Los bancarios rechazaron una nueva suma "puente" y amenazan con lanzar un paro en la city porteña

Los bancarios rechazaron una nueva suma

El sindicato convocó a un plenario para definir un "plan de acción", tras fracasar este martes las negociaciones en el Ministerio de Trabajo. Piden suba anual y un plus por Ganancias que elevaría el aumento al 38%, pero las entidades ofrecen extender por abril la suma de $2.200 acordada en verano

En una nueva señal de las tensiones que despierta la discusión salarial, el gremio bancario convocó a un plenario el miércoles de la semana próxima para definir unposible paro.

Esto, a raíz de que las entidades financieras ofrecieran estirar otro mes más el acuerdo transitorio firmado durante el verano, en lugar de negociar un aumento anual cercano al38%, tal como había reclamado el ala sindical.

Así lo anunció el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, quien criticó a los bancos ya que "no ofrecieron ninguna respuesta después de cuatro meses" de vencido el convenio colectivo y decidieron "aguardar" una propuesta de ABAPPRA, la entidad que nuclea a los bancos estatales.

"Procuran extender el mes de abril los adelantos percibidos en enero, febrero y marzo, lo que constituye una total actitud de provocación e insulto", dijo el sindicalista.

Palazzo se reunió este martes al mediodía con los representantes de los bancos en el Ministerio de Trabajo, donde tanto el sector público (BCRA y ABAPPRA) como el privado (ABE, ABA y ADEBA) propusieron "una ampliación temporal" de las sumas no remunerativas acordadas en el primer trimestre, de modo que en abril vuelvan a percibir $2.200, mientras prosiguen las negociaciones, según pudo saber iProfesional.

La semana pasada, tal como lo adelantó este medio, los empleados redoblaron la apuesta y en la primera reunión por paritarias de la actividad sorprendieron a la banca con un pedido deaumento para todo el año del 33%, más una compensación por el Impuesto a lasGanancias, que fue leído por los empresarios como un incremento del orden del 38%.

El gremio viene de participar el 31 de marzo del paro convocado por sus colegas del transporte, en rechazo al "impuesto al salario" y en los últimos días se solidarizó con el titular de la UOM, Antonio Caló, quien también anunció una medida de fuerza para esta semana en caso de no llegar a un acuerdo en las próximas horas.

Sin embargo, los banqueros se mostraron inflexibles y dieron por tierra este martes con las aspiraciones gremiales. 

No sólo rechazaron la propuesta de aumento sino que también se desentendieron del pedido de una compensación para aliviar los descuentos impositivos, tal como la que otorgan el Banco Provincia y el Ciudad.

"Entendemos que no está en el ámbito de esta discusión salarial, ya que su corrección corresponde al Poder Legislativo, quien delegó en el ejecutivo su ejecución", señalaron los representantes de los bancos.

En respuesta, el sindicato convocó para el próximo miércoles a un plenario de secretarios generales de seccionales, quienes decidirán el plan de acción gremial a implementarse, "incluido naturalmente el derecho de huelga", según precisó la representación gremial, tras responsabilizar al sector empresario por llevarlos a un "conflicto colectivo".

Tensión

Hasta hace poco la cifra de incremento demandada por los bancarios era un misterio,guardado bajo siete llaves. 

El hermetismo motivó la queja de la opositora seccional Buenos Aires del Banco Provinciaque le pidió a Palazzo que revelara el monto que iba a pedir y lo pusiera a discusión.

Así, el porcentaje dado a conocer por iProfesional el miércoles pasado sacó a la luz que la expectativa gremial es muy superior a la pauta salarial promovida por el Gobierno, más cercana al 25%.

La Bancaria basó su pedido en un "severo deterioro" en las remuneraciones generado por "el creciente proceso inflacionario".

Volvió a exigir "celeridad" en la negociación. Por ello, ratificaron que si no hay una solución "integral estaremos en el inicio de un conflicto colectivo de trabajo" ante la inminencia de las fechas para liquidar las remuneraciones.

Con su demanda, el gremio se sumó a la lista de los que piden incrementos cercanos al 40%, como es el caso del líder de La Fraternidad, que amenazó con exigir un 46% si no se retoca Ganancias. O el de la Alimentación, que solicitó un 43% con los mismos argumentos.

La reacción empresaria no se hizo esperar y en las últimas semanas desde el sector privado trascendió la amenaza de trasladar a precios una compensación salarial del impuesto.

En esa línea, el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, advirtió la semana pasada que las paritarias de la industria deben tener un techo del 20%. Además, alertó que sacará "corriendo" a los gremialistas que pidan un aumento salarial de "43 por ciento".

El recalentamiento de las paritarias motivó la intervención de la propia Presidenta, que salió a pedirles a los empresarios que redujeran sus ganancias, en lugar de disminuir la demanda y los salarios.

"Escucho hablar mucho en estos días de inversión y demanda, y que hay que reducir la demanda, que es reducir los salarios para aumentar la inversion. No, señores, para aumentar la inversion hay que disminuir un cachito la rentabilidad, o traer alguna de la que se llevaron afuera y ponerla los empresarios acá", planteó al encabezar un acto en el partido bonaerense de Campana durante el lanzamiento de una nueva camioneta de la empresa Honda.

En tanto, los sindicalistas denuncian un estancamiento de las negociaciones y lo interpretan como una señal de guerra.

En las últimas semanas, el vocero de prensa de La Bancaria, Eduardo Berrozpe, acusó al Gobierno y a los banqueros de "buscar un conflicto", ante la falta de avances en la discusión del sector financiero. 

Calificó de "troglodita" al líder de la UIA por sus declaraciones referidas a un incremento de tan sólo 20%.

"El Ministerio de Trabajo debería haber convocado para marzo a las partes, y no lo hizo. Recién se reunirán mañana", sostuvo, para luego agregar: "Están locos, tanto las autoridades como los banqueros, no hay una propuesta seria, ni una compensación de Ganancias".

En este sentido, el gremio alertó que la incidencia del tributo sobre los salarios es un elemento "desestabilizante" de la negociacion salarial y criticó la posición "férrea" adoptada por el Gobierno, al rechazar una modificación del gravamen que alcanza a la mayoría de los empleados bancarios y que motivó su adhesión al paro nacional del 31 de marzo convocado por los gremios del transporte.

Coment� la nota