En Santo Pipó reclaman cierre del basural a cielo abierto

En Santo Pipó reclaman cierre del basural a cielo abierto

En plena cuarentena por la epidemia del dengue y la pandemia por el Covid-19, donde la higiene es más que necesaria, las familias que habitan el barrio Apepú, de la localidad de Santo Pipó, conviven con un basural a cielo abierto que las contamina.

Reclamaron de todas las maneras posibles sin obtener respuestas, y atendiendo ese reclamo, por medio de un Proyecto de Comunicación, el diputado del Partido Agrario y Social, Martín Sereno, solicita al Poder Ejecutivo Provincial, que realice las gestiones necesarias con el objetivo de cerrar ese basura.

En la provincia existe sobrada reglamentación que prohíbe los basurales a cielo abierto, y más aún sobre el resguardo de la salud de los misioneros.

Sin embargo, en este caso no sólo existe un basurero a la intemperie, sino que se encuentra en un barrio integrado por más de mil vecinos y vecinas que padecen enfermedades producidas por la contaminación por la basura que proviene, no solamente de su Municipio, sino también de las localidades de Corpus y General Urquiza, detalla la iniciativa del PAyS.

Prohibición amparada en una Ley pero no se cumple

“La Ley XVI–N°89 establece, entre otras cosas, la erradicación de los basurales a cielo abierto; pero lo que ocurre en Santo Pipó evidencia una clara violación a esta ley, principalmente por parte del Estado, que además, afecta el medio ambiente”, observaron desde PAyS.

“Entre las enfermedades epidérmicas y respiratorias, este basural a cielo abierto sirve de criadero de plagas como roedores y mosquitos, con el agravante de la epidemia de dengue que padece la provincia con cifras alarmantes y los casos que no paran de aumentar.

Es responsabilidad del Estado provincial tomar las medidas necesarias para erradicar los basurales a cielo abierto, y en este caso particular, resolver el grave problema de salud que este que en este barrio provoca en los vecinos.

Entendemos que el cierre de este basural generará un nuevo problema, como por ejemplo, qué hacer con la basura alojada allí, para eso proponemos la creación de cooperativas de tratamiento de residuos”, explicó el diputado Sereno.

Un gran foco de infección

En un conglomerado popular de Santo Pipó popular viven miles de familias trabajadoras. Allí existe un lugar bien definido, cercado y destinado a recolectar la basura en contenedores y camiones, y donde se deposita la basura del Municipio; pero a 200 metros hay un sector que es el foco de un problema de contaminación.

“Estamos viviendo un tiempo donde la limpieza y la higiene ayudan a preservarnos de los virus. Sin embargo a unos metros del predio cercado, existe un campo abierto donde algunos por vagancia, otros por comodidad, y por falta de controles, tiran la basura a cielo abierto. Y no se trata solamente de algunas personas irresponsables, sino de empresas agropecuarias de la localidad, y camiones de basura de otros Municipios cercanos”, dijo.

Esto fue documentado en videos por los vecinos, ya que la práctica sistemática convierte las vidas de las familias en insalubres, “generando enfermedades respiratorias y problemas en la piel como consecuencia de la contaminación que emite este enorme desecho en el que se encuentran envases de agrotóxicos y desechos patológicos”, expresó el legislador al fundamentar su iniciativa.

Reemplazar el basural por un espacio recreativo

Si bien el pedido de los vecinos es la erradicación urgente del basural, también solicitan que una vez limpio el lugar, se proteja con un cerco para evitar que la situación se repita, y a futuro, construir en ese predio una escuela y un espacio para deportes para los niños y jóvenes del barrio.

“Nosotros hablamos con las autoridades municipales, y por pedido de los vecinos, propusimos que se cierre ese lugar con un cerco, y una vez erradicado el basural, se inicie el proyecto de construir una escuela y una canchita de fútbol.

Qué bueno sería que desde la política se transforme un lugar insalubre y que produce enfermedades, en un espacio recreativo donde se practique deportes y se recreen los chico, chicas, y los jóvenes del barrio Apepú. No es tanta la inversión que se requiere, y el resultado sería cambiar enfermedades por actividades deportivas”, finalizó el diputado Sereno.

Comentá la nota