La Ciudad recortó $ 65 millones destinados a los Derechos Humanos

La Ciudad recortó $ 65 millones destinados a los Derechos Humanos

La cifra surge del repaso por la subejecución de los presupuestos asignados a las distintas instituciones dedicadas a recordar el terrorismo de Estado de la dictadura militar.    En el primer trimestre de este año, el Parque de la Memoria había recibido sólo el 3,5% de los recursos que tiene asignados para todo el ejercicio 2015.

A la actual gestión del gobierno de la Ciudad, la memoria le resulta complicada. O no la entiende o no le interesa. Eso parece reflejarse en las ejecuciones presupuestarias sobre el tema desde que el PRO asumió la gestión en 2008. Durante el primer trimestre de 2015, el Ejecutivo porteño ejecutó apenas el 3,5% de lo asignado al  Parque de la Memoria y del Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado: gastó apenas $500 mil sobre los $ 13,4 millones disponibles. Según números oficiales exhibidos por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), entre los $ 14.100.000 que a lo largo de estos años estaban presupuestados y decidieron no utilizar para el Parque de la Memoria, y los $50.800.000 nunca ejecutados del Instituto Espacio para la Memoria (IEM, traspasado a Nación el año pasado), el macrismo desistió de casi $ 65 millones de pesos que debían ser destinados a la Memoria.

El Parque es el último espacio de memoria que queda a cargo de la Ciudad de Buenos Aires luego del traspaso a la órbita nacional de todos los centros clandestinos de detención porteños controlados por el IEM: ESMA. Esos centros son Virrey Cevallos, Atlético, Olimpo y Automotores Orletti.

Demián Konfino, del Observatorio de Derechos Humanos de la Ciudad, destacó la desidia sistemática que ha tenido la gestión porteña en la temática. "El gobierno del PRO ha mostrado desinterés y subejecución en todo lo que es derechos económicos, sociales y culturales, y en Memoria, Verdad y Justicia". 

El abogado recordó la intervención del Observatorio ante la justicia para forzar la aplicación de la ley de protección y acompañamiento a testigos y querellantes del terrorismo de Estado.

"Un juez tuvo que aplicarle una multa a Macri para reglamentar una ley que había sido aprobada en la legislatura porteña en 2009. Había que darle acompañamiento desde el Estado a testigos y víctimas y al no reglamentar la norma, lo que realizó fue un veto encubierto. Recién se sancionó el año pasado y se creó un programa que todavía no tiene dotación de personal", detalló Konfino.

A pesar de haberse desprendido de la mayor parte del área, la conflictividad no se redujo y cada principio de año se dispara la disputa con los trabajadores del Parque que, además del retraso salarial, denuncian el vaciamiento y la informalidad de su contratación. El año electoral no hace otra cosa que favorecer las demoras en pagos y la falta de ejecución presupuestaria, con partidas demoradas en la Jefatura de Gabinete porteña. 

"La prioridad de esta Subsecretaría de Derechos Humanos es la dirección de Colectividades. Me parece importante pero no puede ser prioritario, porque para eso se postergó la política de Memoria y las políticas dirigidas a la última generación de derechos", señaló Iván Wrobel, delegado de ATE en la Subsecretaría. 

El conflicto se profundizó en las últimas semanas, ya que les adeudan desde mayo el pago del aumento del 15 por ciento. A eso se suma que la mitad de los trabajadores lleva hasta nueve años empleados como monotributistas, es decir, sin aguinaldo, obra social, ART o antigüedad, y que son forzados a realizar tareas partidarias para la campaña, como el "timbreo" o asistir a actos del PRO.  

En reclamo por estas irregularidades, los trabajadores se movilizarán el martes a la puerta de la Subsecretaría de Derechos Humanos, ubicada en Rivadavia 611.

"Hay un equipo muy joven, orgulloso de trabajar en el Estado, y luchamos por los contenidos, para que se realicen los talleres, se actualice la bases de datos. Si fuera por la Ciudad, sabemos lo que pasaría. Cerró el IEM y lo pasó a la Nación porque le incomodaba", agregó Wrobel.

Una historia de 8 años.

La subejecución en Derechos Humanos y Memoria no es una característica nueva del macrismo. Los números en el primer trimestre de 2015 son por ahora una proyección. Sin embargo, el mismo mecanismo se repite año tras año desde la asunción en 2008 de Mauricio Macri como jefe de Gobierno porteño. De igual manera sucede en el resto del presupuesto destinado a las aéreas sociales como vivienda, educación y salud (ver aparte).  

En 2010 se asignó al presupuesto de la Jefatura de Gabinete de Ministros, a cargo de Horacio Rodríguez Larreta, de la "Gestión Del Parque De La Memoria Y Del Monumento A Las Víctimas", con un presupuesto de casi $ 3,5 millones, de los cuales apenas se utilizaron $ 790 mil, el 22,7%. En 2011 fue un 25,7%; $ 1,2 millones sobre $ 4,8 millones. En el ejercicio siguiente aparece una ejecución del 54% ($ 2,7 sobre $ 5 millones). El año pasado llegaron a apenas el 50%: de $ 10,9 millones, sólo $ 5,4 millones. 

En general, el déficit se centra en la parte de infraestructura. En 2012 estaban contemplados más de $ 2 millones para construcciones en el Parque y, sin embargo, no gastaron una sola moneda en ese rubro. En 2014, cuando se discutió un intento de vaciamiento, el gobierno de la Ciudad sostuvo que al confluir diferentes carteras, lo ejecutado en actividades o trabajadores de ese sitio se reflejaba en presupuestos de otros ministerios.

