Catarsis en el PRO por los efectos políticos del temporal en la Ciudad

Catarsis en el PRO por los efectos políticos del temporal en la Ciudad
Horas antes de la protesta del 18A, Mauricio Macri reunió a su Gabinete y a 450 funcionarios del PRO. La desazón por el faltazo del alcalde a la marcha y repaso de agenda con pulsadores electrónicos.
Claudio Mardones

Luego de la tempestad que azotó a la Capital y dejó seis muertos, el PRO se tomó dos semanas para reordenar su tropa y revisar, puertas adentro, los errores cometidos durante la gestión de una crisis marcada por la ausencia inicial de casi todas las cabezas del gobierno porteño, salvo la vicejefa María Eugenia Vidal. La última fecha de ese inventario de daños políticos, sucedió el jueves pasado, en el Hotel Intercontinental, propiedad del holding inmobiliario IRSA, durante una reunión de gabinete ampliado, encabezada por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, que incluyó a 450 funcionarios entre ministros, secretarios, subsecretarios y directores generales.

El encuentro fue realizado pocas horas antes de la movilización opositora del 18A, pero arrancó con la desazón de varios de sus participantes cuando se enteraron que el alcalde había resuelto no asistir a la marcha contra el gobierno nacional, aunque gran parte de los asistentes habían dedicado el grueso de su trabajo durante los últimos días para sumar adherentes. El gesto de prescindencia ante la marcha que habían organizado sus propios funcionarios, cosechó incertidumbre entre las segundas y terceras líneas del gobierno PRO que, por estos días, luego de la tempestad, se preguntan si el alcalde apostará con fuerza a los próximos comicios legislativos o cederá a las recomendaciones del consultor Jaime Duran Barba y concentrará todos sus esfuerzos en su candidatura presidencial en 2015.

Con ese dilema a cuestas, arrancó la última "reunión de gabinete ampliada", con más de cuatro centenares de asistentes que, a diferencia de las citas anteriores, tuvieron en sus manos un pulsador electrónico. La novedad, según explicaron los organizadores, fue repartida para que cada funcionario contestara una encuesta en tiempo real, con consultas sobre el desempeño de la gestión ante el último temporal y, también, sobre los planes presidenciales del PRO.

Coment� la nota