Las 10 claves de la reestructuración del Upstream de YPF

Las 10 claves de la reestructuración del Upstream de YPF

Pablo Bizotto, VP de Upstream de la petrolera controlada por el Estado, recorrió los principales ejes de los cambios introducidos en el área con conduce. Nueva metodología para desarrollar campos en Vaca Muerta. Gerencia por proyectos, sistemas informáticos de última generación y geonavegación y centralización de disciplinas estratégicas.

Un año después de la llegada de Pablo Bizzotto a la estratégica vicepresidencia de Upstream de YPF, la mayor petrolera de la Argentina, la reformulación del área parece estar completa. O cerca de estarlo. Lo que tuvo lugar durante los últimos meses fue un vigoroso, aunque silencioso, proceso interno de reestructuración. El organigrama del Upstream registró profundos cambios. Se trabajó sobre una nueva visión y conceptos novedosos dentro del universo petrolero, que se tradujeron en la creación de nuevas gerencias; actualización de sistemas informáticos; e ingreso de especialistas que ampliaron el plantel de profesionales en el departamento.

La iniciativa apunta a sentar las bases de la creación de valor a futuro en el upstream de hidrocarburos, el verdadero corazón de toda empresa petrolera. Bizzotto apuntó a modernizar el mapa de procesos con una nueva sinergia entre las distintas áreas de su organización. El ejecutivo explicó a EconoJournal los ejes que traccionaron la iniciativa. “YPF siempre fue pionero. En el descubrimiento de campos como Loma La Lata. En la puesta en producción de Vaca Muerta. Ahora, además de pioneros, aspiramos a ser líderes”, destaca el ejecutivo.

A continuación un repaso de las 10 claves de lectura para entender los cambios.

Organización basada en proyectos

YPF produce casi un 40% del petróleo y gas que se extrae en el país. Tiene participaciones en unas 135 concesiones hidrocarburíferas con decenas de yacimientos. El enfoque promovido por Bizzotto pone el foco en maximizar la producitividad de cada uno de los proyectos de la compañía. En esa dirección, se nombró una gran cantidad de líderes jóvenes de proyectos que serán el semillero profesional de la empresa para los próximos años. Será más sencillo identificar a los que se destaquen. Cada gerente de proyecto tiene acceso, a su vez, a un equipo de distintas disciplinas (geociencias, reservorio, ingenierías). La gestión por proyectos se segmenta en función del tamaño de los desarrollos y también por su tipo y geología (campos maduros, secundaria, terciaria, tight y shale, entre otros). Por ejemplo, la explotación se campos de shale oil y shale gas en Vaca Muerta se denomina “Proyecto tipo 1”. Los principales campos en la formación no convencional de la cuenca Neuquina —como Loma Campana, El Orejano, La Amarga Chica y Bandurría Sur, entre otras— cuenta con un gerente de proyecto asignado.

Retroalimentación entre áreas

Las gerencias de proyecto cuentan, al mismo tiempo, con una división importante denominada VCD: Visualización, Conceptualización y Definición, que nuclea a profesionales encargados de pensar la explotación de yacimientos a largo plazo. Son quienes planifican el programa de desarrollo del área. Define toda la ingenería conceptual: cantidad de pozos, plan de fracturas, equipos de perforación, plantas de superficie.

La apuesta es que el conocimiento tenga porosidad y migre de forma hozirontal entre los departamentos técnicos. Por eso, los profesionales de VCD trabajan muy cerca de los gerentes de Ejecución, que están a cargo de llevar a la práctica el programa planificación. “Como en el desarrollo de campos no convencionales es tan importante la eficiencia, dividimos entre los que piensan en largo plazo y los que estudian del que ejecuta todo el día. El que ejecuta siempre obtiene un aprendizaje que, mediante un proceso de loopback, termina ingresando en la división de VCD. Apuntamos a generar una retroalimentación constante”, desgrana Bizzotto.

Unidades mínimas de desarrollo no convencional

YPF estableció una nueva metodología de desarrollo en los campos de Vaca Muerta. Si antes se implementaba primero una fase piloto para luego lanzar un desarrollo masivo a gran escala, ahora el abordaje cambió. Las instancias de piloto y desarrollo comercial conviven. Cada área no convencional se divide en unidades mínimas de desarrollo. Cada una se estructura en dos pad de perforación de unos 20 Km2 de superficie. Se historizan seis meses de producción.

Si los resultados son positivos, se habilita un desarrollo de hasta 50 pozos horizontales, mientras que, al mismo tiempo, se siguen testeando otros pads. Se da un solapamiento natural entre las fases de piloto y desarrollo. YPF desarrollará bajo esta metodología nuevos bloques de Vaca Muerta como La Amarga Chica, Bandurria Sur, Ríncón de Mangrullo y Aguada de la Arena, según adelantó Bizzotto a EconoJournal. “Buscamos acelerar y poner en valor de manera más temprana a Vaca Muerta”, aseguró.

Sistema de priorización

YPF implementó un sistema informático que condensa todos los datos técnicos de los pad perforados en Vaca Muerta. La plataforma Enersite, la más avanzada en el mundo para computar estadísticas de campos no convencionales, se terminó de implementar este año en la petrolera controlada por el Estado. El sistema permite a su vez cargar datos de facilities y cruzar los aspectos técnicos de los pozos con indicadores económicos como el precio del petróleo. La plataforma Enersite contribuye a determinar cuáles de esos pad son los más rentables ante una evetual caída o escalada del precio del petróleo.

