La justicia realizó una inspección ocular al ex CCD “La Huerta”

Los integrantes del Tribunal Oral Federal de Mar del Palta realizaron una inspección ocular en La Huerta que, durante la última dictadura militar funcionó como un centro clandestino de detención. La acción se enmarcó dentro del juicio por los crímenes de lesa humanidad de la causa Monte Peloni.

Posteriormente, en horas de la tarde, los jueces harán los lo propio en la Brigada de Investigaciones de Las Flores y a las 18 en el propio Monte Peloni.

En el juicio están imputados los ex militares Aníbal Verdura, Walter “Vikingo” Grosse, Omar “Pájaro” Ferreyra y Horacio Leites, por delitos de lesa humanidad cometidos en Olavarría durante la última dictadura cívico militar.

El Tribunal está integrado por los jueces Roberto Falcone, Mario Portela y Néstor Parra, quienes de esta manera, retomaron las audiencias del juicio, que este miércoles, volverá al recinto de la Facultad de Sociales de la Unicén en Olavarría, donde se desarrolla el proceso por las desapariciones forzadas y los tormentos de las más de 20 víctimas que pasaron por Monte Peloni.

La recorrida en La Huerta fue encabezada por los magistrados, quienes estuvieron acompañados por algunas víctimas y testigos del juicio, además de militantes de organismos de Derechos Humanos y la prensa.

“La Huerta” se encuentra en la intersección de la Ruta 226, camino a la Base Aérea Militar de Tandil y frente a Cerámica Loimar. Durante la dictadura cívico militar formaba parte de la subzona 12 a cargo del general Alfredo Oscar Saint-Jean. Los responsables del funcionamiento de “La Huerta” eran el General Saint-Jean y el Coronel Edgardo Calvi, mientras que los responsables operativos eran el oficial de inteligencia Teniente Coronel Cordero y su jefe de seguridad Roque Pappalardo.

“La Huerta” pudo ser reconocida porque contó con dos características que fueron reconocidas y mencionadas por varias víctimas - testigos que estuvieron secuestrados ilegalmente allí. Una de ellas era una salamandra con la cual solían calefaccionar el lugar; la segunda era una caja de seguridad color verde oliva. A partir de diversos testimonios, se supo que en este CCD las torturas tenían lugar durante los interrogatorios y que éstos, por momentos, cobraban la dimensión de una discusión político-ideológica entre los militares y los detenidos, salvando las distancias de las condiciones en las que se encontraban cada uno.

De las declaraciones que se produjeron durante el Juicio por Monte Pelloni, quedó registrada la presencia de algunas personas de Olavarría que estuvieron detenidas ilegalmente en “La Huerta”. Eduardo Ferrante, Mario Méndez, Roberto Pasucci, Rubén Sampini, Jorge Oscar Fernández y Alfredo Maccarini fueron algunos de los que se pudo constatar su presencia en el lugar. Sobre Fernández y Maccarini, el coronel (R) Verdura, el capitán (R) Walter Grosse y el sargento (R) Omar Ferreyra están acusados de sus muertes en el juicio por el ex CCD de Olavarría.

Actualmente “La Huerta” sigue siendo una dependencia del Ejército y es utilizado con fines productivos. Las 400 hectáreas son arrendadas a particulares para la producción agrícola-ganadera.

TESTIGOS

De la recorrida participaron los ex detenidos Eduardo Ferrante y Mónica Fernández, quienes pasaron por La Huerta.

Ferrante fue llevado secuestrado a ese lugar en septiembre de 1977 y permaneció hasta “fines de octubre o principios de noviembre de ese año”, según recordó.

En el lugar fue torturado, hasta que lo condujeron a la seccional primera de Tandil y de allí, a la cárcel de Azul.

Ferrante expuso sobre “lo difícil” que le resulta volver a estar en La Huerta, donde “estuviste secuestrado desde el 26 de septiembre. A mi me traen desde Olavarría y permanezco hasta fines de noviembre o principio de diciembre, cuando me llevan a la Comisaría Primera y después a la cárcel de Azul”.   Durante el Juicio de la Verdad, “estuve y reconocí distintos lugares, hasta el lugar a donde nos llevaban para torturarnos”.  

En cambio, en esta oportunidad, “me costó mucho más poder reconocer, por ejemplo, el baño porque el lugar se reduce únicamente a las paredes. Está todo muy deteriorado, muy venido abajo”.

En el marco de los Juicios de la Verdad, que se desarrollaron en el año 2006, Ferrante estuvo en La Huerta, cuando reconoció el lugar en el que estuvo secuestrado y fue torturado y comparándolo con lo que observó este martes, consideró que el predio “está muy venido a menos”.

“Me costó reconocer algunos lugares, aunque finalmente pude reconocer el baño” y recordó que “creía estar solo en la casa, pero al mismo tiempo escuchaba gritos como de gente que estaba siendo torturada”, contó Ferrante, en diálogo con la prensa presente en el lugar.

También rememoró la existencia de un “caminito de piedra” que pudo reconocer en 2006, que conectaba la casa donde estaba detenido, con el  galpón ubicado a unos 30 metros, en el que se producían las torturas e interrogatorios. “El lugar ha cambiado mucho. Hay mucha maleza. No sabría decir porque está tan descuidado”, señaló.

Por su parte, Mónica Fernández estuvo detenida en La Huerta en enero de 1978 y también permaneció aproximadamente un mes secuestrada en ese predio, perteneciente al Ejército. También ella formó parte de los Juicios de la Verdad y reconoció al lugar como el centro de detención al que fue llevada por sus secuestradores.

Recordó que en la casa se sacaba capucha y “veía una red de tendido eléctrico que ahora no se observa, porque es imposible por lo descuidado que está el lugar”.

Coment� la nota