Revés judicial para la UNLAR por cesantear docentes sin causa

La Asociación de Trabajadores Universitarios de La Rioja (ATUR) informó que la Justicia riojana falló a favor de cuatro codocentes “cesanteados” en el año 2006.
Autoridades del gremio realizaron una conferencia de prensa para anunciar la medida dictada por la Justicia riojana sobre el caso de cuatro ex empleados universitarios que según manifiestan “habrían sido cesanteados por una persecución ideológica y sin motivos”.

En este sentido, Alicia Luna, secretaria general de ATUR, manifestó su satisfacción debido a que “la semana pasada recibimos noticias de los fallos favorables a compañeros del estamento codocentes que fueron cesanteados y ahora la Universidad Nacional de La Rioja deberá pagarles más de medio millón de pesos a cada uno”.

Luna explicó que “en 2006, estos compañeros fueron cesanteados por esta conducción que tiene la Universidad a través de una interpretación maliciosa del convenio colectivo donde expresaba que no existía personal interino, al momento de poner en vigencia el convenio colectivo”.

Dijo que en ese momento “sin sumario y ningún tipo de causa real decidieron dejarlos sin trabajo, por lo que después iniciaron las demandas legales correspondientes al caso”.

La gremialista universitaria consideró que “este fallo es histórico por donde se lo mire” y señaló que “les da la estabilidad laboral que establece el convenio colectivo a los compañeros, esa estabilidad que les quitó el rector y el Consejo Superior”.

Remarcó que “todo el Consejo Superior decidió que el convenio colectivo no era válido, que las normas que se aplicaban eran las propias de la Universidad y hoy la Justicia les está diciendo que se equivocaron”.

En cuanto a la sentencia dictada, expresó que “ahora los compañeros deben ser restituidos y les tienen que reconocer todos los salarios caídos, algo que asciende a medio millón de pesos a cada uno aproximadamente”.

Sin embargo, Luna entendió que la Casa de Altos Estudios podrá apelar a otras instancias judiciales, pero se mostró segura de que “ya está todo prácticamente finalizado y ahora queremos saber quiénes se harán cargo de pagar ese dinero, nosotros no queremos que sea con fondos de la Universidad, sino que los paguen los que cometieron el error”.

Luna detalló que los ex empleados que salieron favorecidos en este fallo son: Miguel Zárate, Diego Gómez, María de los Ángeles Díaz y Ariel Marcos y comentó que “eran afiliados al gremio y recibieron una persecución ideológica que no se pude aguantar desde ningún punto de vista”.

RECURRIRÁN A LA CÁMARA FEDERAL

Por otra parte y consultado por la prensa, el Procurador Legal de la Universidad Nacional de La Rioja, Gustavo Díaz, reconoció la sentencia de la justicia y comentó cuáles serán los pasos legales que seguirá la Casa de Alto Estudios ante esta situación.

“Estas personas integraban la planta interina de agentes codocentes de la Universidad al momento de entrar en vigencia el convenio colectivo, el cual sólo reconocía a los empleados de Planta Permanente y Transitoria”, explicó.

Díaz indicó que ante esta situación la UNLaR hizo “una evaluación de todos los agentes de planta interina para su pase a planta permanente o contratados según la calificación que lograban y estas personas no calificaron, para su pase a planta permanente se decidió contratarlos”.

Ante este contexto, el procurador comentó que “ellos desconocieron esta situación, dejaron de concurrir a sus puestos de trabajo y se autodenominan “cesanteados”, algo que nunca sucedió, ya que para ser despedidos se tiene que realizar un sumario y eso solo se puede hacer con los empleados de planta permanente únicamente”.

Díaz también explicó que las cuatro personas no están en la misma causa, sino que María de los Ángeles Díaz corresponde a otra situación legal la cual ya tiene fallo favorable y actualmente se encuentra revocada ante la Cámara Federal, mientras que Miguel Zárate, Diego Gómez y Ariel Marcos están incluidos en la última sentencia que fue comunicada la semana pasada.

En este mismo sentido, el representante legal de la Casa de Altos Estudios remarcó que el letrado que dicto la sentencia, Ramón Gachón, “no es el juez titular, sino subrogante y señaló que hubo contradicciones entre la sentencia actual y la anterior sobre el caso de María de los Ángeles Díaz.

Asimismo manifestó que “la universidad considera que la Cámara Federal va a revocar esta sentencia porque es absurda y alejada totalmente de la normativa aplicable”.

Por eso agregó que “vamos revocar la sentencia, ya que viniendo del mismo Juez Subrogante y con los argumentos errados de la primera sentencia esperábamos que estos también iban a ser igual”.

Por otra parte, consideró que “dar cifras sobre los salarios caídos, en este momento, cuando todavía faltan muchas instancias judiciales es un poco irresponsable por que intentan confundir pensando que esto ya está resuelto”.

Finalmente indicó que “si la Cámara y la Corte confirman estos fallos la Universidad acatará lo que dice la Justicia, pero aún falta mucho y confiamos en que las sentencias recientes están erradas y volveremos a apelar”.

Coment� la nota