Multitudinaria marcha contra el femicidio en La Plata y el país

Multitudinaria marcha contra el femicidio en La Plata y el país

En Plaza Moreno, miles de personas se movilizaron bajo el lema de #NiUnaMenos para decirle basta al maltrato contra la mujer. Con la misma consigna y característica, se repitieron actos en distintos puntos del país

Madres, hijas, hermanas y abuelas. Jóvenes, mayores y ancianas. Por todas esas mujeres fue que millones de personas se movilizaron durante la jornada de ayer, en lo que significó una campaña nacional contra la violencia de género y el femicidio. En nuestra ciudad, una multitudinaria concentración tuvo lugar en Plaza Moreno, donde acudieron miles personas. De la misma manera, hubo convocatoria masiva en la Plaza Congreso y distintos puntos de las ciudades más grande del país.

La campaña se originó luego de que se conociera el terrible caso de Chiara, una joven de 14 años, que estando embarazada fue asesinada por su novio (se presume que con la complicidad de su entorno familiar) y enterrada en el patio de la casa, de la localidad de Rufino en Santa Fe.

De a poco y desde temprano, cientos de personas fueron apropiándose de las calles de La Plata de manera simultánea a lo que ocurría en Capital. La marcha, bajo la consigna #Niunamenos, comenzó alrededor de las 11 cuando los primeros grupos de mujeres, arengando la leyenda "La patria es la otra", se movilizaron hacia la Suprema Corte y los Tribunales Civiles ubicados en 13 y 48, cuestionando la violencia de género, que encuentra su máxima expresión en los femicidios.

Sin embargo, la cita mayor fue a las 17 en Plaza Moreno, donde decenas de organizaciones sociales, políticas e individuos particulares se movilizaron para problematizar este flagelo que le arrebata la vida a una mujer cada 30 horas en la Argentina.

En el curso de la jornada, mujeres y hombres se concentraron frente a la Municipalidad y durante por lo menos tres horas permanecieron en el sector. La movida cobró fuerza en los últimos meses por la enorme difusión en las redes sociales sumado a que en las últimas semanas, recibió una dantesca adhesión en todos los ámbitos de la sociedad. Para muchos expertos y organismos de la materia "fue un hecho histórico" y un "avance" para comenzar a erradicar el flagelo de la violencia hacia la mujer.

En Congreso, bajo la misma tónica

Con la misma consigna que en La Plata, miles de personas se manifestaron en varias ciudades del país. En Capital Federal, organizaciones sociales, ONG, figuras del espectáculo, de la política y del mundo del deporte se sumaron a la iniciativa, que tuvo en el Congreso al punto de concentración en lo que se refiere a la Ciudad de Buenos Aires.

También participaron sobrevivientes y familiares de víctimas. Como cierre del acto porteño, se leyó un documento que sigue el espíritu del reclamo. La Ley 26.485 fue sancionada en marzo de 2009 bajo el título: “Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales”.

Según la ley, la violencia contra las mujeres está determinada por: "Toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal". Sin embargo, la cifra de víctimas sigue en aumento y la ciudadanía pidió a gritos que se detenga.

EN FOCO

La necesidad de una solución integral

Marchas como las que se hicieron ayer es un hecho destacable ya que permite generar conciencia ante la aberración que significa matar o atentar contra la vida de una mujer. El hecho de que, en la Argentina, muera una mujer cada 30 horas por hechos de violencia no sólo implica una problemática de género. Va mucho más allá ya que es el emergente de una aguda crisis social que se expande como una mancha de aceite a lo largo y ancho del país.

Reiteradas veces, en las páginas del diario Hoy, hemos puesto de manifiesto que las políticas generadas por el gobierno nacional han deteriorado al extremo el lazo social. El femicidio es una problemática que atraviesa distintas clases sociales, pero hay situaciones de marginalidad - generadas por la falta de empleo genuino, falta de oportunidades, crisis educativa, etc- que generan un caldo de cultivo para su desarrollo. Cuando en la Argentina hay 12 millones de compatriotas viviendo bajo la línea de la pobreza, indefectiblemente se termina afectando lo que constituye el núcleo familiar, que es la base de la sociedad, lo que Juan Domingo Perón denominada la comunidad organizada. Asimismo, una parte de la dirigencia política argentina, especialmente el kirchnerismo, no predican con el ejemplo. Por ejemplo, el diputado José Ottavis, uno de los líderes de La Cámpora, tiene cinco denuncias penales presentadas por la ex mujer por violencia de género. Peor aún, hasta hace pocos meses, se desempeñó como funcionario en la Secretaria de Derechos Humanos un siniestro personaje llamado Carlos Muñoz, que purgó una condena de 10 años por haber violado a su ex mujer en España. Asimismo, uno de los principales referentes del kirchnerismo en materia judicial, como es el ex ministro de la Corte, Raúl Eugenio Zaffaroni, llegó a decir que no existe el femicidio en la Argentina. Poco se puede esperar de un personaje como Zaffaroni que se vio involucrado en un escándalo por una red de trata de personas que regenteaba prostíbulos que funcionaban en varias de sus propiedades.

Una problemática tan compleja como el femicidio requiere de soluciones integrales, que apunten a desterrar las condiciones sociales y económicas que contribuyen a la proliferación de este flagelo.

Coment� la nota