Todo lo que hay que saber antes de viajar a Brasil

Todo lo que hay que saber antes de viajar a Brasil

La fiebre amarilla es una enfermedad infecciosa de origen viral que se transmite por la picadura de un mosquito.

El Haemagogus y Sabethes son los transmisores en la fase selvática y el Aedes Aegypti en la fase urbana. Con la gran cantidad de casos que se dan en Brasil y teniendo en cuenta que en Argentina existe el mosquito transmisor la epidemia en el país vecino puede generar la reintroducción de la enfermedad en nuestro territorio. De ahí la importancia de tomar las medidas de precaución necesarias en caso de viajar a suelo carioca.

Al respecto hablamos con el responsable del servicio de Epidemiología del Hospital local, Dr. Gustavo Durquet.

Importante la vacunación contra la fiebre amarilla para todos aquellos que estén pensando viajar a Brasil…

“Queremos llevar tranquilidad respecto de que hay una indicación precisa de la vacunación en países que ya han dado la alarma o tienen casos de epidemia o pandemia, con la enfermedad presente durante el año. A nosotros quizás lo que más nos compete es lo de Brasil por el intercambio turístico que va a ser bastante intenso en este verano”, sostuvo.

“Hay una masividad en la intencionalidad de la gente para vacunarse para el viaje. Hay recomendaciones sobre lugares a los que se viaja a los que hay que ir vacunado y lugares a los que no. Una cosa es el riesgo real de enfermar y otra cosa es el riesgo percibido por cada persona; nosotros tratamos de manejarnos con el riesgo real para hacer una utilización racional de los recursos. Por ejemplo, hoy (ayer) nuestra región sanitaria no tiene en stock las vacunas, aunque lo recuperará seguramente en los próximos días”, comenzó por explicar.

El doctor hizo hincapié en la importancia de conocer si al estado brasileño al que se viaja es imprescindible vacunarse o no. “Hay que tener en cuenta que hay algunos estados que tienen la recomendación de la vacunación y otros no -tenemos un listado actualizado al 19 de enero, (ver aparte)-. Hay lugares muy puntuales en la costa del sur de Brasil, Florianópolis, que está libre de enfermedad, que no es recomendable la vacunación y que la gente puede viajar con tranquilidad. Hay lugares al norte, el estado de Natal y otros en los que tampoco es necesario vacunarse porque no hay riesgo de fiebre amarilla. Y después hay otro grupo de estados que son más hacia el interior del país, en los que ha habido casos e incluso algunos muertos”, destacó.

El profesional indicó que hay menos casos de esta virosis en 2018. “Hay algunos datos epidemiológicos que hacen que nosotros tengamos la tranquilidad de que quizás este año no va a tener la gravedad que tuvo la epidemia de fiebre amarilla en Brasil el año pasado. A esta altura de 2017 llevaban casi 400 muertos, y en este momento en el mismo período van 130; es una cifra considerablemente menor. En eso hay que darle mérito a las autoridades sanitarias de Brasil que han intervenido como corresponde para tomar las precauciones necesarias y evitar que se extienda”, sostuvo Durquet.

“Ellos suelen hacer el control con los monos, cuando hay un incremento de número de enfermos entre los monos posteriormente suele venir el brote en seres humanos; en el norte de nuestro país se hace el mismo control con el mono aullador. El porcentaje de casos graves de fiebre amarilla que llevan a la muerte es bastante bajo, la mayoría de los casos son enfermos que no evolucionan a un cuadro grave sino que tienen un cuadro febril y luego se recuperan”, ilustró.

Sin despreciar la importancia de estar atento a la fiebre amarilla, Durquet remarcó que sigue habiendo riesgo de contraer otras enfermedades igualmente peligrosas para la salud humana. “El otro punto que tiene que tener en cuenta la gente que viaja es que hay otras tres enfermedades que son tan o más graves que la fiebre amarilla y que no tienen vacuna: el dengue, el chicungunya y el zica, y el vector de transmisión es el mismo. Vale remarcar que todas son una enfermedad vectorial; si no hay vector, si no hay mosquito que la transmita, no hay enfermedad, no se contagia de persona a persona”, enfatizó. Y aclaró: “si existe el vector, lo que nos queda es protegernos para que no nos pique, con utilización de repelente, de ropa manga larga, mosquiteros, insecticidas, todas esas precauciones se deben tomar cuando uno viaja a lugares donde existen las otras enfermedades, que son tan o más graves que la fiebre amarilla”.

¿Con cuánto tiempo de anticipación hay que vacunarse?

“Si van a viajar a un lugar que requiere vacunación, hay que vacunarse 10 ó 15 días antes de partir. Yo incluso recomendaría un período mayor, 20 ó 30 días porque hay una gran demanda, dan turnos, hay que hacer colas. Lo ideal es hacerlo con mayor anticipación dado que es una vacuna que se da una sola vez; tiene inmunidad de por vida, no es necesario repetirla ni reforzarla”.

