El adiós a la vieja y colapsada terminal de ómnibus de Jujuy

El adiós a la vieja y colapsada terminal de ómnibus de Jujuy

Desde hoy los jujeños deberán dirigirse hasta la zona sur de la capital para trasladarse hacia otras localidades.

 casi un año de haberse inaugurado la nueva terminal de ómnibus de Jujuy, días atrás se anunció la noticia del traslado definitivo y completo de las distintas empresas de transporte de la vieja terminal de ómnibus hacia el nuevo edificio, a fin de poner en pleno funcionamiento todas las instalaciones y servicios. Si bien algunos vecinos aceptaron a regañadientes la noticia, lo cierto es que desde hoy los jujeños deberán dirigirse hasta la zona sur de la capital para trasladarse hacia otras localidades del interior o provincias del país.El añejo edificio baja sus persianas, dejando atrás el ruido de motores para dar lugar a nuevas dependencias y servicios

Pero más allá del comunicado del traslado y funcionamiento pleno de la terminal de ómnibus al edificio "Néstor Kirchner", en una porción de la comunidad hay una marcada nostalgia por el viejo predio, el cual durante más de 45 años fue el punto de encuentro de lugareños, viajantes y turistas que por distintas circunstancias llegaban al lugar, ya sea para recibir familiares, partir hacia otras localidades o bien de regreso a la "Tacita de Plata". Otros tantos que trabajaron en el lugar, como boleteros, choferes, empleados administrativos, kiosqueros, vendedores ambulantes, y hasta los maleteros seguramente la conservarán en su memoria porque dejaron en ella parte de su vida, permanecieron horas en el lugar y la vieron crecer, desarrollarse y desgastarse con el tiempo.Lo cierto es que ese añejo edificio hoy baja sus persianas para transformarse en un nuevo espacio multifuncional, dejando atrás el ruido de los motores de los colectivos, el movimiento cotidiano de gente y esa figura de punto neurálgico para los jujeños, para dar lugar a un nuevo lugar, refuncionalizado y con nuevos servicios.Una terminal para JujuyAlgunos memoriosos como Miguel Moral, recuerdan con claridad el momento en que se erigió la terminal de ómnibus en Jujuy, su inauguración y puesta en funcionamiento. Es que si bien el hecho sucedió hace varios años, fue un acontecimiento memorable para la provincia y por lo tanto digno de recordarse.Según recordó Moral, a mediados de la década del 60, antes que exista la terminal de ómnibus en la provincia solo operaban dos empresas de transporte de pasajeros, "Vilte" y "Balut", una cubría la zona del norte y otra la del ramal, y para entonces ambas tenían su propia estación terminal sobre la calle Salta, cerca de donde actualmente se encuentra la Enet Nº 1. Con el tiempo se fueron incorporando más empresas como la del Expreso Panamericano que también tenía una especie de tinglado donde guardaban las unidades y les hacían mantenimiento, y desde donde partían hacia otras provincias aledañas.A raíz de esto y de la creciente incorporación de otras empresas de transporte, el gobierno de Felipe Arias resolvió que los colectivos ya no podían hacer ascender y descender pasajeros en la calle, por lo que decidieron buscar un predio para ubicar una terminal de ómnibus provincial, a fin de concentrar las salidas y los arribos en un solo lugar y en una estación tal como sucedía en la mayoría de las provincias del país.En ese entonces decidieron ubicarla en un baldío en el que se instalaban los circos que llegaban a la provincia (donde se encuentra actualmente), ya que era una explanada libre que se encontraba desocupada y en el ingreso a la ciudad, puesto que por entonces la bajada de Moreno era el único acceso a San Salvador de Jujuy.Mientras se construía la terminal de ómnibus en Perico se estaba trabajando en la instalación del Aeropuerto el Cadillal, el cual fue inaugurado en 1967 y que ayudó a fortalecer ampliamente las vías de comunicación, que sumado a la nueva terminal, de apoco comenzaban a desplazar al ferrocarril.Finalizada la obra de construcción, la flamante estación terminal de ómnibus de Jujuy fue inaugurada el 23 de agosto de 1969 en el marco de la recordación del "Exodo Jujeño", con la presencia del gobernador Arias y la primera dama que para entonces era María Emilia Green de Onganía, quienes realizaron el corte de cinta con posterior bendición del obispo diocesano Monseñor Medina. Según lo describen los diarios de la época, fue un acontecimiento muy importante para la provincia, tal es así que el acto inaugural fue multitudinario debido a la notable presencia de los vecinos.En esa época, la terminal además de ser un edificio nuevo contaba con diez locales para boleterías, cinco años para hombres y cinco baños para mujeres, cinco quioscos y una estafeta para el correo, un buffet, teléfono público, además de espacios verdes en el interior y exterior. En la planta alta existía con un salón comedor y una confitería, una casilla de informaciones y un sistema de altavoces para anunciar la partida y llegada de ómnibus; también habían oficinas para la policía y enfermería. Era un predio amplio que recibía pocas unidades de colectivos pero suficientes para la demanda del momento.

Coment� la nota