Megatone despidió a 23 empleados en General Pico

En diciembre, el 80 por ciento del personal fue cesanteado. En la actualidad, la sucursal cuenta con tres puestos gerenciales, dos cajeros y un vendedor. Denuncian crisis en la empresa.
Las autoridades de la sucursal de Red Megatone de General Pico despidieron en los últimos meses de 2009 a 23 empleados, de un total de 26 trabajadores que desempeñaban cargos de vendedores, cajeros y de depósito de utilidades.

Un trabajador despedido le dijo a este diario que la expulsión se fue dando, de manera paulatina, aunque en diciembre la empresa determinó que más de un ochenta por ciento del personal quedara en la calle.

La fuente sostuvo que de 26 personas efectivizadas en General Pico por la firma Bazar Avenida, asociada a la sucursal local, 23 fueron cesanteadas sin ningún tipo de explicación. Unicamente quedaron, resaltó el vocero, tres cargos gerenciales como así también un vendedor y dos cajeros.

"El problema empezó en agosto aunque los despidos se generaron desde octubre cuando echaron a tres empleados de menor antigüedad y al personal que menos productos vendía", confirmó el informante.

Acreedores.

Un mes después, la empresa -que se presentó a concurso de acreedores debido a su crisis financiera- determinó la expulsión de dos personas, agregó el despedido, y detalló que en ese mes otros dos empleados fueron "beneficiados" con el retiro voluntario aunque el dinero entregado por las autoridades fue menor al acordado. "El resto de los trabajadores fueron expulsados durante el transcurso de diciembre", recordó.

LA ARENA intentó comunicarse con el gerente de la sucursal local, Pablo Ricca, aunque la respuesta a la crisis vivenciada en la sede local no pudo ser justificada dado que el empresario se encontraba de vacaciones.

Cheques.

"No tuvimos ningún tipo de apoyo por parte del gremio (Empleados de Comercio) durante el período de despidos", dijo la fuente. Denunció que a los efectivizados en la actualidad las autoridades le pagan el aguinaldo en numerosas cuotas, y que le cerraron las cuentas bancarias.

En tanto, las autoridades garantizaron el pago al personal despedido mediante cheques que, según el vocero, se cobran a través de dificultosas maniobras de extracción. Añadió que en su caso particular, la empresa le pagó la destitución en un total de cuatro cuotas y que a ninguno de los cesanteados le dieron dinero en efectivo.

Al conocerse la decisión de la empresa, los empleados expulsados realizaron diferentes acciones en forma individual. "Desde el ministerio de Trabajo me informaron que iba a cobrar mi dinero en cheques, aunque si Bazar Avenida presenta quiebra no se me otorgará el dinero", completó el vocero.

Comentá la nota