Procesan a los responsables de un basural a cielo abierto

Procesan a los responsables de un basural a cielo abierto

Tras una denuncia realizada en el año 2016, donde se manifestaba que se estaban arrojando residuos sin clasificar, la Justicia procesó a los responsables de un basural a cielo abierto ubicado en Zárate Campana, contratado por esos municipios. La decisión estuvo a cargo de la Cámara Federal de San Martín.

Tras una denuncia realizada en el año 2016, donde se manifestaba que se estaban arrojando residuos sin clasificar, la Justicia procesó a los responsables de un basural a cielo abierto ubicado en Zárate Campana, contratado por esos municipios. La decisión estuvo a cargo de la Cámara Federal de San Martín.

Así, según justiciadeprimera.com, la denuncia fue realizada a través de un mail que daba cuenta de esta situación y de la existencia del basural a cielo abierto en los kilómetros 82-24 de la Ruta Nacional 9, sobre el lado izquierdo en sentido Buenos Aires/Rosario, del  partido de Zárate en la provincia de Buenos Aires.

De esta manera, según la denuncia realizada, por la que se iniciaron las investigaciones correspondientes, en el lugar  se arrojaban “residuos urbanos, sin ninguna clasificación ni selección” con “quemas de residuos” y desechos que llegaban al río Paraná de las Palmas, afectando a barrios humildes de la zona.

En este sentido, el Tribunal de Apelaciones confirmó los procesamientos para Hugo Oscar Concaro, Pablo Martín Concaro, Hugo Pedro Concaro y Juan José De Santis con un embargo total de 50 millones de pesos. “Las medidas incorporadas por la Unidad Fiscal en la materia, permitieron constatar la existencia del basural indicado, con gran acumulación de basura y el ingreso al lugar de diversos camiones de remolque, que arrojaban los residuos en el predio”, argumentaron.

Así las cosas, el lugar se allanó y se comprobó que “funcionaba un basural a cielo abierto que no contaba con membranas impermiabilizantes, sistema de captación de biogás, drenajes perimetrales, obras del sistema de captación de lixiviados, que implicaba la posible contaminación por lixiviados a los mantos freáticos. Además, destacó que cuenta con montañas conformadas por tierra y basura, lo que  indicaba que se trata de un relleno sanitario”.

“De igual modo, a través de las tareas de observación realizadas por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, se estableció que en el predio estarían afectadas veinte hectáreas a la disposición de residuos domiciliarios, destacándose que allí pudo observarse restos de ese tipo, como así también de construcción/demolición, neumáticos voluminosos, chatarra y grandes cantidades de alambre. Que todos estos se hallaban depositados sobre suelo natural, sin ordenamiento ni cobertura. Se constató además, restos de focos de incineración”, fundamentó la causa.

Como consecuencia de esta situación el predio fue clausurado y se comprobó que “amontonaron sustancias y/o desechos susceptibles de combustión espontánea que se han encendido en el lugar desde el pasado 23 de agosto (de 2018), además de los diferentes focos de humo observados a partir del 3 de noviembre de 2017 y amontonaron sustancias y/o desechos que como producto de su descomposición dieron origen a  la lixiviación que entró en contacto con el medio ambiente”.

Comentá la nota