San Miguel “La Noche: un problema de todos”

Al fin la conclusión del Primer Congreso Municipal de Padres fue el titulo del congreso. La mayoría igual insistió que los padres son los que debieran tener más control sobre sus hijos.
El sábado 18 de octubre por la mañana se realizó el “Primer Congreso Municipal de Padres” denominado “La Noche: un problema de todos” en el Club Muñiz de San Miguel.

La jornada estuvo organizada en conjunto por la Municipalidad de San Miguel y la Fundación Proyecto Padres. El programa incluyó las palabras de cierre que estuvo a cargo de Adrián Dall´Asta, Director Ejecutivo de la Fundación Proyecto Padres, las mesas de debates estuvieron compuestas por: sociólogos, psicólogos, docentes, padres y dueños de boliches bailables.

Estuvieron presentes el Intendente Joaquín De La Torre, Sergio Sinay, Especialista en Vínculos Humanos, Marcelo Loffreda, ex entrenador de Los Pumas, Dr. Gustavo Eugeni, Secretario de Salud de San Miguel.

Durante toda la jornada, que moderó el periodista Sebastián Dumont (en reemplazo del anunciado Mariano Grondona) se disertó sobre por qué y cuáles son las causas de los desbordes de los jóvenes en la noche. Si bien no fue un todo contra todos la mayoría de los puntos en conflicto incluyó a los padres, al poco diálogo y comunicación con sus hijo y la libertad que le brindan.

Uno de los primeros en hablar fue el entrenador Marcelo Loffreda, quien expresó que “mi objetivo hoy es tratar de ayudar a pensar en la prevención, tratar de ver de qué manera nuestros hijos en la medida de lo posible traten de evitar acercarse demasiado a esas noches de alcohol”.

A su vez expresó que “muchos de nosotros hemos tomado alcohol alguna vez en la noche pero cuando se pasa de la raya se vuelve peligrosos, realmente un flagelo”.

Y terminó explicando todo lo beneficioso que puede resultar el deporte en la salud y la prevención en los jóvenes y chicos.

Luego disertó Eduardo Cassenave quien sostuvo que “no hay fin de semana que no me levanto rezando, por favor que haya llegado, mi hijo adolescente, y que la tragedia no me golpee la puerta”.

Cassenave manifestó que los padres deben hacerse cargo de sus hijos y del “consumo de alcohol, la violencia, los excesos sexuales de nuestros hijos e hijas. Encima ahora se vienen las fiestas de egresados”.

“Ellos (por los jóvenes) creen que están jugando con la noche y el alcohol pero la noche y el alcohol juega con ellos” y dejó una expresión muy clara de sus sentimientos “¿por qué esta jornada? Porque se nos están muriendo nuestros hijos”.

Posteriormente disertó Blas Rucas, dueño de un boliche de la calle Tribulato, quien expresó su agradecimiento por la invitación a la jornada y destacó la actitud del Intendente al decir que “es el único que se ha preocupado por la noche de San Miguel, a pesar de que muchas veces no coincidimos con la forma”.

Aseguró también que los controles en los boliches se han intensificado en los últimos años, desde la seguridad estructural y la limpieza de los baños.

“Nosotros, como padres, tendríamos que saber adónde van nuestros hijos desde que salen de casa hasta que entran al boliche y cómo llegan a ese lugar. Tenemos menos de una consumición por persona en la noche”, expresó Rucas.

“Hace más de 20 años que estoy en el rubro y veo que las costumbres de los chicos han cambiado mucho”. El relato del dueño del boliche se basó en el cambio de hábito de los chicos y cómo los padres no los controlan, y aseguró que “la juventud no está perdida como nos quieren hacer creer, pero por 20 horas por mes las discos no son culpables de lo que ocurre. Fíjense que hacen sus hijos fuera del los boliches y sus casas”.

En tanto Joaquín De La Torre participó y contestó preguntas a los vecinos y padres presentes. Un ejemplo claro que puso el Intendente en cuanto al consumo de alcohol fue la fiestas de egresados, “el año pasado apenas asumí me pidieron permiso para autorizar a realizar fiestas de egresados en boliches. En estas fiestas la mayoría de los que concurren tienen menos de 18 años, pero se les vendía alcohol, una contradicción enorme. Discúlpenme pero no era que sucedía porque existían los boliches, sucedía porque los padres lo permitieron durante muchos años”.

De La Torre expresó que a lo largo de todas las exposiciones quedó claro que “no hay que echarle la culpa a los otros sino hay tener una mirada hacia adentro” y terminó explicando que el congreso “no fue para cortarle la cabeza a nadie sino que es un problema de todos”.

El último en hablar fue Adrián Dall´Asta, Director Ejecutivo de la Fundación Proyecto Padres, quien sostuvo que “acá hay un problema largo y que generalmente queremos resolver de manera breve y es imposible. Pero es posible resolverlo”.

Y dejó en claro que los padres tienen que tener más control sobre sus hijos y que todos deben dejar de culpar al otro y hacerse cargo de sus culpas. ©ALN

Coment� la nota