Arroyo hace agua y Viviana Bolgeri afianza su poder en Obras Sanitarias con el apoyo del radicalismo

Arroyo hace agua y Viviana Bolgeri afianza su poder en Obras Sanitarias con el apoyo del radicalismo

Ya sentada en el sillón que dejara vacante “El Tractor” Mario Dell Olio, la actual vicepresidenta  de Obras Sanitarias se hace fuerte al frente de esa empresa, y en uno de sus primeros  actos de “gestión” (luego del rechazo a la propuesta elevada por el propio Carlos Arroyo para colocar en aquel lugar a Emiliano Giri), será el de recibir a integrantes del Bloque Radical.

Viviana Bolgeri tiene previsto en la reunión, informarle a sus “correligionarios” del plan de trabajo que ¿impulsa? para el otrora pujante ente y coordinar con ellos futuros trabajos, atento a inquietudes que les plantearan vecinos a esos laboriosos concejales desde diferentes  barrios marplatenses , ante obras inconclusas, como la o del desagüe pluvial de Arroyo del Barco.

Hoy, luego que propios y extraños  literalmente le vaciaran el Directorio, Bolgeri siente que puede afianzar su poder con el  apoyo radical y no quiere dejar pasar la oportunidad  para aferrarse al máximo cargo de OSSE. Tan así es que salió a aclarar a través del multimedios de la ciudad que “Sigo siendo la vicepresidenta de OSSE a cargo de la presidencia”, queriendo desvirtuar la renuncia  que presentara ante el Intendente  Municipal , en carácter de indeclinable”, días pasados.

Inflando el pecho  enfatizó que  “Voy a seguir hasta el 15 de diciembre, cuando termina mi período”.

Todo esto mientras la empresa se va paralizando de a poco, y sería esta la razón por la cual los referentes que la respaldan para su continuidad, ya contarían con un plan de contención, y evitar así perder el manejo de uno de los entes considerados parte de “las joyas de la abuela”.

Sin duda la “paliza” que le propinaron (esos propios y extraños) a  Arroyo en el Concejo con el rechazo a Giri, se profundiza y de quien mucho afirman “tiene el manejo total de la Comuna” (léase Carlos Fernando),  parece haber perdido el control de una de las empresas  más prestigiosas de la actual gestión municipal, y de las pocas que podía mostrar con orgullo ante cualquiera que le pusiera por delante.

Hoy, atento a los visto, Arroyo hace agua y, poco a poco, le están haciendo beber el sabor de la derrota…

Coment� la nota