La alícuota argentina de IVA, entre las más altas de Latinoamérica

Frente al contexto del coronavirus y la caída de la recaudación, seguramente se volverá a generar una discusión en relación al nivel de carga tributaria y las posibilidades de aumentarla para recuperar recaudación. Un panorama del contexto regional.

El impuesto al valor agregado (IVA) es el principal generador de recaudación tributaria en Argentina. La irrupción del Covid-19 está provocando un fuerte descenso del nivel de actividad económica y de la recaudación. A su vez es necesario aumentar el gasto, lo que deriva en un aumento del déficit primario, que se está financiando con emisión de pesos por parte del BCRA.

Dado el contexto actual, seguramente se volverá a generar una discusión en relación al nivel de carga tributaria y las posibilidades de aumentarla para recuperar recaudación. En efecto, es importante analizar aspectos estructurales del conjunto de tributos de Argentina, principalmente en contexto regional, para definir qué posición relativa tiene nuestro país en Latinoamérica.

Las alícuotas

La alícuota general promedio de IVA de los países latinoamericanos es del 15,3%. Se pueden clasificar como altas las alícuotas mayores al 18% (4 países en total), como moderadas las alícuotas entre 12% y 18% (9 países en total) y como bajas las alícuotas iguales o menores al 12% (grupo constituido por 5 países en total). La alícuota general de Argentina es la segunda más alta de Latinoamérica, solo superada por el 22% de Uruguay.

Cuando se analiza la dinámica entre el año 2000 y la actualidad, la primera conclusión relevante es que la tendencia general de LATAM, en las últimas dos décadas, fue al incremento de la alícuota de IVA. En efecto, el promedio de alícuota general de IVA pasó del 14,2% en el año 2000 al 15,3% en 2018. Ocho países incrementaron su alícuota (Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá y República Dominicana), otros ocho la mantuvieron constante (Argentina, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Nicaragua, Paraguay y Perú) y, por último, solo Uruguay y Venezuela la disminuyeron.

Recaudación de IVA e incumplimiento tributario en Latinoamérica

La comparación entre países latinoamericanos permite realizar diversos tipos de análisis. Si se analiza la importancia relativa de la recaudación del IVA, se aprecia que Argentina recaudó 7,0% del PIB en el año 2019, ubicándose algo por encima del promedio de la zona (6,1% del PIB). Está el caso de Chile, que con una alícuota general del 19% recauda más que Argentina con una del 21%. Parte de la diferencia puede estar explicada por el distinto nivel de gasto tributario (exenciones y alícuotas diferenciales) y parte por diversos niveles de cumplimiento tributario.

Estimaciones de AFIP sitúan el incumplimiento tributario del IVA argentino entre el 30% y el 35%. A precios de 2020, esto es equivalente a un monto del orden de $600.000 millones, es decir del 2% del PIB.

La disminución del incumplimiento tributario requiere una estrategia integral de los tres niveles de Gobierno. Se debe partir del nivel de carga tributaria total al que se enfrentan los contribuyentes argentinos. Debería trabajarse en la búsqueda de un equilibrio sostenido entre nivel de alícuotas y base imponible. La incorporación de la informalidad a la formalidad tiene que darse a partir de la disminución de la carga tributaria y el aumento de base imponible, haciendo sostenible el nivel de recaudación actual como objetivo base.

Se deben elegir los impuestos cuya reducción de carga legal tenga más impacto en la creación de nueva actividad económica formal. Tanto por la que deja de ser informal como por la que puede surgir a partir de nuevas inversiones. La recuperación económica post-pandemia representa un enorme desafío.

Comentá la nota