Se tiran 400 toneladas de comida por día e impulsan ley para poder donarla

Se tiran 400 toneladas de comida por día e impulsan ley para poder donarla

Al mismo tiempo que el 30% de la población no accede a una alimentación adecuada, en la Argentina se tira a la basura un kilo de comida diario por habitante.

En la Argentina, uno de los principales exportadores mundiales de alimentos, 16 millones de toneladas de comida se tiran cada año a la basura, según datos de FAO y del Ministerio de Agroindustria. Esto equivale a un kilo por día y por habitante, mientras un 30% de la población está bajo la línea de pobreza y tiene serias dificultades para alimentarse.

De acuerdo con información de Agroindustria, un 13% de la producción local de alimentos se tira sin llegar a ser comercializada. Y el desperdicio sigue a lo largo de la cadena de transporte, almacenamiento, venta, y consumo, por malas prácticas y hábitos. Lo que más se desecha son vegetales, en todos los niveles sociales.

Para combatir este doble problema, el del hambre y el de la contaminación provocada por el desperdicio de alimentos, distintos sectores como ONGs, empresas y organizaciones profesionales, impulsan la sanción definitiva de la Ley Donal, que regula la donación de alimentos aptos para el consumo, pero que por tener fecha cercana al vencimiento o defectos en su presentación, no pueden ser comercializados.

La iniciativa fue sancionada en 2004 y promulgada parcialmente en diciembre de ese año, pero nunca tuvo plena aplicación ya que uno de sus artículos, que limitaba la responsabilidad de los donantes al momento de la donación, fue vetado.

Este año, la ley fue retomada y se está discutiendo la reincorporación del artículo vetado, para que los donantes sólo tengan responsabilidad en el caso de probarse dolo o culpa. "La reincorporación de este artículo es fundamental para que más empresas se animen a donar, ya que además prevé incentivos fiscales para quienes lo hagan", destacó Natascha Hinsch, directora de la Red de Bancos de Alimentos, integrada por unas 20 entidades que se ocupan de recolectar y distribuir esas donaciones en todo el país.

La iniciativa también dispone la posibilidad de contar con una doble rotulación de los alimentos, que extiende su plazo de vigencia para que puedan ser donados.

"Es importante aclarar que en ningún caso se trata de productos en mal estado o vencidos, y son completamente seguros para el consumo humano. Incentivando su donación, evitamos que se conviertan en desperdicios", sostuvo Hinsch.

Ayer mismo se desarrolló una jornada titulada "Pérdida y Desperdicio de Alimentos, un Desafío Global que nos Compromete a Todos", con la presencia de la vicepresidenta Gabriela Michetti y representantes del MInisterio de Producción, entre ellos el secretario de Comercio, Miguel Braun, y el director nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño, en donde se convalidó la intención oficial de que sea modificada la ley en el Senado.

En tanto, distintas iniciativas de pequeños comercios, restaurantes, comedores de escuelas y agrupaciones de vecinos solidarios, están impulsando pequeñas acciones para evitar el desperdicio de comida.

Como parte de la campaña nacional "Los Alimentos no se Tiran", verdulerías de la ciudad de Rosario crearon sus propios "outlets de frutas y verduras" a un precio menor. Cuentan con un espacio señalizado con un precio inferior al habitual.

Otro tanto ocurre con panaderías que venden el pan del día anterior a mitad de precio o directamente lo donan, y restaurantes y empresas de catering que ofrecen viandas a personas en situación de calle.

Coment� la nota