Basura: el desafío frente a los malos hábitos de los jujeños

Basura: el desafío frente a los malos hábitos de los jujeños

Tras la apertura del Parque Lineal uno de las cuestiones en las que más se hace hincapié refiere a la limpieza y al cuidado del mismo. Si bien la mayoría de la gente muestra buena predisposición para colaborar, desde el municipio señalaron que hace falta trabajar mucho en la educación frente a los malos hábitos de los jujeños.

Los malos hábitos de los jujeños impactan de forma negativa a la limpieza y mantenimiento del Parque Lineal.Los basurales a cielo abierto y, los desagües y bocas de tormenta son las principales amenazas para el río.El municipio reconoció que las multas y sanciones son graves pero falta afinar en control para la aplicación.

A la trama urbana de la capital jujeña se le sumaron unas 33 hectáreas de espacio verde, tras la inauguración del Parque Xibi Xibi. Sitio relegado durante años y utilizado muchas veces como depósito de basura de los comerciantes apostados alrededor y de los propios transeúntes.

La desaprensión causada por los malos hábitos respecto a la vía pública, es uno de los mayores problemas a los que ahora se enfrenta el municipio capitalino que, por ahora, está encargado de su limpieza, ya que se conoció que realizarán una licitación para ceder la tarea a una empresa privada.

Si bien la mayoría de la gente muestra buena predisposición  para colaborar con el cuidado y mantenimiento, los hechos demuestran que falta mucho por hacer en educación.

Así lo señaló el Secretario de Gobierno de la municipalidad, Gastón Millón, en diálogo con Radio 2.

“El problema no es tanto la gente que está dentro del Parque, sino los que pasan por arriba y tiran basura adentro. Esto era peor cuando los kioscos estaban ahí y arrojaban desechos al río”.

Si bien los kioscos fueron trasladados a otros lugares, meses previos a la inauguración del Parque, la zona evidentemente es comercial y el problema de la basura sigue en los desagües y bocas de tormenta.

“El problema de contaminación de las aguas sigue existiendo y es culpa nuestra, es culpa del jujeño. Según lo que tenemos detectado en imágenes, muchos creen que las bocas de tormenta son para tirar basura o para arrojar papeles después de la venta ambulante. Y todo es va al río”.

“Los desagües son pluviales, para agua de lluvia, ni más ni menos, pero es increíble las cosas que se han encontrado ahí”, manifestó.

Otra de las cuestiones que causan preocupación son los basurales a cielo abierto que ante la primera tormenta pueden desembocar en el río. Un caso específico es aquel que se encuentra camino a la Almona que amenaza con sabotear el Parque Lineal. 

Millón señaló que el código de faltas establece multas y sanciones muy graves para el que se detecte arrojando basura en la vía pública, sin embargo reconoció que hay que "afinar el control".

Coment� la nota