Resaltan compromiso de gobiernos e instituciones en la expansión del campo

Resaltan compromiso de gobiernos e instituciones en la expansión del campo

La decisiva intervención de las políticas desplegadas por los gobiernos nacional y provinciales junto a las instituciones como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) han logrado el sostenido crecimiento del sector agropecuario y agroindustrial en la región, según coincidieron en señalar ayer distintos funcionarios.

La demostración de los índices de avance y las mejores perspectivas para el mediano y largo plazo para el sector primario quedaron en evidencia durante el acto de asunción de la nueva directora del Centro Regional Chaco-Formosa del INTA, Diana Raquel Piedra, realizado en el galpón “G” del Paseo Costanero.

La ceremonia fue encabezada por el gobernador Gildo Insfrán quien estuvo acompañado por el vicegobernador, Floro Bogado; y el presidente del INTA, Francisco Anglesio.

También participaron los ministros del gobierno del Chaco de la Producción, Miguel Angel Tiji y de Planificación y Ambiente, Miguel Brunswig; el intendente de nuestra ciudad capital, Fernando De Vido; el vicepresidente y el director nacional del INTA, José Catalano y Eliseo Monti, respectivamente; los ministros de la Producción y Ambiente, Raúl Omar Quintana y de Jefatura de Gabinete, Antonio Ferreira; otros integrantes del gabinete provincial; legisladores nacionales, provinciales y comunales; representantes de instituciones y organizaciones vinculadas al campo, entre otros.

Allí fue puesta en funciones la primera mujer en acceder al cargo de directora del Centro Regional, tras un concurso de oposición y antecedentes.

Poco antes, el primer mandatario estuvo dialogado en despacho del quinto piso con el responsable nacional del INTA y colaboradores de este, junto al responsable de la cartera Productiva provincial.

Desafíos

La ingeniera agrónoma Piedra sostuvo que la primera palabra que se le presentó al asumir el cargo fue la de desafío al tomar el mando de un organismo que abarca Chaco y Formosa que “son dos provincias con características muy particulares cada una pero a la vez con cuestiones comunes que permiten definir a la región como dinámica en pleno crecimiento, llena de oportunidades en términos productivos y también con un inmenso capital social, ambiental y cultural”.

“En esta región de 17 millones de hectáreas se siembra el 5 por ciento de lo que se destina cada añoen Argentina a los distintos cultivos. En esta región se encuentra casi el 10 por ciento del rodeo bobino del país. En Chaco y Formosa existen cientos de grandes y medianos productores pero sobre todo miles de pequeños productores. Las dos son algodoneras de raza. Formosa en su escudo un capullo de algodón”, resaltó.

Mencionó que en esta región comandará el centro regional del INTA que cuenta con cinco estaciones experimentales, en cada una más 30 agencias u oficinas de extensión, agencias u oficinas de desarrollo e incluso en el Instituto para la Agricultura Familiar ubicado en Laguna Naineck (IPAF-NEA).

“En esta región INTA articula con otros organismos, instituciones y organizaciones dando forma a un extraordinario entramado institucional y político para el desarrollo de los territorios. Es por ello que quiero asociar este enorme desafío con un firme y real compromiso desde la dirección del centro regional para con la región”, enfatizó.

Recordó luego a Insfrán cuando en 2011 se planificó la gira técnica de la reunión plenaria del Comité Consultivo Internacional del Algodón por Colonia El Alba y el Colorado. “Allí mostramos al mundo lo que habíamos desarrollado en tecnología y organización para pequeños productores”, sostuvo.

También mencionó Piedra a los casi 100 municipios que están involucrados en estas dos provincias, a las organizaciones de productores, a las cuatro universidades nacionales, a las cooperativas, consorcios, consejos profesionales, a las direcciones regionales del SENASA, INTI entre otras instituciones.

“El INTA Chaco-Formosa tiene desde siempre sus puertas abiertas y estará dispuesto a acompañar o liderar, investigar o transferir, vincular o innovar según lo requiera el proceso de desarrollo territorial”, manifestó.

