De la treintena de asentamientos irregulares una decena de ellos ya han sido erradicados

Merced a una fuerte intervención estatal –gobierno provincial y municipio- que incluyó el mejoramiento del espacio, ordenado y redefiniendo el concepto del uso urbano del suelo en el lapso de los últimos cinco años, de la treintena de asentamientos irregulares detectados dentro del ejido capitalino, ....
a la fecha ya se cuentan en una decena los erradicados, permitiendo que casi diez mil personas pasaran a residir en un hogar digno.

Así lo expuso el presidente el Concejo Deliberante capitalino, Hugo García reveló que el “gobierno provincial y el municipio de la ciudad continuaran trabajando fuertemente en la erradicación de asentamientos irregulares y precarios, posibilitando que más familias, que en los últimos años se cuentan en casi diez mil personas, pasen a habitar un hogar propio y digno”.

Reveló que a través del plan de urbanización se cuentan en unos tres mil trescientos módulos habitacionales en su correspondiente lote y servicios los habilitados y que beneficiaron a más de nueve mil personas, -mientras se avanza en la ejecución actual de trescientas obras similares- y la erradicación de una decena de asentamientos irregulares.

Son números concretos de los logros en cinco años del plan de reordenamiento urbano en esta capital, “el cual está orientado al mejoramiento del entorno y la calidad de vida de las familias de menores recursos que habitan sectores deprimidos de la ciudad, logrando así con esta acción de gobierno la inclusión social de los sectores más vulnerables”.

Expuso que “entre las intervenciones urbanas se encararon acciones como la de regularización dominial, la construcción de obras de infraestructura y servicios como la red de agua potable, cloacas, red eléctrica, desagües pluviales, aperturas de calles, la construcción, reconstrucción y mejoramiento de las unidades habitacionales, veredas comunitarias y la definición de espacios de reserva para equipamientos comunitarios. (plazas, polideportivos, escuelas, centros de salud, entre otros espacios)”.

Dijo que “en algunos casos fue posible urbanizar los actuales asentamientos, en otros casos se debió relocalizar a la población. Cuando se relocalizaron los asentamientos en los proyectos se tuvieron que prever y ejecutar obras de “cicatrización” de las tierras desocupadas luego de la relocalización de las familias, para evitar futuros asentamientos”.

Coment� la nota