“La Señora 5” y Santa Cruz, rehenes de la corrupción kirchnerista

“La Señora 5” y Santa Cruz, rehenes de la corrupción kirchnerista

 En nuestra provincia, el triunfo de Scioli se explica en el voto en defensa propia que hicieron gran parte de los empelados públicos a los que le caló hondo la campaña del miedo y quienes están vinculados de una u otra manera al sistema prebendario que desplegó el kirchnerismo en estos 12 años. 

Lo peor que le puede pasar a Santa Cruz es tener que vivir con lo que le corresponde, algo que “La señora 5” no sabe manejar. La culpa, entonces no será del gobierno nacional electo, será de quienes vivieron pegándole al barco bajo la línea de flotación, pensando que jamás se hundiría. Ahora al barco le entra agua y zozobra; arriba, también están ellos, los que lo condujeron. (Por Rubén Lasagno)

La ola de miedo desplegada por el kirchnerismo en la provincia, tenía un objetivo claro: que votaran a Scioli. Finalmente Scioli ganó en esta provincia y si uno mira la composición del mapa eleccionario, ganó debido a dos fenómenos claves: el empleado publico a quien le dijeron que si ganaba Macri no iban a cobrar los sueldos y a quienes tienen puestos sus intereses dentro del sistema corrupto que esparció el krichnerismo, trayendo a Santa Cruz un canal de dinero que excepto lo que se destinaba para cubrir el enorme déficit mensual en salarios y el de las Cajas, el resto de los fondos se perdían en los bolsillos de los amigos constructores, de los ñoquis, de los punteros y de funcionarios que se horrorizaban ante el cambio, porque el cambio significaba dejar de vivir del Estado.

Está claro que el panorama de gobierno de Alicia Kirchner “La señora 5” ahora es otro, diametralmente opuesto al que concibieron con Scioli ganador. La Ministra hoy ya tiene que limpiar su escritorio y entregarle a su sucesor el Ministerio nacional, reducto K que le sirvió al gobierno para dilapidar a su antojo miles de millones de pesos, manejados con total arbitrariedad por la “Señora 5” en estos años que montó la salud paralela, los millonarios planes de asistencias fuera de todo control y la suma de decenas de camiones con todo tipo de electrodomésticos con cargo a Nación, que venían con destino al cooptamiento de votos de la clase menos pudiente en esta provincia.

Entonces, ahora sobrevendrá la realidad y la realidad es muy pesada de cara a lo que tiene la provincia, lo que debe y lo poco que recauda. Alicia, entonces, tendrá que aprender a “vivir con lo nuestro” y lo nuestro es tan poco, que lógicamente no alcanzará ni siquiera para pagar los magros sueldos que abona el estado provincial todos los meses. Pero ¿Qué dirá Alicia cada vez que no le alcance la plata? ¿Le echará la culpa a Macri?.

El gran elefante blanco que es hoy la provincia, donde se imprimen más de 75 mil recibos de haberes, es producto de las políticas K que hicieron de la administración pública, en todas sus formas, municipalidades, organismos públicos y administración Central, una agencia de empleos, donde la gente se choca, 6 o 7 comparten el mismo espacio, en el cual hay sillas llenas y escritorios vacíos, mucho mate, diarios, chusmeríos y producción cero. Municipios como el de Río Gallegos o Caleta Olivia que rondan los 6 mil empleados cada uno y es regla general en todas las localidades del interior, donde los más antiguos confiesan que no conocen al 30% de sus compañeros, admiten no “haberlos visto nunca”; que tienen en sus nóminas de pago a personas que no viven en la provincia, ñoquis de a cientos, igual que los tienen los Concejos Deliberantes de capital y del interior; una Cámara de Diputados donde otro 30% (o más) son ñoquis, con sueldos acomodados y que se jubilan por una Caja a la que pocos le aportan y muchos le cobran; los déficit de ambas Cajas (CSS/CPS) y seguiríamos nombrando eternamente los lugares que han usurpado (interviníendolas) y a los organismos que les han quitado funcionalidad debido al sobregiro de personal como Vialidad (nacional y provincial), Servicios Públicos Sociedad del Estado, ANSES, los Ministerios, IDUV, Fomicruz, etc; todo esto es culpa pura y exclusiva del FPV/kirchnerismo. Entonces ¿A qué tenerle miedo? ¿A la política de Macri o a las consecuencias que desatarán las mala política que aplicó el oficialismo en Santa Cruz, que no tendrá el aporte interminable de fondos que todo estos años bajaron desde Nación, sabiendo de antemano el desastre que se ocasionaría cuando ya no estuvieran en el poder?. El problema, es que el kirchnerismo, jamás consideró la posibilidad de salir del poder; y ese es el primer error de apreciación que tuvo la presidenta en estos años, que no supo leer la realidad, obnubilada por sus propias mentiras transformadas en relato.

¿Mi problema?, tu problema

“La señora 5”, entonces, ya no se ve tan favorecida con la gobernación como hasta hace dos días, cuando tenía la esperanza de que si ganaba Scioli, la fiesta iba a continuar; tal vez con algunos tropezones y encontronazos, pero en la seguridad de que Zanini, desde el entorno, iba a operar favorablemente en beneficio del FPV y manteniendo el caudal de fondos que han estado llegando mensualmente.

