Recalculando

Recalculando

Por David Cufré

Figuras empresarias del más alto nivel han mantenido y solicitan entrevistas personales con Cristina Fernández de Kirchner para tender puentes que reconstruyan la relación ante la posibilidad de que la ex presidenta decida postularse para un nuevo mandato en la Casa Rosada. Uno de los encuentros de las últimas semanas fue con un encumbrado dirigente de la Asociación Empresaria Argentina, entidad que ha sido un baluarte para Mauricio Macri en su ascenso a la presidencia, quien ahora se lamenta por el derrumbe de las ventas y manifiesta preocupación por la debilidad relativa de su compañía en un contexto complicado en los mercados de capitales. La profundidad de la crisis económica que describió el industrial ante CFK coincide con los datos a nivel macro que reflejan las estadísticas del Indec. Puertas adentro de las fábricas eso se traduce en despidos y achicamiento de la producción, ante lo cual el Gobierno no ofrece prácticamente reacción para intentar morigerar la caída. También banqueros y empresarios del sector energético que solían ocupar las primeras sillas en los actos oficiales durante los gobiernos kirchneristas están interesados en recomponer vínculos con la ex mandataria. Economistas de ese espacio, a su vez, comentan que están recibiendo llamados de referentes de la banca nacional y extranjera y de empresarios de distintas ramas para intercambiar opiniones sobre la situación política y los planes de ese sector de la oposición en caso de que llegara a reinstalarse en el poder. Las conversaciones son en reserva porque el macrismo muestra recelo, como también lo hizo el kirchnerismo en su momento, por los coqueteos del capital con sus competidores más directos.

La estigmatización de todo lo que lleve la letra K por parte del oficialismo y los medios de comunicación y sectores judiciales que le responden presenta un quiebre en espacios importantes del empresariado, que por lo bajo admiten que el proyecto de Cambiemos no ha sido lo que esperaban y se anticipan a un eventual cambio de rumbo en la conducción política del país. Muchos, tal vez la mayoría, preferirían que Macri lograra revertir la situación para sostener el modelo de libre mercado que más les gusta, avanzando con las reformas laboral y previsional, entre otras, y establecer un clima de negocios propicio para la inversión y el crecimiento. Sin embargo,  reconocen que la gestión del Gobierno presenta deficiencias graves, improvisación y hasta resignación frente a una crisis para la cual no expone una salida clara y duradera. A diferencia de Brasil, donde el veto del establishment a un regreso de Lula fue contundente, en el país se observa que figuras del círculo rojo buscan un acercamiento con Cristina porque evalúan como un escenario posible su postulación a la presidencia, que el Gobierno no logre impugnarla, y que se imponga en los comicios.

PUBLICIDAD

El economista Juan Carlos De Pablo, exégeta número uno de Domingo Cavallo, defensor mediático con alta exposición de las recetas más retrógradas hacia los sectores del trabajo, los jubilados y las mayorías populares en general, hizo una cruda descripción del macrismo esta semana en una entrevista con Ambito Financiero. “Estamos empantanados mal. 2019 arranca como cerró 2018. El año pasado cerró con un nivel de arrastre muy pesado en términos de nivel de actividad, muy pesado de suspensiones laborales y con una diferencia de tasa de inflación implícita en distintas variables que es muy preocupante”, señaló. “Ahora uno mira al Poder Ejecutivo y se encuentra con la historia que venimos viendo desde el 10 de diciembre de 2015, que nadie parece estar a cargo. A mí me gustaría que el Presidente agarrara todos los informes del Indec y tomara de las solapas a algún funcionario y dijera: ‘¡Esto no está funcionando!’”, se molestó. “Venimos de una tasa de interés muy por encima de la tasa esperada de inflación desde hace ocho meses. Se va incubando una situación por la cual te decís algo va a pasar”, alertó.  A pesar del desengaño, el enojo y las expresiones de angustia, al advertir sobre la fragilidad de la economía, De Pablo no abandonó el espíritu militante. “La pregunta es qué espero de un segundo mandato de Macri: nada. La gente quiere ver un Macri que no existe. Ahora si va a ser Macri o Cristina, voto a Macri por la misma razón que lo voté en 2015, para que me salve de Cristina y punto. Sin ninguna expectativa. La gente me dice ‘estoy desilusionada’, y le digo: ‘Ese es su problema, que se ilusiona’. Yo tomo la vida como viene, pero lo sigo al hombre, hay un estilo M. Cuando en la campaña electoral me digan ‘quedate tranquilo Juan Carlos, ahora sí’, ¿ahora sí qué? Ya me lo dijiste en 2017 y ahora qué”, dio su apoyo el economista, con un curioso llamado a no tener expectativas.

Entre el empresariado, la convicción de De Pablo de seguir apostando por Cambiemos a pesar de tantos fracasos encuentra menos adherentes. Eso es más notorio en el entramado pyme. En las elecciones de 2015 las voluntades se inclinaron mayormente hacia el polo de Cambiemos, coinciden dirigentes del sector en sus evaluaciones subjetivas por los contactos que mantienen con los socios de las cámaras y vínculos profesionales. “En el balotaje entre Macri y Scioli fueron más los que compraron la idea del cambio que los que querían seguir con los controles de precios, el cepo cambiario, las trabas a las importaciones de insumos… Eso enojaba mucho. Hubo momentos de mucha arbitrariedad en el ingreso de mercaderías. Piezas que por ahí se necesitaban para realizar la producción y los trámites se demoraban sin ninguna justificación. Había muchas cosas que no estaban claras. Tener que esperar toda la tarde a que te atendieran en la Secretaría de Comercio y por ahí el funcionario se iba y te quedabas sin respuesta. Había mercado, había políticas de promoción, pero la instrumentación de muchas medidas era muy deficiente y en algunos casos poco transparente”, explica con espíritu crítico uno de los empresarios de reconocida simpatía por el gobierno anterior.

“Si me apurás y me preguntás cómo saldría hoy entre los empresarios pymes un balotaje entre Macri y Cristina no tengo dudas. La mayoría votaría a Cristina. Hay un convencimiento de que este modelo no va más. Es todo un desastre, las tasas de interés, la imprevisión, las tarifas, la caída del mercado, nadie te da una respuesta. En estos tres años demostraron que no les importa la producción ni las pymes. Vinieron a hacer sus negocios con sus amigos y nada más. En eso todo el mundo coincide. Creo que en primera vuelta a muchos les gustaría alguien más moderado, por ejemplo Roberto Lavagna. Lavagna sería una buena opción para muchos pymes. Pero si el ballottage fuera entre Macri y Cristina, hoy la mayoría vota a Cristina”, analiza otro dirigente fabril, también de perfil heterodoxo.

La profundidad de la crisis y el desinterés del Gobierno frente a empresas que se ven arrastradas por la caída de las ventas, la baja de la rentabilidad y en numerosos casos al cierre es una realidad que difícilmente cambie de manera significativa en los meses que quedan hasta las elecciones. Al oficialismo no le resultará sencillo recomponer las expectativas para que le crean nuevamente la promesa de un futuro venturoso. Ese terreno perdido por el macrismo es el que está haciendo recalcular las opciones en sectores empresarios.

Coment� la nota