El municipio de San Martín de los Andes tapó la celda V del ex basural

El municipio de San Martín de los Andes tapó la celda V del ex basural

La acumulación de residuos superaba los 20 metros de altura. Vecinos cercanos al sitio denunciaron que generó malos olores, problemas de salud y daños ambientales.

Tras una larga historia y muchos reclamos, finalmente la celda V del ex basural ubicado en Chacra 32, fue tapada y,  de esta manera, se puso fin a una demanda histórica. El sitio fue un dolor de cabeza para los vecinos lindantes al antiguo lugar de disposición de residuos y para el propio ejecutivo de la ciudad. Todavía restan procesos en el ex vertedero para su remediación y clausura definitiva.

"La  celda V quedó totalmente tapada. Se hizo una limpieza general y no quedó ningún residuo expuesto. Se construyeron cuatro chimeneas de venteo para las salidas de gases y se reconstruyeron dos que estaban obturadas en la celda IV", comunicó la coordinadora del Organismo de Control Municipal, Mónica Napal.

La funcionaria detalló que se hicieron tareas de compactación y luego de tapado. La basura se cubrió con un material grueso que se obtuvo de la cantera que hay en el predio de Hormigomax. Fue una capa de entre 30 y 40 centímetros y otra con material fino entre 15 y 20 centímetros. 

También se hizo un borde con piedras gruesas sobre todo el perímetro de la celda para evitar que no haya ningún material que se caiga sobre los taludes.

El hecho el intendente Carlos Salonitti lo calificó como "una tranquilidad para todos los vecinos, pero sobre todo para los de Cordones del Chapelco" y algo que "marca un antes y un después en el tratamiento de los residuos en nuestra ciudad".

La pila de basura, fue una postal que vieron por mucho tiempo los vecinos desde sus casas.

Las tareas de compactación y tapado llevaron casi dos meses. “Por contrato eran 45 días pero se amplió porque hubo tareas que se debieron rehacer y la cuarentena dificultó ya que hubo personal que no iba a trabajar o los materiales no se podían conseguir", explicó Mónica Napal.

Los trabajos los realizó la empresa Hormigomax, y fueron acompañados y supervisados por el municipio. "Ahora se espera la documentación que respalda la obra y ver sino surge algún inconveniente para hacer ya la recepción definitiva", señaló Napal.

Aclaró que dentro del predio continúan haciéndose las tareas de operación, entre ellas sigue funcionando el aireador y el bombeo de lixiviados.

En julio de 2019 la localidad pudo empezar a depositar los residuos domiciliarios en el relleno sanitario de Alicurá. El ex vertedero tenía en ese entonces la celda V colmatada y la imposibilidad de abrir una nueva por una orden judicial.

 Hace más de un año atrás las  quejas de los vecinos del ex basural empezaron a hacerse más fuertes ante la pila de basura de más de 20 metros. Denunciaron malos olores, daños ambientales y problemas de salud.

Queda por hacer

En el mes de noviembre y hasta fines de  enero se hizo un proceso de fumigación y desratización en el predio. Después de esta acción recién se empezó con las tareas de cierre en la celda V. 

Desde el municipio se informó que las tareas que siguen para hacer la remediación definitiva son de un alto costo, por lo que se requiere hacerlas por licitación pública. "En primer lugar es  para hacer la cobertura de la celda V con membrana geotextil y con la cobertura defiinitiva en todo el predio", indicó la coordinadora del Organismo de Control Municipal.

La funcionaria explicó que la clausura definitiva implica además el análisis de suelo, de agua , de gases, de lixiviados de los aludes y controles.

Comentá la nota