Hospital Posadas: en la primera línea de fuego para enfrentar el virus

Hospital Posadas: en la primera línea de fuego para enfrentar el virus

El Gobierno montó un doble filtro para casos sospechosos y envió más fondos

Si el coronavirus fuera una guerra, un médico residente del Hospital Posadas estaría en la primera línea de fuego. No está camuflado, pero su uniforme incluye una cofia, antiparras plásticas, un barbijo y un ambo que cubre hasta la última parte de su cuerpo. Este estudiante de medicina clínica, de 30 años, es el primer rostro que ya encuentran los casos sospechosos de Covid-19 en el conurbano .

Silencio. La guardia del Hospital Posadas está vacía desde que el presidente Alberto Fernández dictó la cuarentena obligatoria . Ya no hay largas filas, ya no se escucha el griterío de los pacientes y tampoco hay corridas por emergencias. Solo se acercaron hasta la guardia un puñado de pacientes en los últimos días, todos temerosos ante el avance del coronavirus. Pero ninguno fue "positivo" de Covid-19 , indicaron las autoridades.

  

El impacto visual de la nueva infraestructura que desplegó el Ministerio de Salud contrasta con el silencio y la soledad que se percibe apenas se ingresa al Hospital Posadas, después de pasar un exhaustivo control de seguridad. "¿Será la famosa calma que anticipa la tormenta?", sonríe, nervioso, un empleado, todavía asombrado por el despliegue.

Ya hay nueva infraestructura para hacerle frente al coronavirus. El Gobierno montó dos filtros en la guardia del Posadas para que puedan contener un escenario con cientos de contagios si la pandemia penetra en el conurbano.

El primer filtro lo atiende este médico residente (que evitó dar su nombre), que define si el paciente es sospechoso de portar el Covid-19 y, si corresponde, lo envía a una gran carpa verde militar. "Sí, es peligroso estar acá, pero siempre estamos expuesto a contagiarnos enfermedades. Es nuestra tarea", dice, resignado, a tres metros, la distancia que marca el cordón sanitario que también forma parte de la puesta en escena.

El segundo paso para los contagiados -ya dentro de la gran carpa- consiste en determinar la gravedad que el coronavirus ya ha causado en el paciente para, luego, derivarlo a su casa o internarlos en los boxes de aislamiento que se habilitaron dentro de dos camiones sanitarios. El hospital ya recibió 16 respiradores artificiales y espera duplicar esa cantidad en los próximos días, informaron fuentes oficiales.

La guardia del Hospital Posadas

Pero, por ahora, los seis médicos de guardia solo esperan en soledad y remarcan que uno de los primeros casos de coronavirus está todavía internado dentro del Posadas. Es una abogada de Vicente López que se contagió en España y fue internada en una habitación con aislamiento. Su estado es delicado, pudo reconstruir este medio.

El Ministerio de Salud ordenó que se acondicionaran y liberaran 58 camas que puedan hacer frente al brote de coronavirus y se habilitaran -afirman fuentes oficiales- otros 27 lugares entre terapia intensiva y unidades coronarias. El equipamiento estaría completo cuando el hospital sea habilitado para hacer los tests rápidos.

Aunque la mayoría de los casos por el virus Covid-19 se registraron en la ciudad de Buenos Aires, el Gobierno enfoca sus energías hacia el conurbano, el mayor conglomerado poblacional del país. De hecho, Alberto Fernández visitó ayer el Hospital Favaloro, en La Matanza, que se pondría en funcionamiento para recibir pacientes con coronavirus. "Hay mucho miedo, por eso la gente no viene al hospital. Pero hay otros factores: al limitar la circulación hay menos alcohol, menos accidentes, menos peleas? Y también está funcionando muy bien el centro de atención telefónica (147) para casos sospechosos", resume otro médico que recibió durante el feriado puente a los pacientes del Posadas. Y remarca que "solo" recibieron un herido de bala en todo el fin de semana. "Está más tranquilo el barrio Carlos Gardel", dice, en referencia al asentamiento humilde que se levanta justo detrás del hospital. "Ojalá esto nos eduque como sociedad, que nos deje una enseñanza", remató el médico residente desde la primera línea contra el coronavirus.

Comentá la nota