Los varones riojanos son los que menos ayudan en tareas del hogar

Los varones riojanos son los que menos ayudan en tareas del hogar

El INDEC ya presentó los resultados finales de la Primera Encuesta Nacional sobre Trabajo No Remunerado y Uso del Tiempo. Según los números registrados, a nivel país el varón riojano es el que menos aportan en las tareas domésticas y apoyo escolar de sus hijos. Tierra del Fuego registra mayor igualdad de género dentro del hogar.

La encuesta tiene como objetivo cuantificar la magnitud del trabajo no remunerado (tareas domésticas en el propio hogar, cuidado de miembros del hogar, voluntariado y ayuda a otros hogares) que la población de 18 años y más realiza fuera del mercado. De esta manera, también se busca cuantificar las desigualdades de género en el tiempo dedicado al trabajo no remunerado doméstico y de cuidados al interior de los hogares.

El tiempo de trabajo doméstico no remunerado es medido en horas trabajadas en el día anterior a la entrevista, mientras que el tiempo de trabajo voluntario es medido en horas trabajadas durante la semana anterior a la entrevista. Los datos presentados se refieren a 26.464.831 personas de 18 años y más de edad, residentes en hogares particulares de localidades de 2.000 o más habitantes de todo el territorio nacional.

El trabajo doméstico no remunerado comprende todas las actividades no remuneradas realizadas para prestar servicios para uso final propio en el hogar. En la presentación participaron la directora del Instituto, Ana María Edwin junto a la presidenta de la Comisión para el Trabajo con Igualdad de Oportunidades (CTIO), Olga Hammar y la presidenta del Consejo Nacional de las Mujeres, Mariana Agustina Gras Buscetto.

Hammar sostuvo que “el patriarcado marcó una línea histórica en nuestra sociedad. Durante siglos el espacio de las mujeres era estar en las casas sin reconocimiento del trabajo doméstico. Es importante convencer a la población de que sea considerado trabajo y que sea registrado”. Gras Buscetto dijo que “esta herramienta nos será fundamental para saber qué pasa, cómo se distribuyen las tareas, si esa igualdad tiene que ver con un sector social, si hay diferencias regionales, entre otras”.

 PRINCIPALES RESULTADOS

Los resultados indican que el 74,2 por ciento de la población de 18 años y más, realiza trabajo doméstico no remunerado. Algunas personas realizan más de una de las actividades que componen el Trabajo Doméstico No Remunerado, por lo que el 69,4 por ciento de las personas declaran realizar quehaceres domésticos, 24,3 por ciento realizan trabajo de cuidados y 13,5 por ciento dan apoyo escolar a miembros del hogar.

En todas estas actividades, tanto en participación como en intensidad del trabajo doméstico, se observa un claro predominio femenino.

Al considerar el total del tiempo que la sociedad invierte en el Trabajo Doméstico No Remunerado, se observa que las mujeres dedican en promedio 2,5 horas diarias más que los hombres en estas actividades.

Esta desigual distribución por sexo evidencia la persistencia de modelos culturales y estereotipos de género que le asignan a la mujer un rol predominante en el trabajo doméstico. Del total del tiempo aplicado al trabajo doméstico no remunerado el 76 por ciento corresponde a las mujeres y 24 por ciento a los varones.

Las mujeres de 30 a 59 años presentan la mayor tasa de participación y mayor dedicación de tiempo al trabajo doméstico no remunerado. La mayor brecha de participación entre mujeres y varones se registra en el tramo de edad de 18 a 29 años, siendo los varones de este tramo etario quienes menos participan en el trabajo doméstico. La menor brecha se encuentra entre los mayores de 60 años de edad.

Al considerar la situación conyugal de la población, se observa que son las mujeres que viven en pareja (casadas o unidas) quienes destinan mayor cantidad de horas diarias al trabajo doméstico no remunerado. Asimismo es en estas categorías donde se registra la mayor brecha entre hombres y mujeres.

Cabe mencionar el diferente comportamiento que tienen hombres y mujeres separados y divorciados respecto al trabajo domestico, mientras entre los varones separados y divorciados aumenta la participación, disminuye para las mujeres separadas y divorciadas en comparación con las mujeres unidas o casadas.

Las mayores tasas de participación y mayor tiempo de dedicación se observa entre las mujeres que residen en hogares con menores de 6 años. Tanto en hombres como en mujeres, la presencia de menores incrementa el tiempo de trabajo doméstico, en 1,6 horas para los hombres y 4,3 horas para las mujeres. Por otro lado, la presencia de mayores de 64 años, disminuye la carga de trabajo doméstico para ambos sexos.

