En Colastiné Sur, una ONG junto a los vecinos quieren producir agua potable

En Colastiné Sur, una ONG junto a los vecinos quieren producir agua potable

Trabajan implementando prácticas alternativas de producción que incluyen a los vecinos en todas las actividades, con filtros de cerámica de muy bajo costo y fáciles de utilizar. “El agua no es un recurso, es un bien social”, aseguran desde la organización.

La Fundación Epyca trabaja en Colastiné Sur hace varios años y, dentro de sus proyectos para lograr procesos de transformación que mejoren la vida de las personas, comenzaron a trabajar en una novedosa idea: crear un sistema que provea a los vecinos de agua potable generada en el mismo distrito costero. Es que a pocos kilómetros de la capital provincial, el agua todavía llega por cisterna.

 

En esta localidad se desarrolla el Taller de producción de Filtros de cerámica “Lucero del Agua”, a cargo de Celina Veloteri. Surgió en 2012, como propuesta en los talleres de Cerámica y Alimentación Saludable que se desarrollaron en Colastiné Sur, conjuntamente con el Centro de Salud y la Asociación Vecinal del barrio, con el objetivo de generar lazos de solidaridad y participación entre los vecinos y las instituciones. El proyecto fue seleccionado en el puesto número 6 en la categoría agua, y en el número 43 del ranking general, entre los mejores 500 proyectos sociales y ambientales de América Latina por los Premios Latinoamérica Verde.

 

A través de la vecinal y del trabajo que Veloteri ya estaba desarrollando en el lugar, los miembros de Epyca comenzaron a integrarse a los vecinos a través de la realización de campamentos de trabajo para los jóvenes y diferentes actividades destinadas a generar lazos dentro de la comunidad. 

 

Luego de presentarse y ganar una convocatoria realizada por Coca Cola a través de la fundación Vida Silvestre —que promueve proyectos para acceso y conservación del agua en todo el país—, armaron un equipo de trabajo destinado a diagramar cómo sacar el agua del río y purificarla con procesos propios, a través del trabajo con los vecinos. “Así, la población organizada es constructora de su propio desarrollo del agua. Desde la ingeniería social optimizamos el tiempo y la reciprocidad para trabajar en conjunto y hacer posible lo que necesitamos a través de la colaboración”, comentaron.

 

 

 

¿Cómo son?

 

 

Los filtros que se utilizarán consisten en un sistema cerámico de muy bajo costo y fácil de utilizar. Se trata de los filtros Condorhuasi o “filtro santiagueño”, desarrollado para remover del agua contaminantes como cianuro, arsénico, plomo, ácidos, etc. Fueron diseñados para poder ser fabricados por cualquier persona. Es por estas particularidades que en el proyecto de Colastiné Sur se decidió optar por ellos ya que brindan una alternativa frente a la falta de acceso al agua segura. 

 

Mercedes Gagneten, fundadora de Epyca, comentó a El Litoral: “Tenemos la prepotencia de la práctica. Somos transparentes, nos acercamos a los vecinos y les decimos cuándo y dónde los necesitamos, y explicamos para qué y qué resultado va a tener lo que se haga. En general, la gente está bastante harta del asistencialismo; cuando la hacés formar parte, cae en la cuenta de que deja de ser un objeto del otro. Sólo ‘les falta un fósforo’ que les provoque el valor de lo que significa el encuentro para hacer. No capacitamos a nadie, siempre vamos a la acción y ésta siempre abre el juego”. 

 

Se estima que para fines de año tendrán completada la fase de acceso al agua, que consiste en la instalación de un tanque en alguna institución del barrio, donde los vecinos puedan abastecerse. El mecanismo de distribución a cada uno de los hogares es más complicado, y forma parte del desafío que tienen por delante.

 

Para Gagneten, “el agua no es un recurso, es un bien social. Creo que este modelo, si logramos llevarlo a cabo correctamente, puede ser un ejemplo y se puede generalizar, extrapolar a otros contextos. Un modelo en el que la gente de una comunidad no piensa el agua sino que la hace, y que ésta, como bien social, puede generar otros a través de la participación colaborativa”.

 

De Santa Fe al país

 

La Fundación Epyca se creó hace 55 años en Santa Fe y cuenta con programas en esta provincia como así también en Río Cuarto, Mar del Plata y 25 de Mayo. Además participa en proyectos que se desarrollan en Neuquén, Santiago del Estero y Jujuy. Su fundadora, Mercedes Gagneten, la describe: “Es una organización nacional no gubernamental que intenta no jugar con los pobres para que sigan pobres, sino lograr procesos de transformación, emancipación y liberación. Es una propuesta profundamente política, no partidaria”. Si bien está radicada en Argentina, Epyca forma parte de un proceso que no es sólo nacional, sino también latinoamericano y europeo. 

Coment� la nota