Una remembranza sobre la vieja terminal de ómnibus

Una remembranza sobre la vieja terminal de ómnibus

El abogado Said Jorge Llapur recordó la forma en que se organizó aquella nueva terminal durante el gobierno de Darío Arias.

Con la inauguración de la nueva terminal de ómnibus de nuestra Ciudad, y el consecuente abandono de la -ahora vieja-, me viene a la memoria una serie de recuerdos, que, aparte de responder a esa vieja práctica humana de la remembranza, nos pueden servir como lección para no cometer viejos errores.(1) Se reglamentaba, por ejemplo, el servicio de los mozos de cordel, aquellos changadores oficialmente habilitadosSe reglamentaba, por ejemplo, el servicio de los mozos de cordel, aquellos changadores oficialmente habilitados.La década del sesenta se acercaba a su fin, gobernaba la Provincia el Dr.

Darío Felipe Arias en su carácter de Interventor Federal. Se había concluido la construcción de la Terminal de Ómnibus de San Salvador de Jujuy (2); era pues necesario ponerla en funcionamiento. Obviamente que para ello, era menester toda una tarea organizativa administrativa, con el dictado de una larga serie de disposiciones de carácter reglamentario.

En Jujuy, por lo dicho, no habían antecedentes al respecto como para que -como en toda tarea organizativa- sirvieran de pauta, modelo o guía. Lo más cercano a nuestra realidad (de lo que teníamos conocimiento), eran las terminales de Salta y San Miguel de Tucumán -Gral. Gregorio Araoz de Lamadrid, inaugurada poco tiempo antes. (3)Así las cosas, el entonces Gobernador me encomendó, en mi carácter de asesor legal, la tarea de organizar la nueva terminal, con especiales instrucciones (4) de visitar los respectivos organismos públicos de la Ciudad de San Miguel de Tucumán, y recabar todos los antecedentes que nos pudieran ser de utilidad. (5) Por cierto que las autoridades municipales tucumanas colaboraron ampliamente (6).FuncionamientoJuntamente con todo este paquete, se elaboró un "Reglamento Orgánico de Funcionamiento de la Terminal de Ómnibus de San Salvador de Jujuy", el que, si no está vigente, rigió durante mucho tiempo. En él se preveía tanto lo relacionado específicamente con el transporte (entrada, permanencia y salida de unidades) como a lo accesorio -vg. aspecto comercial-.Con estos elementos se comenzó elaboración de los actos administrativos y reglamentarios pertinentes.

Los planos de edificio, por cierto ya habían -sabiamente- establecido toda la estructura y base de funcionamiento. Así se previeron: dársenas, boleterías, oficinas, control, destacamento policial, oficina de turismo, sanidad, peluquería, baños, restaurante (planta alta), cafetería (planta baja), sala de espera, kioscos, deposito de equipajes, zona de teléfonos públicos, etc.

PrevisionesEntre las previsiones de funcionamiento, se contempló que el equipamiento estuviera presidido por el concepto de servicio público: Dentro de ese concepto, se procuraba que el usuario no careciera de lo necesario para su comodidad y confort. Con el fin de proteger a los inversores se procuró evitar contractualmente la competencia entre los distintos rubros, estableciéndose un sistema de exclusividad.

Todas estas exigencias constarían en los contratos respectivos. Por cierto que estaba terminantemente prohibida toda actividad ajena a las previstas y contratadas como la venta ambulante o en lugares no habilitados.

Comentá la nota