Por todo esto el problema no es de Macri, es de la gobernadora de Santa Cruz, quien ahora tendrá que “vivir con lo nuestro” y el déficit de 500 millones de pesos que necesita mensualmente la provincia es el resultado de 12 años donde el kirchnerismo disciplinó con la billetera a los intendentes y a gobernadores del clan y por ese motivo, Santa Cruz y la mayoría de las provincias, ha sido sumadas a esta dependencia que les ha quitado independencia y las sumieron en la pobreza.

En doce años el kirchnerismo fue incapaz de terminar una obra en Santa Cruz, de poner en marcha un anuncio y los mejores ejemplos de ellos son la megausina de Río Turbio, YCRT, zonas francas y las represas. Todos reductos para licuar miles de millones de pesos, pero ninguna de las obras fueron definidas, claras y utilizables por el ciudadano de Santa Cruz. Todo está a medio camino, a medio hacer, pero si uno investiga han costado varias veces su valor inicial. Y si algo no puede justificar el kirchnerismo es que no ha tenido tiempo para ejecutarlas. Lo que sucede es que todos estos emprendimientos se han usado como excusa para encubrir la corrupción y a los ladrones de turno, que han hecho inmejorables diferencias, entre ellos funcionarios, políticos, empleados, jerárquicos, empresarios y sindicatos.

Hasta la Victoria siempre

En el ABC del kirchnerismo sobrevive la contradicción permanente. Y claro está que de ahora en más en Santa Cruz van a aparecer las voces que invertirán los argumentos sin hacer una mínima autocrítica. De ellos, el que primero dio muestras de lo que vendrá a modo de justificaciones y lamentos, por parte de las voces del FPV que siempre pone afuera sus propias culpas, fue Alejandro Victoria cuyas opiniones sobre el futuro gobierno y la posición que tendrá Santa Cruz dentro del nuevo esquema político, transcribió un medio local donde dijo cosas como éstas:

“Creo que es parte de lo que uno viene diciendo desde antes del 25 de octubre, que los santacruceños, cualquiera fuera el resultado, tenemos que estar unidos por lo que va a pasar en la provincia a partir del 10 de diciembre. Hoy más que nunca tenemos que estar juntos porque tenemos un Gobierno nacional contrario”

Alejandro Victoria monta una tragedia griega sin necesidad, porque el hecho de que asuma Macri el 10 de diciembre no tiene porqué desunir a la provincia y son muy desatinadas las apreciaciones que hace al decir que “tenemos que estar juntos porque tenemos un gobierno nacional contrario”. ¿Contrario a qué o a quién?. Me parece que el diputado confunde lo que a él y al kirchnerismo le conviene y lo confunde con lo que desea el resto de la población que, evidentemente, no opina lo mismo. De hecho en Santa Cruz, provincia a la que no visitó Macri y donde no hay referentes de peso de “Cambiemos”, hizo una excelente elección y ganó en Río Gallegos; un dato para tener en cuenta.

Victoria dijo que esperaba que Macri no muestre “mezquindades” con Santa Cruz y “podamos trasmitirle al Gobierno nacional nuestras necesidades y tengan una mirada inclusiva. Que no pase lo que pasó en otras épocas”.

En parte es cierto lo que apuesta Victoria, solo que la palabra “mezquindad” más bien se trata de un “revisionismo” que podría hacer el gobierno nacional para ver que Santa Cruz por más de 10 años fue objeto del mayor presupuesto en obras públicas y no se han hecho ni la mitad y obtuvo los mejores beneficios económicos y no ha podido despuntar ni una industria y se ha perdido el campo. Pero se equivoca cuando dice “lo que pasó en otras épocas”, como si ésta época hubiera sido mejor para la provincia, siendo que el kirchnerismo no ha dejado absolutamente ningún beneficio para la población como no sea empleo público, ñoquis, jubilados de privilegios y obras supermillonarias, sin terminar.

“Ojalá que puedan seguir las obras como las represas y la zona franca” dijo y agregó “que se pueda discutir una nueva Ley de Coparticipación para que no seamos rehenes de un manejo discrecional” señaló.

Victoria parece que se despertó esta mañana de un sueño de 12 años. En primer lugar que de las represas y la zonas francas hay solo papeles, buenas intenciones y mucho dinero (al menos detrás de la obra de las represas) que ha pasado y caído en manos de vaya a saber quién, hasta ahora desconocido.

En cuanto a que “se pueda discutir una nueva ley de Coparticipación”, le recordamos a Victoria que como integrante del partido que se resistió durante 12 años a modificar la coparticipación de las provincias, no le asiste autoridad moral para pedirlo. Y precisamente si alguien ha sido rehén de un manejo discrecional de los fondos, ha sido Santa Cruz, estos 12 años, donde pasaron tres presidentes oriundos de aquí, quienes jamás se preocuparon por recomponer la Coparticipación.