En un mensaje a sus colegas y subordinados exhortó a trabajar “desde el corazón para una visión compartida para avanzar, tener en claro a donde vamos, compartir sinergias. Los niveles de cooperación y confianza. Para comunicar y comunicarnos mejor. Logremos así la participación efectiva con la conformación de equipos de trabajo”, concluyó.

Transformación

A su turno, el ministro de Producción y Ambiente de Formosa, Raúl Quintana, subrayó que en la provincia “el INTA es parte de todos porque integra un Estado presente, promotor, comprometido con el crecimiento, el desarrollo, la equidad y fundamentalmente con la inclusión”.

“Por primera vez en su historia institucional una mujer ocupa este cargo en el INTA”, remarcó Quintana al valorar la tarea de la nueva titular del Centro Regional.

“Chaco y Formosa en especial siguen siendo un gran territorio de recursos naturales con enormes potenciales productivas. Desde aquí con mucha creatividad significó hacer muchas cosas nuevas desde la política generar propuestas tecnológicas de una manera diferente basada en como somos respetando incumbencias, aceptando y creyendo en el lugar en el mundo nos dio para vivir. El gobernador acompaña esto porque como conductor propuso tener una nueva Formosa”, resaltó.

Puso énfasis en remarcar que Insfrán puso en marcha un “nuevo modelo formoseño, siempre respetando incumbencias, idiosincrasias, un modelo que tiene identidad propia, formoseña”.

“Fruto de esta política y del esfuerzo de todos los comprovincianos Formosa cambio mucho para bien. Para que la vean y la sientan. Y Está muy bien”, aseguró.

Políticas

Seguidamente afirmó Quintana que “el gobierno utilizando el poder delegado del pueblo permitió que la producción tenga rostro humano. Esa decisión se definió con políticas diferenciadas”.

En ese contexto incluyó el lanzamiento del “programa revolucionario que se llamó PAIPPA y que hoy tiene rango de instituto. Hoy nos animamos a decir que el PAIPPA es una filosofía de trabajo para abordar las cuestiones que tienen que ver con el productor pequeño como fue inicialmente, pero tiene impacto en el mediano y el gran productor”, indicó.

Reseñó que “fue justamente el PAIPPA la herramienta política que permitió reflotar el concepto que se dejó de lado en agencias de extensión y gobiernos que es el de la comunidad rural organizada, cuya esencia nos instruye a poner en la mesa los interese de la comunidad por sobre los intereses de los individuos y de las instituciones, porque con el bien común buscamos el propio”.

“Ir al encuentro de las necesidades de los productores, primero básicas que recibimos del modelo heredado de políticas neoliberales. Luego vinieron incorporación de tecnología, atención de la salud, educación, hospitales para pequeños productores. El PAIPPA no quedó solamente en la cuestión productiva, fue integral para toda la comunidad formoseña”, destacó.

A criterio del ministro formoseño “una de las virtudes más importantes de este gobierno fue el lugar que le dio a la planificación transformadora. Esa planificación se transformó en sí misma en el valor agregado para el salto cualitativo y anticipado cuando soplaron los vientos de Néstor y Cristina Kirchner. Teníamos todo escrito lo que había que hacer en el sector productivo y urbano”, enfatizó.

Salto cualitativo

“Dentro de las políticas diferenciadas que permitieron el salto cualitativo se materializaron en líneas de financiamiento agiles, accesibles oportunas. Intervenimos en la comercialización de la mayoría de los principales productos primarios esa valiosa herramienta que parecería que sólo impacto en la cuestión productiva mejoró la distribución y produjo una mayor generación de ingresos que no quedó solo en el predio de los productores”, puntualizó.

Puso de relieve que “esos ingresos quedaron en la comunidad formoseña. Ese fue el gran impacto que tuvo la palanca financiera”.

