchas veces llevan bastante tiempo”, dijo.

La cotidianidad, así, se torna distinta. Se van superando las expectativas de la comunidad educativa y el contexto más cercano del alumno.

Hasta hace 5 años, recuerda la vicedirectora, la mayoría de los actos estaban completamente a cargo de los docentes. Ellos eran quienes leían alguna poesía o las palabras alusivas a determinado acontecimiento histórico. “Ahora son los chicos los que más leen, recitan y participan de los actos”, enfatizó.

Integrar, también, es no separarlos de sus pares. Por el contrario, significa generar los espacios en los que puedan compartir con otros chicos que no tienen ninguna discapacidad. Por eso, este año, en la escuela Tobar García se realizaron diferentes actividades para generar esos espacios. Se llevó a cabo un proyecto que consistía en realizar un taller sobre conservación de alimentos. Los alumnos de cuarto grado de la escuela, en sus tres divisiones, asistieron a clase con los chicos de cuarto grado de la escuela Gustavo “Cuchi” Lequizamón.

“Los chicos trabajaron en conjunto y los de ambas instituciones aprendieron mucho de la experiencia”, dijo Hernández Celestín.

Las nuevas tecnologías también acompañan el proceso de cambio en los contenidos pedagógicos. La docente comentó que se está trabajando con las netbooks de Conectar Igualdad, que les permite a los chicos adquirir conocimientos que se condicen con los avances en educación a nivel general.

LA PLAZA EVITA CUENTA CON JUEGOS PARA DISCAPACITADOS.

“Cuando elegí mi carrera supe dos cosas, que las digo siempre que puedo: requiere de mucha paciencia y de tiempo. Pero también de poner el corazón y abrir la mente a los cambios. Lo nuestro es un esperar resultados a muy largo plazo, pero da muchas satisfacciones”, concluyó la vicedirectora, quien hace treinta años se dedica a la educación especial.

A la escuela Tobar García asisten 120 niños que estudian en sede. La matrícula alcanza los 150 con los alumnos incluidos en escuelas comunes.

“Faltan políticas de Estado serias”

Jorge Guantay es presidente de ALSA (Asociación de Lisiados de Salta) y vicepresidente del Concejo Provincial de la Discapacidad.

En diálogo con El Tribuno dijo que aún hay mucho por hacer para que los salteños tengamos una ciudad más amigable.

“Principalmente falta una política de Estado en serio. Se hacen anuncios que al final quedan en el camino. Se habla siempre de accesibilidad con mucha fuerza, pero no se hace nada efectivamente”, afirmó el directivo de ALSA.

Guantay agregó que “los gobiernos toman esto como un verdadero asistencialismo y se olvidan de que tenemos los mismos derechos que cualquier ciudadano”, remarcó.

Por otra parte, dijo que una de las prioridades a atender es el tema del transporte.

“Las personas con discapacidad también necesitan trasladarse y realmente les es muy difícil en nuestra ciudad, tanto en colectivos como en taxis y remises”, dijo.

Las normas

Finalmente Guantay afirmó que “las normas las tenemos, pero no se cumplen. Sería bueno que hoy las personas que tienen en sus manos la posibilidad de generar cambios, que son los políticos, reflexionen un momento sobre esta situación y que verdaderamente hagan algo para mejorarla”, concluyó el presidente de ALSA.

FESTEJO DIA DEL NIÑO EN LA ESCUELA TOBAR GARCIA.

Gabriel Olivera, titular de la Dirección de la Discapacidad

“El desafío es apostar a la inclusión de la persona con discapacidad”

La ciudad de Salta es extremadamente compleja para aquellas personas que tienen alguna discapacidad y quieren transitarla sin ninguna dificultad. Atemoriza la cantidad de obstáculos que tienen que eludir día a día para poder desplazarse por el centro, entrar a un comercio o simplemente acceder a un hospital.