      5. Incorporación de profesionales

 La estructura de Upstream de YPF cuenta hoy con alrededor de 500 profesionales en todo el país, un 20% más que los que tenía hacia fines de 2016. En los últimos 12 meses se sumaron unos 100 especialistas de distintas disciplinas (ingenieros, geólogos y geófísicos). “Buscamos sumar profesionales de primer nivel en la industria y darle lugar a jóvenes que ya formaban parte de la estructura de YPF”, explica Bizzotto.

Análisis de datos, in company

La digitalización tecnológica que robusteció la recolección de datos de producción, perforación y completación de pozos motivó a YPF a cambiar al paradigma de análisis de datos (data analytic). Si hasta hace un tiempo se apuntaba a concentrar esa especialdad en Y-TEC, la empresa creada en conjunto con el CONICET, a partir de 2017 se empezaron a incorporar especialistas en Data Analytic directamente en las unidades de geociencias de YPF. Se apunta a generar valor en el negocio de partir del análisis en cada vez menos tiempo de estadísticas que surgen de la operación.

“En proyectos que ya tenemos en curso, el Data Analytic nos permite, por ejemplo, identificar cuál es el flac plan (plan de fracturas) que mejor productividad registra en cada zona de Vaca Muerta; entender cómo evitamos la deformación de casing; predecir agarres de herramientas y evitar la pesca de trépanos. Podemos ver cuándo se está depositando parafina en un pozo y no enterarnos una vez que se tapó. O predecir una falla de bombeo mecánico y no quedar en pesca y evitar la falla. En defintiva, podemos optimizar los parámetros operativos y la planificación”, detalla el VP de Upstream de YPF.

Geonavegación

Una de las grandes apuestas de YPF para elevar la eficiencia en la realización de pozos horizontales en Vaca Muerta es la geonavegación. Por tratarse de una formación fracturada de forma natural con intervalos variables de presión y temperatura, entre otras variables, la perforación de Vaca Muerta no es sencilla. Durante los primeros estadíos de su desarrollo, la deformación del casing de los pozos perforados (por atravesar intervalos con presiones diferentes) se convirtió en un desafío habitual. YPF mejoró mucho en los últimos años en el conocimiento del play para ir superando este desafío geológico. Ahora apunta a dar un nuevo salto de calidad a partir de la geonavegación, que permite seguir en tiempo real la trayectoria de la rama lateral del pozo con herramientas direccionales que optimizan la perforación. Las herramientas emiten rayos de gamma azimutal que permiten identificar los intervalos de roca con mayor contenido orgánico (TOC, por sus siglas en inglés), que son más blandos y fáciles de atravesar. Los tiempos de perforación se reducen y por consiguiente, también los costos.

La geonavegación mejora, además, la productividad de las fracturas hidrálicas en campos no convecionales. En EE.UU. existen formaciones shale en las que sólo un 50% de las etapas de fracturas son productivas. Al perforar, mediante equipos direccionables, fracciones de roca homogénea, los fluidos de fractura se desplazan por el subsuelo de manera más eficiente.

YPF creó una unidad de Geonavegación que opera las 24 horas en la sala de navegación de Loma Campana, el bunker de la petrolera para proyectos no convencionales. Geólogos y expertos en perforación direccional coinciden en ese espacio para optimizar en tiempo real la perforación de pozos no convencionales. “Se puede acceder al seguimiento de la perforación mediante un celular y cambiar la dirección del pozo si el equipo a cargo considera que es la mejor opción”, destaca Bizzotto.

Espacios colaborativos

La organización arquitectónica de la base de YPF en Loma Campana, el mayor yacimiento de shale oil de la Argentina, hizo lugar también a la creación de espacios colaborativos y abiertos para favorecer el intercambio entre profesionales. Funcionan como grandes mesas tipo Apple donde ingenieros de producción, geólogos y otros especialistas discuten entre sí y en video conferencia con salas de control de otros campos. De esos intercambios surgen isntrucciones de optimización en tiempo real al campo. La dinámica se nutre también de la interacción cultural entre especialistas de distintos países. En Loma Campana, por caso, trabajan se pueden encontrar técnicos norteamericanos, venezolanos y colombianos, de Malasia, musulmanes, Rusia y Croacia.

Especialidades centralizadas

Bizzotto tomó la decisión de centralizar las unidades de geología y reservorio. Antes estaban desagregadas en las unidades regionales (cuenca Neuquina, Golfo San Jorge, Santa Cruz, Salta y Mendoza). Ahora los técnicos de distrito reportan a líderes no necesariamente ubicados en Buenos Aires, sino distribuidos en distintos lugares del país. “Creemos que algo tan específico (como la unidad de Geología) no puede estar en manos de gerentes generalistas. Lo digo porque fui gerente regional (antes de asumir como VP, Bizzotto condujo la gerencia No Convencional de YPF). Como grandes generalistas tenemos capacidad de gestionar múltiples temas al mismo tiempo. Pero esta área precisa que el líder hable el mismo idioma que el experto. Por eso decidimos nombra un un experto en reservorio (un joven profesional sub-35) que lidera el proceso”, argumenta Bizzotto.

Optimización de facilities

YPF también centralizó la unidad de Instalaciones y Energía. Se nombró a un profesional con 30 años de experiencia en la construcción de facilities. Se pretende reducir el costo de las instalaciones de superficie que se montarán en campos no convencionales en los próximos años. Según se desprender del plan estratégico de YPF a mediano plazo, un 13% del capex comprometido en Vaca Muerta se destinará a la construcción de facilities. La meta de Bizzotto es recortar ese porcentaje hasta el 8 por ciento.

Coment� la nota