Yerba Buena apuesta fuerte por un nuevo modelo de gestión de residuos

Yerba Buena apuesta fuerte por un nuevo modelo de gestión de residuos

El intendente Mariano Campero jugó sus fichas a la estatización del servicio para brindar respuesta a uno de los principales problemas de la Ciudad Jardín. Este viernes presentará los 12 camiones recientemente adquiridos para afrontar el desafío.

Este viernes, el intendente Mariano Campero jugará todas sus fichas por un nuevo modelo de gestión de residuos en Yerba Buena. Será durante la presentación de los 12 camiones 0 kilómetro que el municipio adquirió recientemente para tomar a cargo las tareas que durante 15 años efectuó una empresa privada. El acto comenzará a las 10.30 en la Casa de la Cultura (Higueritas 1850) y contará con la presencia del jefe comunal y de su gabinete, que se aprestan a tomar un camino alternativo en lo que refiere a la gestión de Residuos Sólidos Urbanos (RSU).

Tras barajar varias opciones, Campero decidió patear el tablero en mayo de este año al proponer la municipalización de la recolección de residuos, actividad que estuvo a cargo desde 2003 de la empresa Servicios y Construcciones La Banda, propiedad del empresario Mario Delfor Criado.  A continuación, se abrió una licitación pública para la compra de 12 camiones, que finalmente fueron adquiridos por un valor total de $36.815.000 a la firma Rolcar SRL. Según informaron funcionarios del gabinete de Campero, esa cifra se abonará en 16 cuotas por un valor inferior al que todos los meses se paga por los distintos conceptos que abarca el servicio desde la recolección hasta la disposición final. 

Los datos obtenidos indican que, mensualmente, Yerba Buena abona $2,4 millones mensuales a la empresa de Criado en concepto de recolección y traslado hacia la planta de transferencia de residuos sólidos urbanos de San Felipe. Además de ese monto, el municipio destina aproximadamente $1 millón para el alquiler de camiones que se encargan de la recolección del verde y $1 millón más para la disposición final en Overo Pozo. En total, suman $4,4 millones, un valor superior al monto de la cuota que se pagará por los camiones que realizarán las tareas y capitalizarán el parque automotor. 

"Mañana será el corolario de una serie de acciones que venimos realizando desde el inicio de la gestión para dotar de equipamiento, maquinarias y tecnología al municipio", sostuvo Hernán Macedo, secretario de Servicios Públicos municipal, quien detalló que a flota estará conformada por 8 camiones compactadores, 2 camiones para recolectar residuos verdes y 2 con cajas volcadoras. 

El funcionario destacó que el contrato de concesión con la empresa de Criado fue "heredado" de la gestión de Daniel Toledo (PJ) y, a continuación enumeró una serie de irregularidades en la prestación del servicio que daban lugar a quejas recurrentes por parte de los vecinos. "Se trataba de un servicio mixto entre la Municipalidad y la empresa concesionaria, lo cual generaba confusión al momento de deslindar responsabilidades sobre la prestación. Por otro lado, eran muy pocas horas de servicio, de manera que por muchos lugares los camiones ni siquiera pasaban", detalló Macedo en diálogo con eltucumano. 

Las expectativas están puestas ahora en que la cantidad de horas de recolección se dupliquen y que el servicio municipal sea más económico y eficiente. También, desde la gestión apuntan a jerarquizar el trabajo de los municipales que se desempeñarán la tarea, con actividades de formación y hasta nuevos uniformes. "Cuando asumimos no había absolutamente nada, era tierra arrasada. No había oficinas en condiciones, mucho menos computadoras ni elementos de trabajo", recordó Macedo y agregó que "el objetivo es jerarquizar el trabajo de los municipales, dotarlos de recursos para otorgarles la posibilidad de gestionar su propia ciudad y hacerlos partícipes del cambio que estamos generando". 

Apuesta por la separación

La municipalización de la recolección de residuos también traerá aparejada una fuerte apuesta por la separación de residuos en origen, que serán retirados en días y horarios especiales. De esta manera, se reducirá la cantidad de basura que Yerba Buena envía a la planta de San Felipe, reduciendo los costos. 

"Desde que asumimos, triplicamos la cantidad de basura que enviamos al relleno sanitario: de 900 toneladas mensuales pasamos a 3.100. Este dato tiene dos lecturas: por un lado, la ciudad está más limpia y terminamos con muchos basurales a cielo abierto; por otro lado, es un llamado de atención a la cantidad de desperdicios que producimos a diario. Quizá no todos lo saben, pero el municipio debe pagar por cada kilo de basura que envía al relleno sanitario. Por eso, es importante generar una cultura basada en reducir, reutilizar y reciclar aquello que consumimos", sostuvo Macedo. 

En esta línea, el foco estará puesto en los comercios (bares y restaurantes, entre otros) que, por ser grandes generadores de residuos, tienen también mayor responsabilidad con la comunidad . "Los propietarios que adhieran al servicio de recolección diferenciada gozarán de beneficios tributarios", anticipó el funcionario de Cambiemos.    

Por otro lado, indicó que con los residuos verdes que se están retirando actualmente de los domicilios pasan por una máquina chipeadora -recientemente adquirida también- para producir luego fertilizante líquido y orgánico que se ofrecen de manera gratuita en los canjes ecológicos que se realizan periódicamente y en el vivero municipal, generando un auténtico círculo virtuoso. 

Comentá la nota