Salazar vetó una ordenanza que votaron sus propios concejales

Salazar vetó una ordenanza que votaron sus propios concejales

El intendente rechazó los artículos que obligan al Municipio a capacitar a los empleados en reanimación cardiopulmonar, que planteaba un curso oblligatorio de al menos dos horas anuales. El Gobierno consideró que la norma es una "intromisión" del Concejo en el Ejecutivo, porque dispone afectación de horas laborales y partidas presupuestarias. Malestar en el bloque de Cambiemos, que trabajó en el proyecto, firmó el dictamen y acompañó la votación, que aprobó por unanimidad la ordenanza vetada

A fines de septiembre, el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza que creó un Programa Municipal Permanente de Capacitación en las Técnicas de Reanimación Cardiopulmonar, que incluye cursos para colegios secundarios y la obligación de que todos los agentes municipales se capaciten en el tema. 

El intendente Cecilio Salazar vetó seis artículos de la ordenanza por considerar que el Conceo Deliberenta cometió una "intromisión" en sus atribuciones y responsabilidades al disponer "diversas medidas sobre el personal municipal, los requisitos de ingreso del mismo, afectación de horas laborales como de partidas presupuestaria".

El proyecto original fue presentado en 2014 y trabajado en las comisiones. El dictamen final fue coordinado por el concejal del Frente Renovador José Luis Tirelli y firmado por Dalmy Butti, Florencia Sánchez y tres ediles del oficialismo: Mónica Otero, Juan Garavaglia y Gerardo Pelletier.

En sesión, Tirelli destacó la importancia de que haya personal capacitado en el tema y ejemplificó con lo que sucedía en el propio recinto: "Cuántos de los que estamos acá adentro podríasmo reaccionar como corresponde frente a una situación de estas", se preguntó.

La ordenanza fue votada por unanimidad. Es decir que los diez concejales del bloque Cambiemos, que responde directamente al intendente, aprobaron el proyecto por consideralo relevante, además de haber trabajado intensamente en su redacción final.

El veto del Ejecutivo no cayó bien en el bloque oficialista y dejó en evidencia, además, una desconcertante falta de comunicación entre el Gobierno y los ediles que representan sus intereses en el Concejo Deliberante y viceversa, puesto que algo falló en el vínculo entre ambos poderes para que el intendente rechace lo que sus propios concejales votaron.

Los artículos vetados son los que establecían que todos los empleados y funcionarios cumplieran con una capacitación de al menos dos horas sobre técnicas de reanimación cardiopulmonar, dictados por personal de la Secretaría de Salud y/o entidades como Cruz Roja (ambos organismos dictaron un curso obligatorio para equipos técnicos de clubes de fútbol).

Para Salazar, de acuerdo a lo que consta en el decreto que vetó la ordenanza, hay una "actitud" de "intromisión" del Concejo en "facultades exclusivas y privativas" del Ejecutivo, que dice estar "de acuerdo con el espíritu de lo que intenta normar el legislador".

Coment� la nota