El municipio analiza no renovar el contrato a unos 140 municipales

El municipio analiza no renovar el contrato a unos 140 municipales

En el marco de la crisis financiera que atraviesa la comuna, el intendente Montenegro define por estas horas el futuro de 140 empleados que tienen contrato con la comuna. Muchos trabajan en el COM y ganan de bolsillo unos 20 mil pesos.

Cuando asumió su mandato el intendente Guillermo Montenegro, una de sus primeras declaraciones estuvo relacionada con la cantidad de contratados que tenía la planta municipal. Al respecto el flamante jefe comunal dijo que se analizaría caso por caso y que no le temblaría el pulso para dar de baja contratos si era necesario.

Finalmente no llegó a ese punto producto del comienzo de la pandemia de coronavirus lo cual generó que cambiaran totalmente las prioridades y todos los esfuerzos fueran redireccionados en la labor del Estado ante el Covid-19.

Ahora esa posibilidad se reflotó a partir de los serios inconvenientes financieros que atraviesa la Municipalidad. Las consecuencias económicas del coronavirus impactaron fuertemente en los contribuyentes y los comercios de la ciudad. Por ende la recaudación tuvo una caída estrepitosa.

En realidad una de las primeras alternativas que manejó el Ejecutivo para “acomodar” los números, fue descontar un porcentaje del sueldo a todos los empleados municipales. Quedó claro que no fue una buena idea. El Sindicato de Municipales salió con los tapones de punta, dejó en claro que no lo permitiría y además le apuntó a la abultada planta política de Montenegro. Esta el peor analista habría desaconsejado avanzar por ese camino.  

Ahora el Ejecutivo analiza la situación de unos 140 contratados, muchos de los cuales desempeñan labores en el Centro de Monitoreo (COM). Concretamente se estudia la posibilidad de no renovarles el contrato.

Es válido recordar que los contratos temporarios que tiene el municipio se renuevan cada 6 meses. En esa condición de precariedad están muchos empleados que en determinados casos llevan hasta 2 o 3 años bajo esa modalidad. Esto significa que no gozan de los beneficios y derechos que tienen los trabajadores en relación de dependencia y además están ganando de bolsillo unos 20 mil pesos.

El intendente Guillermo Montenegro busca reordenar los números del municipio que antes de la pandemia no cerraban. Ahora obviamente la situación es mucho más delicada. En ese contexto se define por estas horas el futuro laboral de unas 140 personas que no saben si la comuna les renovará el contrato.        

Comentá la nota