¿Cómo pensar el futuro de Caleta Olivia, después de haberla destruido?

¿Cómo pensar el futuro de Caleta Olivia, después de haberla destruido?

 El ex Intendente, Vicegobernador y actual candidato a la intendencia de Caleta Olivia, Fernando Cotillo, no tiene problemas al momento de plantear una de las mejores paradojas políticas que se pueden dar en la provincia: organizó un foro de debate llamado “Pensando el futuro de Caleta Olivia”, siendo que él mismo fue el que ayudó, junto a su coequiper, José Córdoba, a que la ciudad norteña de Santa Cruz, esté como está y hoy prometa hacer lo que no hizo desde el 2003 a la fecha.

En 1991 José Manuel Córdoba, fue elegido intendente de Caleta Olivia y de allí hasta el 2003 fue reelegido por los habitantes de aquella ciudad, hasta que apareció en la oferta electoral, otro integrante del FPV: Fernando Cotillo.

Cotillo repitió el mandato en el 2007 y cayó ante el reincidente José Córdoba. Es decir, entre 1991 y 2015, o sea desde hace 24 años consecutivos, la ciudad de Caleta Oliva está gobernada por una carrera de posta política donde siempre fueron los mismos, quienes se ocuparon (¿Se ocuparon?) de su bienestar, su infraestructura y su avance social.

Ahora, para las elecciones del 2015, Fernando Cotillo, actual Vicegobernador de Santa Cruz, pretende reincidir por tercera vez y va por un nuevo mandato frente a la municipalidad de la ciudad de El Gorosito.

Caleta Olivia es una ciudad poblacionalmente aumentada desde el 1991 a la fecha (de 27.900 de entonces a 71.030 en el 2015), sin embargo, es la que menos creció en todos los otros sentidos. Baja calidad institucional, poca y deficiente infraestructura (sin cloacas, sin servicios básicos), con barrios marginales, sin luz, ni agua potable, con el mayo índice de inseguridad en Santa Cruz, sin planificación urbana, con permanente olores nauseabundos producto de la falta de inversión en cloacas y plantas de tratamientos, con el más alto nivel de desocupación y paralelamente con el mayor índice de subsidios otorgados por el gobierno. Paradójicamente, es la ciudad donde se centra la actividad petrolera de la provincia, la cual ostenta un ingreso “per cápita” superior a cualquier otra.

Desde 1991 está gobernada por el FPV y después de 24 años, la población sigue padeciendo entre diez a doce días de corte del agua potable, no llega agua a las redes por roturas permanentes del acueducto y pasan las campañas y una tras otras los intendentes Cotillo y Córdoba, prometen todo lo que dicen sistemáticamente que van a hacer, pero no hacen. Aún así los votan. La pregunta que debemos hacernos es si la población de Caleta Olivia es masoquista o existe algún otro problema psico-social que no alcanzamos a detectar.

John McCain quien dijo “el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”, ¿Dónde queda, entonces Caleta Olivia, cuya población de seres humanos ya tropezó 6 veces con las mismas piedras y va camino a convalidar el séptimo tropiezo en su historia?

Como pensar sin haber pensado antes

Fernando Cotillo ha construido su espacio político con el nombre “Pensar Santa Cruz”, homónimo de la Fundación que cobró 5 millones de pesos de manos de Alicia Kirchner, pero que luego el propio Ministro de Salud de la Nación, salió a decir que era algo “habitual” que eso ocurriera. Está bien, lo que dijo el ministro, en ningún momento dijo que fuera legal (solo habitual).

En el marco de su lanzamiento para intendente de Caleta Olivia, Cotillo organizó un “foro de debate”, donde invitó a su amigo Zuleta Puceiro, un sociólogo que ha hecho muy buenos negocios con el FPV en esta provincia, e hizo girar el evento bajo el lema “Pensar el futuro de Caleta Olivia”. Y aquí la paradoja: que Cotillo invita a pensar en el futuro de una ciudad que hace 24 años lo tiene a él y a Córdoba como Intendentes y solo se confirmó su retraso social, institucional, económico y de infraestructura, es más para reflexionar, en todo caso, qué le está sucediendo a la gente del lugar.

Obviamente la pregunta que se descuelga es ¿Si en 24 años, dentro de los cuales hay dos mandatos consecutivos de Cotillo, no pudo ni él ni Córdoba, pensar en Caleta Olivia, cómo puede ahora pretender pensar en la ciudad que no ayudó en tantos años de mandato junto a su amigo y compañero de modelo?.

Cotillo armó una agenda a tratar en el foro que incluyó discusiones y propuesta sobre Calidad de Vida, Planificación Territorial y Urbanismo, y Formación de Nuevas Generaciones de Ciudadanos, sobre la cual desgranó sus mejores ideas. Claro está que muchos de los pocos que asistieron allí, no más de 80 personas, se preguntaron por qué no las aplicó cuando tuvo oportunidad de hacerlo.

“Este tipo de foros de participación tienen como objetivo debatir y reflexionar sobre lineamientos estratégicos que contribuyan a encontrar soluciones a la gran problemática que afronta la ciudad”, dijo Cotillo en la apertura del Foro.

Otras frases célebres que disparó el actual Vicegobernador hacia los votantes de Caleta Olivia, que aparentemente son como la audiencia de Mirtha Legrand, que se renueva permanentemente, fueron “Le venimos a pedir que nos ayuden a recuperar la ciudad que queremos, que nos ayuden a construir una ciudad a partir de lo hecho en 2011″. En realidad, si nos pusiéramos a detallar lo hecho en el 2011, el voto no sería muy favorable para Cotillo, a la vista de los recuerdos.

En tren de comparar lo bien que estaba Caleta antes y lo mal que está ahora, Cotillo observó “Llegamos con el 20 por ciento de los votos, en 2003, en una ciudad muy parecida a la que tenemos hoy, aunque con menos gente, y con menos pavimento”. ¿Acto fallido del ex intendente?. Posiblemente el inconsciente le jugó una mala pasada. Si de 2003 a hoy estamos iguales ¿No debería dar cuenta por qué en sus ocho años no hizo nada?.

Finalmente, Fernando Cotillo, no se pudo abstraer del enorme impacto que tuvo en la opinión pública provincial y nacional, el cobro de 5 millones de pesos de manos de Alicia Kirchner, por parte de la Fundación que precede e hizo su descargo “De las calumnias y de las injurias no nos vamos a detener a contestar – dijo Cotillo, ensayando un buen ataque como mejor defensa – ¿Saben por qué?, porque las calumnias la gente se olvida. Esas calumnias como que supuestamente a una Fundación nuestra le va a venir plata de arriba, o que no hicimos el césped. De todo eso la gente se olvida. Pero a doña María del barrio 26 de Junio, o la vecina de barrio Parque que estuvo 50 años pisando barro y ahora pisa asfalto, jamás se va a olvidar”, remarcó el hombre que va en busca de su tercer mandato.

Si en algo tiene razón Cotillo, es que la gente olvida. Para que él y José Córdoba, cumplan 24 años de ser elegidos intendentes alternativamente y hoy se proponga para su tercer mandato, es casi una obviedad, decir que la gente olvida.

Coment� la nota