Más adelante Quintana afirmó: “sabemos con claridad cómo es nuestra Formosa actual y la que viene. Tenemos esa visión que muchas cosas sacamos de lo que el INTA propuso. Sabemos hacia dónde vamos. El futuro de Formosa indefectiblemente va a ser mejor”.

También significó que ahora llevar adelante el desarrollo rural “es mucho más fácil con las obras de infraestructura y las herramientas que tecnológicas y financieras que se ponen a disposición del sector. De eso se ha encargado un Estado presente”, insistió.

Por ello consideró: “estamos en condiciones de pegar el salto cualitativo, que las mejoras que se dieron fuera del predio tengan un mayor impacto dentro del predio. Tenemos que trabajar mucho en ello para mejorar los índices productivos con todas las herramientas que tenemos, para el impacto que desea toda la comunidad”, dijo.

Asimismo mencionó que “en Formosa si bien trabajamos en financiamiento, comercialización estamos también para la industrialización en dos grandes líneas de trabajo: una para que se radiquen industrias aprovechando estas enormes obras que hicimos en infraestructura de caminos y el puerto, por ejemplo. Y también hay un espacio para la industrialización de lo que necesita nuestra Argentina por eso el INTA tendrá un lugar privilegiado en el Polo Científico y Tecnológico”, anticipó.

Luego Quintana dijo que el gobierno provincial pretende del INTA que persiga un camino de cooperación con las políticas provinciales y que esté abierto a las inquietudes y requerimientos de los productores y de los actores sociales.

En ese sentido ejemplificó que otros gobiernos no incluyeron en sus políticas productivas a pueblos originarios y a los pequeños agricultores familiares, los urbanos y periurbanos.

“No decimos que el INTA no trabaja en ello, sino que es señero junto con el PAIPPA, pero tenemos que profundizar esa tarea para conformemos ese equipo de técnicos que dejemos de lado las marcas los sellos de las instituciones y enfoquemos a ese segmento de la sociedad que debe ser mejor atendido por el Estado. Un INTA cercano, que sepa interpretar las urgencias de la gestión pública y la mirada estratégica de largo plazo. Queremos más INTA en el territorio, tenemos el Instituto para la Agricultura Familiar (IPAF NEA) en Naineck y prácticamente terminada la estación experimental en Ingeniero Juárez”, manifestó Quintana.

Decisiones

A su turno el presidente del INTA, Francisco Anglesio dijo sentir una “inmensa alegría” por ocupar ese cargo “en este tiempo y con este proyecto político”.

En ese sentido puso de relieve a modo de síntesis números que dan cuenta de la jerarquización que Néstor y Cristina Kirchner dieron a la institución. Así mencionó que “de 2002 a la fecha el presupuesto pasó de 150 millones a más de 2 mil millones de pesos en la actualidad. Crece y va por más. Teníamos 3 mil profesionales y técnicos y hoy llegamos a 10 mil. Esto habla que hemos tenido un enorme desarrollo, mientras que otros presidentes del INTA en anteriores gobierno tenían que decirle a su gente que se debía ir”, contrastó.

“En la regional Chaco Formosa tenemos destinado 168 millones de pesos por año y 604 profesionales y técnicos trabajan. La participación de la mujer era escasa del 20 paso al 35 por ciento y hoy por primera vez en un hecho histórico una mujer asume la regional por concurso de oposición por unanimidad”, valoró.

“Otra gente que dice que hacemos políticas, pero ellos ¿no hacían política cuando nos reducían el presupuesto y nos mandaban a lavar los platos? Hacían política pero trataban de que nadie se dé cuenta”, criticó.

“Nosotros hacemos política, nos podemos equivocar o no. Pero la política es lo que transforma y nos da desarrollo y ese es el camino. En la región los cambios se van dando en cultivos, en ganadería, y agregación de valor en origen lo cual da empleo, territorialidad evitando el desarraigo. Por ello la misión del INTA es mejorar la calidad de vida de la gente”, concluyó.

Coment� la nota