Tras el escrache, Mourelle denunció penalmente a la cúpula del sindicato de municipales

Tras el escrache, Mourelle denunció penalmente a la cúpula del sindicato de municipales

El funcionario acusó ser víctima de los delitos de privación ilegal de libertad, amenazas y coacción. En el texto al que tuvo acceso 0223, identificó a Antonio Gilardi como el "conejo negro" y a Alejandra Ayek como "la gorda".

El Secretario de Hacienda, Hernán Mourelle, decidió en las últimas horas acudir a la Justicia por los incidentes que sufrió el lunes a la tarde a la salida de su oficina en el Municipio para radicar una denuncia penal contra la cúpula del Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) al considerarlos como los autores "ideológicos" de los ataques.

Puntualmente, la presentación que impulsó el funcionario, que cuenta con el patrocinio del abogado Andrés Barbieri, está dirigida contra Antonio Gilardi, el titular del STM, y Alejandra Ayek y Luis María Muñoz, los secretarios de Educación y Prensa del gremio, respectivamente.

En el texto de la denuncia al que tuvo acceso 0223, Mourelle identificó a Gilardi con el apodo de "conejo negro" y a Ayek como "la gorda", mientras que a Muñoz lo citó como "Chompi". El titular de la cartera municipal acusó ser víctima de los delitos de "privación ilegal de libertad", "amenazas" y "coacción".

Al reconstruir el hecho, el funcionario dijo que hubo agresiones "verbales" que "comenzaron a aumentar de tono convirtiéndose en claros actos de violencia física" contra su persona, el vehículo que lo iba a trasladar y el personal policial que lo custodiaba a la salida de la Municipalidad.

"Estoy en condiciones de aportar elementos de prueba y el testimonio de personas que observaron todo el desarrollo de estos hechos y la forma que actuaban los inspiradores de los actos de violencia", ratificó Mourelle, en la presentación que radicó ante la Unidad Fiscal de Instrucción (UFI) Nº5, que está a cargo de Alejandro Pellegrinelli.

Los incidentes se suscitaron en el marco de la protesta que encabezaban los docentes municipales por los descuentos de distintas bonificaciones percibidas a lo largo de los últimos meses, y que hoy motivan la continuidad de una retención de tareas que podría derivar en un paro en todas las dependencias de la comuna.

La polémica se generó porque un grupo de docentes que había impulsado un amparo para reclamar que quede sin efecto el decreto de Arroyo que había recortado la bonificación docente recibió un fallo favorable por parte de la justicia Contencioso Administrativa. De ese modo, esos docentes volvieron a percibir la bonificación durante marzo y abril.

Sin embargo, la Cámara en Contencioso Administrativo resolvió a favor la apelación  que el municipio había impulsado contra la medida cautelar. “Esa resolución tenía efecto suspensivo. Por lo que la resolución de primera instancia queda sin efecto”, explicaron fuentes del Ejecutivo a este medio.

Sobre ese argumento, el jefe comunal fundó su postura para poder avanzar con la decisión de aplicarles a los trabajadores el descuento de los dos meses de bonificación que habían percibido. El gremio asegura que hay más de 1000 empleados afectados y que la decisión, en algunos casos, implica una quita de hasta 13 mil pesos.

Coment� la nota