Volvió la luz, pero se encendieron los estatales

Los gremios públicos ya quieren discutir subas salariales, con pedidos del 20 al 30%. El Gobierno pide calma e insiste con el 8,8%.

El año 2010 todavía no terminó de despuntar, y los gremios estatales ya volvieron a la carga. Según se lo anticiparon a Día a Día los dirigentes de los principales sindicatos públicos, ya le han solicitado a la Provincia la apertura de la Mesa de Negociación para discutir la pauta salarial de este año, o al menos la del primer semestre. Desde el Gobierno, por ahora, piden prudencia y más tiempo. Así las cosas, todo indica que de no haber acuerdos en el corto plazo, los cordobeses volveremos a padecer en carne propia las consecuencias de una disputa que ya parece eterna.

De acuerdo a lo señalado por los referentes del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC) y la Asociación de Empleados del Poder Judicial (AGEPJ), el pedido de recomposición salarial para 2010 parte de un piso del 20 por ciento, hasta un techo del 30, aunque se muestran dispuestos a aceptar aumentos desdoblados.

No obstante ello, y debido al fuerte descontento de sus bases luego de un 2009 que dejó "gusto a poco", el reclamo de los gremios establece, de movida, plazos perentorios para que la administración de Juan Schiaretti libere la billetera y recomponga los sueldos públicos.

Por caso, el gremio docente ya está condicionando el inicio del ciclo lectivo 2010 a que se otorgue en febrero algún tipo de incremento. Por su parte, los agentes de la Administración General y los empleados judiciales anunciaron que la próxima semana comenzarán a realizar asambleas informativas para ir "calentando el ambiente". Y si no hay respuestas pronto, la amenaza de cortes en los servicios más básicos (hospitales, oficinas públicas, despachos judiciales) está latente, tal como sucedió en los últimos meses de 2009.

Desde el Gobierno, los funcionarios encargados de discutir con los sindicatos son conscientes de esta premura con la que arrancan las negociaciones, pero piden más tiempo. Es que aunque reconocen que la situación económica de la Provincia es mejor que la del año pasado –merced a los acuerdos por la deuda y el déficit de la Caja de Jubilaciones ya firmados con el Gobierno nacional–, las cuentas fiscales todavía son deficitarias, lo que los obliga a seguir siendo conservadores en materia de gastos.

En función de ello, los funcionarios schiarettistas recuerdan que la pauta de incremento salarial planteada en el Presupuesto 2010 es del 8,8 por ciento, un nivel de ajuste muy por debajo de la inflación esperada para este año. Contra ello, los gremios piensan esgrimir el denominado "Índice Moyano", que reniega de las cifras oficiales del Indec y que, en cambio, toma como referencia las variaciones de precios en los supermercados, indicador que el año pasado rondó el 20 por ciento.

Sep. El índice Moyano

El titular del gremio de los trabajadores estatales, José Pihen, aseguró que la fecha "fatal" para comenzar a discutir "en serio" con el Gobierno el aumento salarial es el próximo viernes 19, día en que cierra la liquidación de haberes correspondiente a febrero. Según lo acordado por el SEP y la Provincia, la negociación por el incremento de este año debió haberse iniciado el 1º de febrero.

Pihen remarcó que el objetivo de "mínima" es "alcanzar el índice Moyano", es decir compensar la suba de precios registrada en los supermercados. De esta forma, aclaró que la suba presupuestada por el Gobierno es insuficiente para todo el año.

Pihen defendió el rol que tuvo el gremio en la última negociación salarial con el Gobierno: "Hemos tenido hitos en la lucha, como el cierre de los turneros, que ha sido una medida muy dura", remarcó.

Sobre el filo del año pasado, SEP y la Provincia acordaron una suma "extraordinaria" de 350 pesos por única vez. Desde enero, 100 pesos se blanquearon, por lo que la cifra final en el bolsillo se achicó a 76 pesos. "El gremio considera que en 2010 hay que recuperar el poder adquisitivo del salario, no recomponer: son dos conceptos distintos". En coincidencia, el núcleo duro del SEP, integrado por delegados del Polo Sanitario, reclama que "en 2010 se dé la recuperación que nunca se logró, porque en 2008 y 2009 fue insuficiente", dijo Hugo Jiménez (del San Roque).

UEPC. Las clases, en duda

El gremio docente ya le elevó al titular de Educación, Walter Grahovac, un petitorio con cuatro puntos para discutir, en el que sobresale el tema salarial. "El año pasado el conflicto salarial no se cerró. Solo hubo un impasse por las vacaciones. Vamos a ratificar ahora la demanda de 2009, pidiendo además un incremento específico para 2010", señaló Oscar Ruibal, directivo de la UEPC, al tiempo que adelantó que plantearán establecer un mecanismo de discusión que garantice que la inflación no erosione el salario docente. El gremio se mostró dispuesto a negociar cada seis meses, tal como planteó Grahovac, "siempre y cuando el Gobierno cumpla con ambas etapas de discusión". En ese sentido, Ruibal planteó que "tiene que haber sí o sí" un aumento salarial antes del inicio del ciclo lectivo, deslizando la posibilidad de que las clases no comiencen si no hay un acuerdo inmediato. Aunque prefirió no adelantar la expectativa de aumento, Ruibal señaló en el marco de la paritaria nacional, la Ctera ya pidió una recomposición del 20 al 25%. "Y eso, sin dudas, es una referencia para nosotros", sostuvo el dirigente. Desde la oposición gremial (con fuerte presencia en los colegios de Córdoba capital), Miriam Sosa, de la lista Fucsia, reclamó una suba "inmediata" de entre 400 y 500 pesos. "Si no conseguimos ese monto, no deberíamos volver a las aulas", entendió Sosa. En toda la provincia hay 63 mil docentes públicos y privados.

Protesta jurídica

Los empleados del Poder Judicial también comenzaron a presionar para lograr un incremento salarial en el corto plazo. La semana pasada tuvieron la primera audiencia con la titular del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Mercedes Blanc de Arabel, a quien le plantearon establecer negociaciones paritarias y apurar un aumento para los 4.200 trabajadores del sector. "Queremos un aumento retroactivo al 1º de enero que esté en sintonía con lo que piden los otros sindicatos, en torno al 20 ó 30%", explicó Irina Santesteban, titular de la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial (AGEPJ), recordando que el año pasado se tuvieron que conformar con un aumento por debajo de la inflación.

Además, reclamarán que se aplique un mecanismo de "porcentualidad" entre los salarios de los vocales del TSJ y las distintas categorías del escalafón. Mientras avanza la discusión, a partir de mañana el gremio comenzará a realizar asambleas informativas en las distintas sedes judiciales, acciones que sin dudas resentirán la atención al público.

Suoem va por más

La conducción del Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (Suoem), que lidera Rubén Daniele, presentará en los próximos días un aumento en los salarios, de acuerdo con los indicadores inflaciones del último trimestre de 2009. Pese a que recibieron un aumento en sus sueldos en diciembre, van por una reajuste que llegue a todas las categorías. Aún no pusieron porcentaje al pedido.

Comentá la nota