Castellano desempató y salvó el acuerdo entre Posse y el PRO

Castellano desempató y salvó el acuerdo entre Posse y el PRO

Como sucediera en la rendición de cuentas el Presidente del Concejo Deliberante de San Isidro Carlos Castellano volvió a desempatar una votación igualada y logró que se apruebe el proyecto impulsado por el PRO para la creación de una Secretaría de Modernización.

Dada la paridad que existe en el legislativo desde la oposición, que presentó un despacho de minoría, señalaron que se trata de un acuerdo político entre el possismo y el PRO para que estos aprueben las ordenanzas del oficialismo en la votaciones del HCD a cambio de cargos; la concejal del PRO Rosalía Fucello negó que se trate de un “pagó político” pero desde el possismo reconocieron un “acuerdo político”.

A la sesión se llegó con dos despachos: uno de mayoría impulsado por el PRO y el possismo y otro de minoría impulsado por la oposición. Ambos proyectos de ordenanza aprobando un plan de modernización de la administración municipal en San Isidro, aunque con diferencias sustanciales. 

El despacho de mayoría contempla la puesta en marcha de una Secretaría de Modernización, que contará con un secretario, un subsecretario y tres direcciones generales. El proyecto fue impulsado por la concejal Rosalía Fucello del PRO quien contó con la cooperación y asesoramiento del Ministerio de Modernización que está a cargo de Andrés Ibarra. 

Pablo Fontanet del possismo abrió el debate señalando que “en sintonía con las políticas que llevan adelante los gobiernos de Provincia y Nación tenemos este plan que tiene una mirada integral de la administración para modernizarla con un gobierno más abierto y participativo”.

Desde Con Vocación por San Isidro Marcos Hilding Ohlsson sostuvo que “celebro que todos estemos de acuerdo en que San Isidro debe modernizarse, hubiese sido más productivo si incluían proyectos e ideas de otros bloques como hace Cambiemos en Provincia y Nación”. 

Luego criticó que “en el proyecto del oficialismo no existe un órgano de control legislativo y permítanme dudar del possismo. Nosotros le exigimos al Departamento Ejecutivo: implementar un sistema de compras transparente, reglamentar la publicidad oficial, la declaración jurada de los funcionarios y la creación de la figura de Defensor del Pueblo”.

Federico Gelay de Consenso por San Isidro por su parte destacó que “este proyecto es una cáscara vacía: no hay diagnóstico de la situación, ni tiene fundamento. En San Isidro no hay plata para las viandas de los pibes en los clubes ni para el patrullaje pero sí para aumentar la burocracia; es una lástima que algo tan importante como la modernización de San Isidro termine en un canje político”. 

Marcela Durrieu del Frente Renovador en tanto remarcó que “estamos muy a favor de una verdadera y profunda modernización del estado municipal pero el proyecto del PRO y de Posse es una cáscara vacía con un hermoso título. Se negaron a escuchar y a introducir mejoras. Da la sensación que les interesan más los 21 millones para pagar cargos que la modernización del Estado”.

“Si el possismo quiere acordar con el PRO no nos pidan ayuda a nosotros”, agregó. 

A continuación Fabián Brest del PJ enfatizó que “están intercambiando votos en el concejo por cargos en el ejecutivo municipal” y deslizó que “es un pago político al PRO para que apruebe ordenanzas en el concejo”. 

En esa línea Manuel Abella Nazar de Con Vocación por San Isidro subrayó que “sorprende el ataque modernizador del oficialismo en San Isidro. Esto es oportunismo político: no hubo voluntad de consensos, hacen una oficina para quedar bien con alguien”. 

La impulsora del proyecto Rosalía Fucello del PRO explicó que “esta nueva Secretaría le va a dar a los vecinos recursos más efectivos y eficaces con los que lograrán una mejor calidad de vida. Con la creación de la Secretaría todos tendrán un mayor acceso a la información, lo que generará mayor transparencia en la gestión pública”. 

A su vez cargó contra la oposición que se pronunció contra el proyecto: “entiendo que a veces el ego personal y mezquindades no les permita crecer, porque trabajar de oposición es el camino más fácil cuando faltan los argumentos para debatir y la gestión para demostrar con resultados sus principios e ideologías”.

Finalmente dejó en claro que “este no es un pago político porque en San Isidro gobierna Cambiemos como en Provincia y Nación”.

No obstante fueron los propios possistas quienes reconocieron el acuerdo: Andrés Rolón se sinceró y dijo que “los acuerdos existen y significan gran cantidad de cargos en los gobiernos”. 

En ese sentido Pablo Fontanet expresó: “Que más transparente que un acuerdo entre dos sectores políticos que compartieron lista”.

Jorge Álvarez del possismo sorprendió diciendo que “guardo diferencias con ambos proyectos” aunque señaló que “la política necesita de consensos y acuerdos políticos” y anticipó su acompañamiento a pesar de las objeciones. 

Leandro Martín del PJ lo cruzó: “No creemos en un gobierno que durante 33 años se negó sistemáticamente a modernizar el Estado”. 

Se pasó a votar y a favor del dictamen de mayoría se pronunciaron el possismo más los dos concejales del PRO (Seguín y Fucello) y en contra y a favor del dictamen de minoría lo hicieron: Con Vocación por San Isidro, Frente Renovador, PJ-FPV, Consenso por San Isidro y Libres del Sur. Ante la paridad de votos, empate en doce, desempató como marca el reglamente el presidente del cuerpo legislativo, Carlos Castellano, a favor del proyecto de la mayoría.

|| Fuente:  (Sebastián Vargas para www.zonanortediario.com.ar)

Coment� la nota