TRABAJO VOLUNTARIO

El 9,8 por ciento de la población de 18 años y más, declara haber realizado trabajo voluntario durante la semana de referencia. Participan en esta actividad el 7,4 por ciento de los hombres y 12 por ciento de las mujeres.

En relación a las actividades que componen el trabajo voluntario se observa que el 6,8 por ciento de las personas realizaron actividades de apoyo a otros hogares y un 3,7 por ciento realizó otras formas de trabajo voluntario, como por ejemplo, actividades filantrópicas o de beneficencia, actividades en organizaciones barriales, sociales o deportivas, organizaciones gremiales o sindicales, militancia política o trabajo social gratuito en una organización religiosa o laica.

Entre la población de 60 años y más se registra la tasa de participación más elevada alcanzando el 11,2 por ciento y el mayor tiempo dedicado al trabajo voluntario con 9 horas semanales. Asimismo, la tasa de participación en el trabajo voluntario se incrementa a medida que aumenta el nivel educativo de la población.

Entre quienes realizan trabajo voluntario no directo, el 65 por ciento lo realiza a través de una organización, siendo las organizaciones religiosas el sector más importante.

RIOJANOS EN TAREAS DOMÉSTICAS

Para el presente estudio, el trabajo doméstico comprende los quehaceres domésticos (limpieza de casa, aseo y arreglo de ropa; preparación y cocción de alimentos, compras para el hogar; reparación y mantenimiento de bienes de uso doméstico) y las actividades de cuidado de niños, enfermos o adultos mayores miembros del hogar. Asimismo, incluye las actividades dedicadas al apoyo escolar y/o de aprendizaje a miembros del hogar.

En La Rioja, los varones registraron una tasa de participación del 47,8 a diferencia del 86,7 de las mujeres, mientras que el tiempo promedio fue el de 2,3 en el caso de los varones y de 4,3 en las mujeres. Estos números están entre los más bajos del país teniendo en cuenta que en Tierra del Fuego el tiempo promedio en el caso de la mujer es del 8,1 y en el de los varones es del 4,6.

En cuanto a los quehaceres domésticos los varones riojanos registraron un 41,7 de tasa de participación frente a un 84,6 en el caso de las mujeres. El tiempo promedio en el caso de los hombres fue de 1,8 y el de las mujeres de 2,6. Esto dio como resultado un total de 2,4 de tiempo promedio, la cifra más baja del país.

En referencia al tiempo dedicado al apoyo escolar, los riojanos registraron la más baja participación con un tiempo promedio de 1,4 para ellos, una cifra que comparten con Misiones y San Juan, frente al 1,9 de las riojanas.

Las cifras referidas al cuidado de personas arrojan una tasa de participación de 13,7 y un 2,1 tiempo promedio en el caso de los varones riojanos, los números más bajos del país, y un 32,4 de tasa de participación en el caso de las mujeres y 3,3 el tiempo promedio.

El total de estas cifras en cuanto a los quehaceres domésticos, apoyo escolar y cuidado de personas, ubican a La Rioja en el último puesto con un total de 2,5.

Entre los datos de La Rioja que registran mayor diferencia entre hombres y mujeres, según sexo y hasta 34 horas semanales de trabajo remunerado, los varones tienen un 48,5 de tasa de participación, la cifra más baja en el país, mientras que las riojanas tienen un 91,1. Cuando las horas de trabajo remunerado semanales son entre 35 y 45, la tasa de participación en hombres se mantiene en 49,5 y la de las mujeres desciende a 88,2.

SEGÚN LAS EDADES

Los varones de entre 18 y 29 años, el 52 por ciento participa de las tareas domésticas a nivel nacional pero en La Rioja el número desciende a 39,0 en el caso de ellos y asciende a 81,1 en el caso de las chicas. Si se habla de grupos de edad entre 30 y 59 años, La Rioja arrojó que el 52,2 de los varones participa en trabajos domésticos mientras que en las mujeres el número asciende a 92,8.

Entre los más jóvenes los varones riojanos demuestran bajos números de tiempo promedio que destinan a trabajos domésticos, los varones entre 18 y 19 años registran un 2,1 y 2,5 cuando la edad es de 30 a 59 años. En el caso de las mujeres de 18 a 29 el tiempo promedio es de 4,4 y de 30 a 59 años, es de 4,6.

Coment� la nota