"El dolor es tan grande que no nos queda lugar para odiar"

"El dolor es tan grande que no nos queda lugar para odiar"

Así lo expresaron Juan e Inés, los padres de Matías, antes de ingresar a la audiencia; hoy comienza el juicio por el secuestro y asesinato de su hijo, ocurrido en 2010

"El dolor es tan grande que no nos queda lugar para odiar", expresaron Juan e Inés Berardi antes de ingresar a la audiencia que dará inicio al juicio por el secuestro y asesinato de su hijo Matías, de 17 años, ocurrido en 2010.

El matrimonio reconoció que esperan la máxima pena por parte del tribunal que comenzará a juzgar esta mañana a los once imputados por el caso. "Creemos que la única manera de poder rehacer nuestra vida es que estén presos de por vida o que tengan la pena máxima. Es nuestro deber como padres exigir esta condena", subrayó Inés en diálogo con Canal 26.

Por su parte, Juan Pablo, quien se encontraba al lado de su mujer, dijo que ambos comparten la misma sensación, la de dolor: "No lo superamos. Es una cruz que nos tortura todos los días".

Al ser consultados sobre los pasos que siguió la investigación, deslizaron "no estar conformes con el accionar de la policía", ya que, a su entender, quedaron varios cabos sueltos.

También remarcaron que fue dudosa la actuación de los vecinos el día en que Matías logró escapar de su cautiverio y pidió ayuda. De todas formas, prefirieron no ahondar en detalles y limitarse a sostener que "hay cosas que todavía no logran entender"..

Coment� la nota