Advierten daños ante un basural a cielo abierto

Advierten daños ante un basural a cielo abierto

Según indicaron desde el paraje Santa Librada, el foco de contaminación que se encuentra camino a la escuela Nº 632 Julia Milessi de Báez, tiene una extensión de varios kilómetros cuadrados, lo cual representa un riesgo sanitario para quienes diariamente deben exponerse a la presencia de animales transmisores de enfermedades.

Luego de haber realizado los reclamos correspondientes ante las autoridades municipales debido a los daños que genera la presencia de un basural a cielo abierto, en el paraje Santa Librada, ubicado en la Primera Sección del Departamento Esquina, desde la comunidad decidieron visibilizar la problemática a través de los medios de comunicación, a fin de concientizar sobre los riesgos sanitarios que presenta el foco de contaminación.

Según indicaron en comunicación con Actualidad Esquina, "el basural se encuentra camino a la escuela Nº 632 Julia Milessi de Báez; y tiene una extensión de varios kilómetros cuadrados, lo que produce una contaminación masiva en suelo, aire y agua (subterránea y superficial), además de la presencia de animales transmisores de enfermedades (roedores, insectos, microorganismos, etcétera)", a lo que agregaron que "también aportan de forma negativa los efectos adversos derivados de la quema incontrolada, deliberada o espontánea de la basura, como así también la acción de enterrar los residuos sin una capa protectora". Esta última medida afecta directamente al suelo, ya que debido a la falta de impermeabilización, los residuos orgánicos fermentables (como restos de alimentos, ramas, etcétera) se degradan y sus propios líquidos, o las aguas de lluvia que toman contacto con ellos, se infiltran en las napas de agua arrastrando los contaminantes que terminan impactando en este recurso natural, poniendo en riesgo la salud de las personas y del ambiente que lo rodea".

Detallaron además que "el humo del basural contamina toda la zona, incluso donde funciona el establecimiento educativo"; y destacaron: "Los niños juegan en el agua contaminada a causa del abandono por parte de las autoridades locales, y la mayoría de los vecinos está expuesta a la convivencia con roedores, moscas y olores nauseabundos, ya que a pesar de solicitar una solución a la Municipalidad aún se continúa sin ningún tipo de respuesta".

Finalmente hicieron mención a la situación de Curuzú Cuatiá, donde Nación auditó las obras de una planta de reciclaje, financiado por la Secretaría de Ambiente. Y en ese sentido, sugirieron: "Sería ideal interiorizarse en cuanto al armado y puesta en funcionamiento de una planta de tratamiento y reciclado de residuos, a través del cual se resolverá definitivamente el problema del basural a cielo abierto, con el objetivo de resguardar la salud de los vecinos y cuidar el medio ambiente". 

Coment� la nota