Ya en el análisis de los montos consumados en todo el 2008, primer año de gestión macrista, la ASAP decía sobre la baja ejecución de ciertos programas pertenecientes a la Jefatura de Gobierno: "Investigación y Educación para la Prevención (Subsecretaría de Derechos Humanos) ejecutó el 17,3% de los $ 15,2 millones de crédito vigente. Además, se menciona por sus bajos porcentajes de ejecución, el programa del Instituto Espacio para la Memoria con un 50,4%". Fueron $ 4,2 millones de los $ 8,4 disponibles. Y ahí comenzó una seguidilla de subejecuciones deliberadas en referencia al IEM: en 2009, $ 4,3 millones de los $ 6,6 millones presupuestados (sumado a un 36% subejecutado para sitios de la Memoria y ex centros clandestinos). En 2010 elevaron el presupuesto del Instituto hasta $ 17,2 millones, pero sólo ejecutaron $ 10,6 millones. Al cabo de 2011, recurrieron al 51% del presupuesto del Instituto ($ 14 millones sin usar); en 2012 apelaron a $ 24,4 de los  $ 40 millones (61%); en 2013 fueron $ 36,8 sobre un total de $ 49,6 millones (74,2%). Y el año pasado, el traspaso del Instituto de Ciudad a Nación le sirvió al PRO para casi no utilizar el presupuesto asignado: apenas $ 11 millones sobre $ 21 millones aprobados. «

«Macri le pasó el IEM a la Nación porque lo incomodaba el tema»

Iván  Wrobel

Delegado de ATE.

cifras del "olvido"

3,5% Es apenas lo que se ejecutó del presupuesto del Parque de la Memoria en el primer trimestre.

$ 51 Es lo que la Ciudad jamás ejecutó del Instituto Espacio para la Memoria, transferido a la Nación.

$ 2,2 Es lo gastado en el programa Construcción De la Memoria, que tiene asignados $ 6 millones.

Un ajuste que se extiende a casi todas las áreas sociales

Por G. A. y G. S.

El proyecto del Parque de la Memoria surgió como una propuesta que diez organismos de Derechos Humanos elevaron a la Legislatura porteña el 10 de diciembre de 1997, y que se tradujo en la Ley Nº 46. Diez años después, el 7 de noviembre de 2007, se inauguró de modo oficial este espacio de 14 hectáreas, ubicado en la costa norte del Río de la Plata, lindero a Ciudad Universitaria.

Fue destacado por organismos de Derechos Humanos de todo el mundo. Suele contar con muestras de arte, talleres para escuelas y seminarios. Y sólo en 2013 lo visitaron más de 500 mil personas. Con la Ley Nº 3078, del 3 de julio de 2009, la Comisión del Parque fue remplazada por el Consejo de Gestión del Parque de la Memoria y del Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, integrado por un representante de las áreas de Derechos Humanos, Cultura, Educación y Espacio Público y Medio Ambiente, todas del gobierno de la Ciudad, sumado a un representante de la Universidad de Buenos Aires y un miembro de cada uno de los diez organismos de Derechos Humanos que originaron la iniciativa.

Subejecuciones 

El rubro Memoria y Derechos Humanos no fue el único con subejecuciones de la Ciudad. En el primer trimestre de este año, la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural sólo utilizó el 7% de lo asignado a las tareas de Promoción de la Diversidad e Igualdad entre Personas y a Fortalecimiento de la Diversidad Dultural. De los 64,6 millones de Construcción Ciudadana y Cambio Cultural, apenas usaron $ 8 millones.

Los rubros sociales son los más perjudicados por las subejecuciones macristas. Infraestructura y Equipamiento, del Ministerio de Salud, tiene asignados $ 338 millones para 2015, pero sólo utilizaron 7,3% en el primer trimestre. La Dirección General de Infraestructura y Mantenimiento Edilicio, de Cultura, no llega al 10% de los $ 91,5 millones disponibles. Infraestructura Escolar, en el primer trimestre (el principal porque es cuando los chicos están de vacaciones): el 5,9% de los $ 300 millones presupuestados.

La Dirección General de Economía Social tiene un 11% de ejecución, y Asistencia Inmediata ante la Emergencia Social, 8,6 por ciento. En el Programa Cultural en Barrios usaron $ 300 mil pesos sobre 47,3 millones disponibles, y en el rubro Incentivo a la Produccion Cultural, el 6%: $ 2,9 de $47,8 millones.

En vivienda, la fórmula se repite Rehabilitación La Boca, Rehabilitación Conjuntos Urbanos, Hotelados y Viviendas con Ahorro Previo reúnen más de $ 615 millones en el presupuesto, pero entre los cuatro programas sólo ejecutaron $ 28 millones. En Mejoramiento de Villas se utilizaron $ 2,1 millones sobre 49,7 millones asignados.

Esto es sólo en 2015, aunque no es algo nuevo de la gestión porteña. En 2014 optaron por no utilizar $ 200 millones asignados a Obras Infraestructura Urbana En Red De Subterraneos; $ 70 millones en infraestructura de Salud (ejecutaron el 77%); Infraestructura y Mantenimiento Edilicio en Cultura quedó con $ 83 millones sin usar (60%); y el Instituto de la Vivienda consumó $ 684 millones de los $ 1021 millones que tuvo disponibles en 2014.

Coment� la nota