Cayó el último jihadista de la masacre de París

Cayó el último jihadista de la masacre de París

La captura de Abdeslam puede resolver el misterio de por qué, al parecer, huyó de la matanza de París sin detonar sus explosivos, como sí lo hizo su hermano Brahim. En el ataque terrorista del 13 de noviembre murieron 130 personas.

El hombre más buscado de Europa, Salah Abdeslam, fue herido y capturado en una incursión de la policía en su casa del distrito de Bruselas anoche, después de cuatro meses de darse a la fuga.

Se cree que Abdeslam, de 26 años, el único sobreviviente del grupo de exterminio jihadista que mató a 130 personas en París el 13 de noviembre, recibió un disparo en la pierna cuando un escuadrón de elite de la policía irrumpió en un piso en Molenbeek en los suburbios del oeste de la capital belga. El sospechoso, que era conocido como “el enemigo público número uno en Francia”, fue herido en una pierna y está hospitalizado, informó la fiscalía Belga.

Su captura fue un golpe de bienvenida para las fuerzas de seguridad belgas tras una serie de intentos fallidos de detenciones y fallidas incursiones durante los últimos cuatro meses. “Lo tenemos”, se jactó en Twitter el jubiloso ministro belga de Asilo y Migración, Theo Francken. Ahora se sabe que Abdeslam es uno de los dos hombres que el martes escaparon de una incursión de la policía en un departamento en el sur de Bruselas. Sus huellas fueron identificados ayer por la mañana en un vidrio encontrado en el piso, lo que provocó una serie de redadas de la policía que terminó en su captura anoche.

Otro hombre fue herido también y luego atrapado en el ataque de ayer en el departamento de la rue des Quatre Vents en el barrio de Molenbeek, a sólo unos pocos cientos de metros del café que una vez estuvo a cargo de Abdeslam y de su hermano mayor Brahim.

Según fuentes policiales, Abdeslam había estado asediado allí durante más de una hora antes de que el tirador de la policía “lo inmovilizara” disparándole en la pierna, tras lo cual fue capturado. El segundo hombre arrestado, Soufyane Kayal, dice que es un asociado del sospechoso muerto el martes. El tercer hombre todavía estaba en el piso anoche.

La captura de Abdeslam puede finalmente resolver el misterio de por qué, al parecer, huyó de la matanza de París sin detonar sus explosivos. Su hermano Brahim fue uno de los cuatro terroristas que se detonaron esa noche.

Se sabe que Salah era uno de los organizadores de los ataques, llevando a tres atacantes suicidas al estadio Stade de France antes de estacionar su coche alquilado en el norte de París. Luego se cree que arrojó el chaleco suicida después de llamar a dos amigos en Bruselas y pedirles que condujeran durante tres horas a París para recogerlo.

Su nombre ha sido extirpado de toda propaganda del llamado Estado Islámico al comienzo de los ataques. Esto ha llevado a la especulación de que podría estar tanto huyendo del Estado Islámico (EI) como de las fuerzas policiales de Europa. Los rumores han circulado durante semanas sobre su posible paradero, con informes de que había huido a Marruecos –o improbablemente– a las partes controladas por el EI en Siria e Irak. Finalmente fue atrapado ayer en el suburbio de Bruselas, donde fue criado. Andanadas de disparos se escucharon después de que escuadrones de elite de la policía rodearon un edificio de viviendas mientras un helicóptero sobrevolaba la zona. Se vio cómo humaredas blancas, posiblemente, de gas lacrimógeno o gas paralizante, se levantaban sobre los tejados.

El presidente francés, François Hollande, y el primer ministro belga, Charles Michel se retiraron de una reunión de líderes de la UE sobre la crisis de la migración, que había entrado en su segundo día en el otro lado de Bruselas. “Detuvimos a Salah Abdeslam”, dijo el primer ministro belga en una declaración a la prensa, junto al presidente Hollande. “Mientras no hayamos detenido a todos los que cometieron estos terribles ataques nuestro combate no habrá terminado”, dijo en tanto Hollande.

Fuentes policiales le dijeron al canal de televisión belga RTBF que el escondite de Abdeslam fue descubierto cuando telefoneó a un amigo que estaba bajo vigilancia. El amigo se ofreció a ocultarlo en el departamento de su madre en la calle des Vents Quatre. El allanamiento fue planeado inicialmente para hoy, pero fue adelantado después que se filtraran noticias de la identificación de las huellas dactilares de Abdeslam en el apartamento allanado el martes, en la zona del bosque del sur de Bruselas.

Anteriormente, la oficina del fiscal federal belga nombró el argelino muerto en la redada del martes como Mohamed Belkaid, alias Samir Bouzid, un conocido socio de Abdeslam y Abdelhamid Abbaoud, el líder de los ataques de París. La bandera negra del EI y un libro sobre el salafismo, la interpretación fundamentalista del Islam, fueron encontrados en el piso.

Bouzid había sido buscado desde diciembre cuando la policía publicó imágenes de él en circuito cerrado enviándoles dinero a París dos días después de las masacres del 13 de noviembre. El dinero fue enviado a un primo de Abbaoud, que murió con él cuando la policía irrumpió en su escondite el 18 de noviembre.

La policía belga dice que no esperaba encontrar a alguien cuando llamaron a la puerta de la casa en la Rue du Dries el martes. A pesar de que los seis agentes de policía –cuatro belgas y dos franceses– estaban armados y con chalecos antibalas, no previeron que los sospechosos podrían huir a través de la ventana del primer piso, hacia los callejones y jardines de nuevo, y a lo largo de los techos. Ninguno de estos errores se cometió ayer.

Coment� la nota