La unidad del peronismo local quedó apenas en un deseo

La unidad del peronismo local quedó apenas en un deseo

Luego de tensas y febriles reuniones entre el sector liderado por Pablo Garate y las huestes de Cuto Moreno, no se logró llegar finalmente a un acuerdo que los cobije a todos. 

La mayor parte de las agrupaciones peronistas locales inscribieron la nómina propia del Frente de Todos que será encabezada por la doctora Mercedes Moreno, una figura política que responde a La Eva, línea interna que logró posicionar además a la ex edil Graciela Callegari en un interesante segundo puesto en la lista de precandidatos a concejales. 

En este mismo segmento, y por el lado del Frente Renovador, Pablo Garate y Julio “Pity” Federico declinaron su ambición de postularse al sillón de Camet en favor de la ansiada unidad. En sintonía con esta idea, ofrecieron a los integrantes del “cutismo” la opción de Mercedes Moreno como moneda de cambio, pero también encontraron una negativa. 

Sin embargo, pudieron colar en lugares expectantes de la lista de precandidatos a concejales y consejeros escolares a varios integrantes reconocidos del Frente Renovador, entre ellos Martín Garate (hermano de Pablo y ex concejal), Diego Jiménez (ex director del Colegio Holandés y asesor del diputado provincial massista en temas de educación) y Sabrina Albornoz.

Por el lado del Frente Renovador, Pablo Garate y Julio “Pity” Federico declinaron su ambición de postularse al sillón de Camet en favor de la ansiada unidad

Firmes por el “no” Fuentes bien informadas del justicialismo tresarroyense aseguraron que el exsenador provincial Roberto Fernández (alineado con Cuto Moreno) se mantuvo inflexible a la hora de negociar la postulación de Alberto Ismael como precandidato, cerrado a la propuesta de aceptar otra alternativa. 

Ante esta coyuntura, Garate y las agrupaciones que lo acompañan decidieron el armado propio, “que se concretó en apenas cinco minutos”, según expresaron desde ese espacio. 

La determinación de inscribir la lista habría tomado por sorpresa a los peronistas agrupados en torno a la cúpula del PJ local, el núcleo duro de La Cámpora y algunos referentes de Unidad Ciudadana. Tan es así, que estos señalaron públicamente su asombro y manifestaron que “se enteraron por los medios” de la novedad ayer por la mañana, hecho que daba por tierra con el anhelo de unidad. 

Alternativa Justicialista, el sector históricamente liderado por Ricardo Fernández y Julio Garrido también hizo su negocio; en el tercer lugar de la nómina de precandidatos a concejales ubicó al neurocirujano Juan Gutiérrez, sumando de esta manera a un hombre de las filas propias en un sitial preponderante, con aspiraciones para ocupar una banca.

Quien finalmente no accederá a la chance de renovar su mandato es el actual edil Martín Garrido. Al igual que Pablo Garate y Pity Federico resignó protagonismo en procura de un armado único, que en definitiva no prosperó.  

La determinación de inscribir la lista habría tomado por sorpresa a los peronistas agrupados en torno a la cúpula del PJ local, el núcleo duro de La Cámpora y algunos referentes de Unidad Ciudadana

“Cedieron, fueron generosos” Otros referentes del peronismo local se expresaron abiertamente en línea con este tipo de gestos. La concejal Tatiana Lescano compartió por las redes sociales el siguiente comentario: “Hay cosas en política que son raras: ellos tenían la estructura, el equipo, el apoyo, el segundo lugar ganado en las últimas generales; no necesitaban nada ni a nadie para presentar lista. Cedieron, fueron generosos, logrando una síntesis que nos permita volver mejores. Gracias”. 

Desde la vereda de enfrente, el sector encolumnado con Cuto se encargará de sostener al empresario Ismael. Buscará respaldo en figuras de larga militancia en La Cámpora, tal el caso de Guillermo Leguizamón (que encabezará la lista de precandidatos a concejales) y en la estructura orgánica del PJ, ya que posicionará como segunda precandidata a concejal a la actual presidenta del partido, Adriana Guerrero. 

No hubo humo blanco entonces, y las PASO en el justicialismo tresarroyense serán una realidad. “Habrá que disputarlas, aunque no es el escenario que buscábamos”, reconocieron varios de los protagonistas de esta historia luego de consumada la división. 

El peronismo local perdió una vez más la chance de aglutinarse en torno a una sola figura, tal como lo marcan sus antecedentes inmediatos. Desde otras fuerzas políticas ya se frotan las manos, especulando con la posibilidad de que el viejo axioma de Perón “el que pierde acompaña” no se cumpla, en función de las heridas abiertas que deja cada puja interna.  

Coment� la nota