Sobre este punto, donde hubo confusión y así se vio de manifiesto en los medios de comunicación de alcance nacional, fue preciso. “El que está vacunado y tiene certificado oficial, no necesita vacunarse. La Organización Mundial de la Salud resolvió que toda persona que fuera vacunada a partir del 1º de enero de 2016 más todos los que tenían certificados previos, se los consideraba inmunizados de por vida y no tenían otro requerimiento que la presentación del certificado”, expresó.

Durquet dio más datos al respecto. “La persona que no puede vacunarse por alguna de las contraindicaciones como los menores de 9 meses o los mayores de 60 años, se les da un certificado que dice que está exceptuado de vacunarse; pero cabe aclarar que uno se vacuna antes de viajar a Brasil por una cuestión de prevención, no porque Brasil lo exija para ingresar”, dijo. “Finalmente, hay un grupo de personas, que son los inmunocomprometidos, que tienen que consultar con su médico de cabecera y sí requieren de un certificado médico para vacunarse”, agregó.

La vacunación para esta región se está realizando en Azul…

“Exacto, en la sede de la región sanitaria hay un vacunatorio que estaba funcionando los miércoles, pero que ahora creo que se había extendido. Hay que llamar previamente por teléfono para solicitar turno. El hecho de la coordinación es para hacer eficiente el uso de la vacuna, porque son frascos de 50 dosis que son para una jornada de vacunación (se abre a las 7 de la mañana y al mediodía lo que quedó hay que descartarlo, no se puede utilizar más).

El vacunatorio funciona en Arenales y Bolívar, de la ciudad de Azul, el teléfono es (02281) 423410.

¿Cuál es la sintomatología que genera la fiebre amarilla?

“La fiebre amarilla pertenece a un grupo de fiebres que por la familia del virus que la provoca se denominan fiebres hemorrágicas, entre las cuales entran el dengue, la fiebre hemorrágica argentina. Al comienzo la sintomatología es inespecífica y muy similar a un cuadro gripal, dolores musculares, fiebre, dolor de cabeza. Cuando alguien siente esos síntomas y viajó a algún lugar sospechado de transmisión de algunas de estas enfermedades, tiene que consultar y será el médico quien analice”, explicó el doctor.

“En nuestro sistema nacional de vigilancia de salud tenemos una planilla para ir detectando estos casos, para informarlos y que haya todo un seguimiento, y el síntoma es febril inespecífico. Hasta que no se hacen los análisis, es muy difícil por el cuadro clínico saber si se trata de fiebre amarilla”, abundó.

Sobre si se ha tenido conocimiento de algún caso en nuestra zona, Durquet respondió negativamente. “No tengo ningún alerta sobre algún caso sospechoso de fiebre amarilla hasta hoy (ayer). De todas formas hasta que llega el resultado final se hace el diagnóstico retrospectivo y muchas veces el paciente ya se curó para ese entonces”, concluyó.

V.G

Para recordar

Deben recibir la vacuna quienes cumplan con alguno de los siguientes criterios:

*Viaje a municipios pertenecientes a la zona de riesgo como destino final.

*Permanencia por al menos 72 horas en una zona de riesgo como escala de viaje hacia una zona situada fuera de las áreas consideradas de riesgo.

*Desarrollo de actividades de turismo aventura (trekking, tirolesa, etc.) o campamento en municipios dentro de la zona de riesgo.

Además, es importante adoptar las medidas de prevención de picaduras de mosquitos (repelentes, ropa de mangas largas de colores claros y uniformes, mosquiteros y aire acondicionado en el lugar de hospedaje) y consultar rápidamente al médico ante la aparición de: fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular, náuseas o vómitos.

Atención viajeros

*Estado de Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul: NO se recomienda la vacunación a quienes viajen tanto por tierra o por vía aérea a destinos situados en la costa de estos estados y permanezcan menos de 72 horas en una zona de riesgo como escala de viaje.

SI se recomienda la vacunación contra la fiebre amarilla para viajeros con destino a Brasil que durante su estadía visiten alguno de los siguientes estados y/o regiones:

**Estado de Río de Janeiro

Se recomienda la vacunación en todo el estado, incluida la Ciudad de Río de Janeiro.

**Estado de San Pablo

Se recomienda la vacunación en todo el estado, incluida la Ciudad de San Pablo.

**Estado de Espíritu Santo

Se recomienda la vacunación en todo el estado, incluída la ciudad de Espíritu Santo.

**Estado de Bahía

La extensión de las áreas de riesgo para la transmisión de fiebre amarilla incluye numerosos municipios del estado (ver detalle en https://www.argentina.gob.ar/salud/viajeros/vacunafiebreamarilla/brasil).

Para dudas o consultas sobre fiebre amarilla, llamar a la línea 0800-222-1002

Fuente: www.argentina.gob.ar

Coment� la nota