Ante el temblor global y cerca de las PASO, el Gobierno cruza los dedos y espera que pase la tormenta

Ante el temblor global y cerca de las PASO, el Gobierno cruza los dedos y espera que pase la tormenta

A días del primer test electoral, en la Rosada celebraron que el peso acompañara las devaluaciones de la región. Pero miran con desconfianza cómo evolucionará la guerra comercial.

Con las primeras noticias que llegaron desde China el domingo cerca de la medianoche, la conducción del Banco Central estaba al tanto de que debían enfrentar un lunes bien difícil. Y fue así nomás. En una ola generalizada de devaluaciones contra el dólar que se extendió por buena parte del mundo, el peso argentino se depreció casi 2% frente al dólar, el riesgo país saltó casi 9% y el MerVal, medido en dólares, retrocedió 3%.

El mundo quedó a merced de China y Estados Unidos. La guerra comercial derivó en una guerra de monedas. Nadie quiere perder terreno. Aunque en un lunes negro las valuaciones de acciones y bonos provocaron pérdidas por decenas de miles de millones de dólares.

NEWSLETTERS CLARÍNQué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantesDE LUNES A VIERNES POR LA TARDE.

Recibir newsletter

Al final del día, las autoridades económicas y financieras locales hacían este balance: preocupación por el sacudón global. Cierta satisfacción, si cabe la expresión, porque el peso argentino se devaluó más o menos en línea con las principales monedas de la región. Cauta confianza en que la acumulación de contratos de compra de dólar futuro le da al Central cierto poder de fuego para atenuar la fuerte volatilidad que podrían enfrentar en las próximas ruedas, incluso más allá de las PASO. Y también quedó flotando una gran duda: cómo se desarrollará y cuáles serán los impactos en los mercados de todo el mundo, de aquí en adelante, de la interminable pelea comercial en la que están enfrascadas las dos economías más grandes del mundo.

Lo obvio: todos los países sufren los coletazos de la guerra comercial. Pero solo en la Argentina la crisis transcurre a la par de la propia crisis local, con el precio del dólar como referencia de toda la población y, además, en medio de una altísima incertidumbre electoral.

En ese escenario, y puntualmente hablando del mercado cambiario local, operadores consultados por Clarín resaltaron que el mercado se movió con la tensión lógica de un día especial, pero con una buena presencia de oferta y demanda que casi no necesitó de la intervención del Central. “Vendió algo de futuros al arranque de la rueda, donde no se sabía qué podía pasar, pero el resto del dia ni se lo vio” señalaron en uno de los bancos extranjeros con mayor presencia en la operatoria de cambio.

En el Gobierno recordaron lo que el Central venía diciendo desde hace bastante: “Los argentinos están muy dolarizados y por lo visto los extranjeros no están participando en el mercado cambiario”.

Los funcionarios esperan que tras este lunes negro el resto de la semana transcurra con algo más de calma. Aunque, conscientes que es poco lo que se puede hacer para enfrentar el temblor global, lo más a que se puede aspirar es que el peso se mueva a la par del resto.O que no hagan olas. Ni más ni menos.

Mirá tambiénEmpujada por las tensiones entre China y Estados Unidos, Wall Street tuvo su peor caída en lo que va del año

Un rueda como la de este lunes ayuda a resaltar el sentido del timingque tuvieron las empresas que eligieron salir a colocar deuda en las semanas previas. Firmas como YPF, Pampa, Telecom o Vista aprovecharon la ventana de oportunidad y se aseguraron divisas antes de las PASO. Ahora esa ventana se cerró y quién sabe cuándo volverá a abrirse.

Otra evidencia que deja este sacudón global es que las complicaciones -al menos las más recientes- que sacuden a la Argentina las impulsó ni más ni menos que Donald Trump, quien en el último año fue unapieza clave para que el Gobierno consiguiera más de 50 mil millones de dólares del FMI para llegar, entre otras cosas, con chances a las elecciones presidenciales.

El Gobierno enfrenta esta oleada de incertidumbre a menos de una semana de las PASO. Y lo peor, es una incertidumbre que seguirá amenazante a lo largo de este interminable año electoral.

Coment� la nota