Desde hace un tiempo la Municipalidad de Salta intenta cambiar de a poco esta realidad y por eso creó en el año 2003 la Dirección General de la Discapacidad. Gabriel Olivera, su titular, dialogó con El Tribuno.

¿Qué tareas realizan desde la Dirección General de la Discapacidad?

Nosotros buscamos atender, asesorar y ayudar a todas las personas con discapacidad que se acercan.

También trabajamos con las normativas, por ejemplo hemos Modificado el Código de Edificación, además de trabajar la parte recreativa y social. Hemos creado un banco de elementos técnicos con el que buscamos ayudar a aquellas personas que necesiten movilizarse por sí mismas. Tenemos sillas de ruedas, bastones, andadores, camas ortopédicas. Estos elementos se dan de forma gratuita e inmediata en comodato.

¿Qué características tienen las plazas integradoras?

Las plazas integradoras se crearon en diferentes puntos de la ciudad de Salta como en la plaza Evita, en la Armada Argentina en Ciudad del Milagro y en el barrio El Tribuno. Estas plazas permiten que el chico en sillas de ruedas pueda subir a la calesita, a la hamaca o a un juego integrador que se llama “mangrullo”, que tiene una rampa aproximada de 12 metros donde el niño puede circular por todos lados y no ser un simple espectador. Es triste que un chico que no pueda jugar .

¿Cuáles son las barreras arquitectónicas más comunes en Salta y qué soluciones plantearon desde la Dirección?

Sobre las barreras arquitectónicas yo te puedo dar un gran ejemplo. Si hablamos de los barrios más antiguos de Salta como Ciudad del Milagro, Santa Ana I, Bancario, San Francisco, Castañares, cuando se crearon, el código de edificación que existía no contemplaba en absoluto la accesibilidad. Por ejemplo, las veredas tienen diferentes niveles y no existen rampas. Entonces nos propusimos modificar el código edificación.

Además, este año presentamos en el Concejo Deliberante un proyecto que se llama “circuitos accesibles urbanos”. Esto se hizo justamente para subsanar todas esas barreras arquitectónicas en los barrios más antiguos de nuestra ciudad. Como no hay presupuesto que alcance para hacer rampas en todas las esquinas de la ciudad, entonces se pensó en trabajar con circuitos. Estos circuitos van a permitir que la persona que viva en ese barrio pueda llegar a los puntos de referencia donde se encuentran los servicios esenciales, como cajeros automáticos, supermercados, centros de salud o la policía.

¿Se logró avanzar hacia una ciudad más accesible?

Lo que más destaco es el cambio de conciencia que hizo la gente. Antes nosotros teníamos que andar por atrás de las obras para que se contemple la accesibilidad. Ahora ya no porque se trabaja con el código de edificación nuevo. Es más, los comerciantes modifican sus locales para hacerlos accesibles. Todo esto tiene que ir cambiando con el tiempo.

Todavía hay algunos lugares que ni siquiera respetan las líneas municipales. Incluso se multó a mucha gente para que elimine los obstáculos.

¿Los salteños discriminan a las personas discapacitadas?

Se hacen esfuerzos por combatir la discriminación, pero aún sigue existiendo. La gente discrimina mucho pero por desconocimiento.

¿Qué tiene que conocer la sociedad para colaborar?

El Estado necesita trabajar en conjunto con toda la sociedad porque solo no puede. Ese es el mensaje que tenemos que dar, que seamos más solidarios, no discriminar y apostar a la inclusión de la persona con discapacidad, porque una sociedad buena para la persona con discapacidad es una sociedad mejor para todos.

Entonces trabajamos para eliminar barreras...

Cuando uno trabaja en favor de la discapacidad está trabajando directamente para el beneficio de todos. Porque está el anciano, la mujer embarazada, la mamá que sale con el cochecito del bebé recién nacido, la persona obesa, que también se benefician cuando se hace accesible un lugar. Una persona discapacitada necesita tener las mismas facilidades para poder realizar sus actividades que el resto de los individuos.

Comentá la nota