Con un acto masivo se homenajeó a Atilio López, muerto por la triple A

Con un acto masivo se homenajeó a Atilio López, muerto por la triple A

El homenaje al exvicegobernador víctima de los paramilitares, reunió un numeroso marco de público y variada dirigencia del peronismo y del kirchnerismo cordobés. Pese a haber integrado un gobierno PJ, no hubo representantes de la administración provincial.

Sin presencia del delasotismo, ayer se realizó un acto en homenaje al dirigente gremial y exvicegobernador de Córdoba, Atilio “el Negro” López, de cuyo asesinato a manos de la «Triple A» hoy se cumplen 40 años. El acto se realizó en la esquina de Vélez Sársfield y bulevar San Juan y fue organizado por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, a cargo de Martín Fresneda, y por agrupaciones del kirchnersimo cordobés.

La actividad de ayer se enmarca en la semana de homenaje a López, quien fue secretario general de la CGT Córdoba, titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y llegó a vicegobernador en la fórmula que encabezó el peronista Ricardo Obregón Cano. Obregón Cano había sido derrocado por un golpe de Estado policial, conocido como «Navarrazo», en febrero de 1974.

Atilio Hipólito López fue asesinado por la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) de 130 balazos el 16 de setiembre de 1974, en un crimen político que preanunció el terrorismo de Estado que la dictadura cívico-militar iba a instaurar a partir del golpe del 24 de marzo de 1976.

El asesinato se produjo en Capilla del Señor, provincia de Buenos Aires, en el marco de un viaje del entonces vicegobernador a Capital Federal.

Presencias y ausencias

Uno de los oradores del acto fue el hijo de López,  el médico Atilio Eduardo, quien agradeció a la presidenta Cristina de Kirchner y a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Fresneda y Edgardo Depetris, del Frente Transversal, también dieron discursos ponderando la figura del dirigente.

En el escenario principal estuvieron presentes junto a Fresneda el intendente de Córdoba, Ramón Mestre; el vice Marcelo Cossar; el rector de la UNC, Francisco Tamarit; los diputados nacionales Nora Bedano, Ernesto Bernabey y Martín Gill, y el intendente de Villa María, Eduardo Accastello. También hubo referentes de organizaciones K como Ricardo Vissani (Movimiento Evita), Gabriela Estévez (La Cámpora), José Bianchi (Kolina) y Miguel Apontes (Descamisados). 

Del mundo gremial se vio a Alfredo Peñaloza, de la UTA que encabezó Atilio López antes de ser vicegobernador; a Mauricio Saillén, del gremio de los recolectores (Surrbac) y titular de la CGT Regional Córdoba, y al recientemente electo secretario general del gremio de Judiciales, Federico Cortelleti. Como única presencia del Gobierno provincial, el Ministerio de Trabajo, a cargo del sindicalista “canillita” Adrián Brito, envió una ofrenda floral.

Tambien estuvieron los dirigentes de Derechos Humanos, Luis “Vitín” Baronetto; Emilia D’Andra, de Familiares de Presos Políticos; la titular del Archivo de la Memoria, Ludmila Catela; los legisladores provinciales José Luis de Lucca y Marta Juárez, entre otros.

Tras los discursos, se descubrió, en nombre de la presidenta Cristina de Kirchner, un busto de Atilio López en la esquina del acto. Otra placa ha sido rubricada por la Municipalidad de Córdoba, por parte del intendente Mestre.

Paola Bernal y el Dúo Coplanacu abrieron y cerraron, respectivamente, el acto, que convocó a un importante número de personas.

Comentá la nota