Vecinos denuncian grave caso de maltrato animal

Vecinos denuncian grave caso de maltrato animal

Son del barrio Anahí y acusan a una familia de "encerrar y dejar morir de hambre y sed" a los perros que recogen de las calles. Solicitan la intervención de la Policía o de alguna ONG para salvar a los que ahora están dentro de la vivienda.

Un grupo de vecinos de la calle Leopoldo Lugones al 500 del barrio Anahí se acercó hasta EL LIBERTADOR para denunciar a una familia del lugar por los maltratos a los que someten a un grupo de animales. "Ellos no están casi nunca, dejan a los perros encerrados y los animales van a morir de hambre y sed", dijo una de ellos.

Según comentaron, es una costumbre de esas personas "alzar" a perros callejeros y llevarlos hasta el domicilio, donde los dejan en un galpón bajo llave. "Creemos que tienen otra casa y quieren que los animales estén ahí para que nadie entre mientras no están. Pero no les dejan agua ni comida y no van nunca a verlos. Los perros lloran de hambre todo el tiempo y se mueren así, sin que podamos hacer nada. No es la primera vez que lo hacen y ahora hay otros que van a morir si no los sacamos pronto", expresó otra vecina.

La denuncia se sustenta en fuertes imágenes que también fueron compartidas a través de la red social Facebook. "No podemos entrar a la fuerza y sacarlos, por eso queremos que nos ayuden, ya sea la Policía o alguna organización de derechos del animal. Esto no puede seguir pasando y esa gente tiene que recibir algún castigo para que deje de actuar así con esos animales", agregó otra.

"Yo no sé dónde tengo que denunciar a mi vecina, ya llamé a una asociación que se encarga, me dijeron que iban a venir el lunes pasado. Eso hace una semana. Hasta ahora sigo esperando... La tipa los tiene en una piecita encerrados, la cual da para la calle, las fotos lo dicen todo... ¡Y en el fondo tienen dos o tres perros más! ¡Siempre los traen a morir, no sé qué tipo de persona hace eso! Qué bronca me da, ya no sabemos qué hacer, si alguien sabe o puede ayudar. ¡Gracias!", publicó una de las vecinas en el perfil de la red social. Hasta ahora, dijeron, esperan una respuesta.

Un espacio ganado

Los animales, hasta hace un tiempo sin voz ni voto en el ámbito de la opinión pública, fueron ganando espacio en un lugar impensado para muchos: las redes sociales. Proliferan los sitios web de asociaciones y grupos de personas que se dedican al rescate y a salvaguardar sus derechos de protección y trato digno. En este tipo de espacios, vecinos como los del caso reportado en la nota central pueden hacer llegar sus comentarios y encontrar asesoramiento de especialistas en la materia.

Uno de los más destacados y que está conformado por profesionales en la materia es el de la Asociación de Funcionarios y Abogados por los derechos de los Animales, cuyo espacio en Facebook es Ong Afada para hacer consultas y buscar ayuda o profundizar en estos temas.

Ley trascendente sin aplicación

A fines de abril pasado, la Cámara de Diputados de la Provincia sancionó normativas importantes en cuanto a la protección animal. Primero, el proyecto de ley de prohibición de la práctica del sacrificio de perros y gatos en todas las dependencias oficiales de Corrientes, luego la prohibición estricta de todo acto de maltrato o crueldad a los animales -Ley Nacional Nº 14.346-, el cual venía de la Cámara de Senadores en segunda revisión, y ahora pasó al Poder Ejecutivo para su promulgación y puesta en vigencia. Pero aún no se aplica en el plano real, por tanto las denuncias siguen sin ser efectivas. La iniciativa, sin dudas "trascendente", ubica a Corrientes entre las pocas provincias argentinas que tienen una legislación específica de "protección animal", en este caso merced a la iniciativa presentada tiempo atrás por los diputados Ramón Simón (mandato cumplido) y Nora Nazar (actualmente senadora). El texto aprobado señala en sus articulados que el objetivo es "alcanzar -en todo el territorio de la provincia de Corrientes- el equilibrio de la población de perros y gatos de forma humanitaria no eutanásica", siendo la autoridad de aplicación el Ministerio de Salud Pública y la Dirección de Zoonosis.

Comentá la nota