Vecinos reiteran pedido para que finalicen obra hídrica

Vecinos reiteran pedido para que finalicen obra hídrica

A metros de la costanera Sur, crece la preocupación de habitantes del Caridi y reclaman acelerar los plazos para restaurar definitivamente el desagüe subterráneo. Hay alerta por casas rajadas e invasión de ratas. 

Líquido tóxico en el Independencia. Un líquido tóxico comenzó a correr ayer en una zanja de Paysandú y Antártida Argentina. Una perra cayó en el lugar y debió ser sacrificada por las graves lesiones que sufrió. Hubo una importante preocupación vecinal por la situación y pidieron explicaciones por lo sucedido.1

Habitantes del barrio Caridi, a pocos metros de la costanera Sur, insisten con la necesidad de que avancen y puedan culminar las obras hídricas que se desarrollan allí desde hace varios meses. Se trata del pluvial que pasa por debajo de la avenida Jorge Romero, que colapsó después de una fuerte lluvia en diciembre de 2016.

En esa zona los trabajos avanzan, aunque los vecinos reclaman mayor celeridad. Las tareas de reconstrucción del pluvial se iniciaron en noviembre del año pasado, con un plazo de 180 días. De esta manera, continúan realizando movimiento de suelo y prevén la colocación de nuevos tubos que suplanten al ducto principal dañado. 

El tránsito vehicular se encuentra allí cortado desde hace tiempo, a pocos metros de la rotonda de Andresito, donde culmina la costanera Juan Pablo II. Además, el paso de los peatones resulta dificultoso por los pozos que existen alrededor y en el mismo sector de la obra propiamente dicha. 

En diálogo con El Litoral, uno de los vecinos comentó que “se está trabajando pero la verdad es que necesitamos que avancen todos los días, porque esto no se aguanta más”, expresó.

Es que, según señalaron habitantes de ese sector de la ciudad, temen que nuevas lluvias vuelvan a complicar el desarrollo de los arreglos y haya un retroceso en la obra. “Cada vez que llueve nos inundamos, se llena todo de agua e ingresa hasta nuestras casas”, contaron.

Además, hay varias viviendas a escasos metros del cráter que sufrieron hace tiempo ya algunas rajaduras, y sus propietarios temen que los daños estructurales avancen en caso de que la reparación siga demorándose. La invasión de ratas en el lugar es otra de las cuestiones que genera alerta.

El pluvial de la avenida Romero se rompió a fines de 2016, pero tuvo luego varios otros socavamientos, como el de abril de 2017. Además, se iniciaron varios períodos de obras; el último a partir de que el Municipio adquirió nuevos caños anticorrosión, que permitirán evitar el deterioro en caso de que circulen por allí líquidos cloacales

Coment� la nota