“Estamos hablando de un Gobierno nacional que va a tener una mirada, tal vez distinta y nosotros estamos necesitando una suma de 500 millones de pesos para salarios y aguinaldos”, dijo Victoria reincidiendo en el sueño del cual despertó hace algunos minutos. ¿Recordará el diputado cuál es el génesis del déficit de Santa Cruz?. ¿Sabe Victoria que desde 1991 hasta hoy 2016 y por 4 años más (hasta el 2019) gobierna su signo político? ¿Quién generó el déficit de 500 millones de pesos? ¿O será que al kirchnerismo nunca le importó el déficit porque eran dueños de la máquina de hacer plata? ¿Tiene obligación, el gobierno que llegue, bancar la falta de administración de una provincia rica pero pobre?; entonces ¿Espera que el macrismo haga lo mismo y si no lo hace es el enemigo? ¿O será que el enemigo de Santa Cruz son los mismos que tenemos adentro, que por 12 años hicieron pomada la provincia?.

Finalmente, Victoria, recurriendo a una vieja fórmula ensayada en los discurso de Néstor, cuando recién asumía el gobierno a nivel nacional, dijo “Yo espero que no volvamos a ser el patio trasero de la patria”, como si alguna vez hubiéramos dejado de serlo o es que el kirchnerismo nos ha puesto en el balcón (tal vez metafóricamente hablando, por el abismo que se abre hoy bajo nuestros pies) y para cerrar, Victoria ensayó un sincericidio que lo acercó un poco más a la realidad al reflexionar “espero que el nuevo gobierno no tenga mezquindades y que nos permita reordenar lo que se hizo mal, porque la situación actual que tiene Santa Cruz es porque se hicieron mal las cosas”.

Bien (aplausos sostenido) para este diputado que terminó con la frase que debiera haber empezado la nota. Está claro que se hicieron mal las cosas en Santa Cruz, por lo tanto, antes de las reflexiones desubicadas que hizo al principio, tendría que haber analizado si a Santa Cruz le corresponde que la ayuden, por haber cometido mala praxis. Si acaso hay un reconocimiento explícito de que en la provincia se hicieron mal las cosas, se debe reconocer, también, que sus coautores están en la Casa Rosada y por lo tanto, unos como otros, los de aquí y los de allá, debieran asumir su responsabilidad y si existe delito, someterse a la justicia.

Tempestades y tinieblas

Hoy a la “Señora5” solo le queda vadear tempestades y atravesar tinieblas en el recorrido de 4 años que tiene por delante. Se terminaron las soberbias determinaciones que se tomaban en soledad, resguardando la abultada billetera, derrochando y guardando para la caja política (y algunos bolsillos) y derramando migajas para que la recolecten los necesitados. El camino que queda es de “capa caída”, de menos altanería y mayor “cocina casera”; se terminó el “menú Gourmet”. Es posible que Alicia deba recorrer el mismo derrotero que por años el kirchnerismo le hizo transitar a los gobernadores adeptos y les hizo padecer a los disidentes. Tendrá que ir a besarle el anillo a Macri y a pedirle por favor que la ayude a sostener el inconmensurable déficit que ellos mismos ayudaron a generar. ¿Y cómo le explicará que la provincia no tiene ni una sola fábrica, ni es autosustentable, ni posee una sola fuente de energía, a pesar de estar parada arriba del petróleo, el gas y el oro y haber tenido 12 años de presidentes ininterrumpidos?.

Probablemente en algunos días, salga la propia Alicia (como hoy lo hizo Victoria) a decir que espera que el gobierno de Macri piense que los recursos naturales son de las provincias y que las regalías por las mineras y las petroleras, deben modificarse. Son tan caraduras, que me animo a decir que no falta mucho para que olviden que el mismo kirchnerismo, trabó una y otra vez en la Cámara de Diputados de la provincia, cualquier aumento a las regalías mineras a percibir por el estado provincial y a desechar el derecho legal de participar en un porcentaje ante cada venta inmobiliaria que hacen las empresas transnacionales, de los recursos que legítimamente pertenecen a Santa Cruz. ¿Tendrá, “la Señora 5”, la cara suficiente para hacer un planteo de tal magnitud ante el nuevo gobierno nacional?.

Para terminar, hoy el kirchnerismo vive horas de gran desorientación, porque tras haber perdido el poder, también ha perdido argumentativamente como oposición. Sus dislates de 12 años en Santa Cruz, lo privan de acusar al macrismo de haber traído intranquilidad y desolación a la provincia, porque los que sembraron el germen y cuidaron la plantita de este absurdo, fueron ellos mismos.

¡Ah!, me olvidaba, si al lector le intriga saber por qué llamo a Alicia Kirchner “La señora 5”, es simplemente porque la nueva gobernadora tiene pendiente de rendición, tanto financiera como moralmente, los 5 millones que le dio a la fundación trucha de Fernando Cotillo “Pensar Santa Cruz”, con el objeto de derivarla en equipos al hospital de Pico Truncado, que nunca llegaron y hasta el momento, esa millonaria suma se perdió en el triángulo de las Bermudas (¿O del Frente para la Victoria?). (Agencia OPI Santa Cruz)

Coment� la nota