“El primer desafío es darles un proceso rápido a las habilitaciones”

“El primer desafío es darles un proceso rápido a las habilitaciones”

La subsecretaria de Inspección General planteó los objetivos de su gestión. El control de la nocturnidad, el alcohol en la playa y la venta ambulante.

María Elisa Ferrara asumió el desafió de hacerse cargo de la secretaría de Inspección General. Asegura que su conocimiento con Guillermo Montenegro fue fundamental para decidir venir a Mar del Plata, donde llegó con un objetivo claro: “Aplicar acá lo que mejor nos salió allá”, dice en en referencia a su trabajo en la ciudad de Buenos Aires.

Con la complejidad de iniciar la gestión con la temporada en marcha, la funcionaria apuesta a “un trabajo coordinado con el área de seguridad” y la desvela el desafío de revertir el proceso de habilitaciones, siempre cuestionado.

Los que la rodean aseguran que “no para un segundo de trabajar”. Tras recorrer personalmente los operativos, configuró un mapa bastante claro de las necesidades en su área. Y fijó prioridades: “El primer desafío es darles un proceso rápido a las habilitaciones”, remarcó.

“Con Seguridad e Inspección General trabajamos en forma coordinada. Propuse armar un tablero de control para los eventos masivos. Detecté rápidamente que no había coordinación entre las áreas”, contó.

-¿Con qué se encontró en la secretaría?

-Mucha desinformación. Es muy difícil tener el dato, que es importantísimo en un área de control. No hay sistemas en los que rápidamente puedas obtener la información de qué está habilitado y qué no. Para acceder al sistema tenés que ir a la oficina. No hay algo online para que pueda entrar de cualquier lugar. Cuando pasó lo del gas en el hotel, tuve que llamar a un director para que vaya a la oficina, entre al sistema y verifique. Todo es muy complejo cuando lo tenés que resolver de inmediato en una emergencia.

-¿Cómo impactaron los incidentes en Playa Grande y en la noche de Año Nuevo?

-Se hicieron los operativos en la playa con inspectores y policías que hacen un trabajo preventivo y se les solicita a todos los chicos y familias que ingresen a la playa sin alcohol porque hay una prohibición.

-¿Qué respuestas obtuvieron?

-El primer día costó mucho porque fue una sorpresa. Después empezaron a entender que algo había cambiado y el resto de los días fue menor la cantidad de chicos que iban con alcohol. Hay mucha gente contenta que nos viene a felicitar y eso motiva.

-¿Qué desafío se propone en la gestión?

-El primer desafío es trasformar lo que es Inspección General y darles proceso rápido a las habilitaciones que es una demanda del comerciante. Si bien hay un sistema de habilitaciones inmediatas, no funciona. Estoy haciendo una propuesta de que todo el trámite sea vía web. Hoy no es así. Pero para eso necesitás muchos recursos informáticos. Hay que hacer un trabajo en diferentes áreas y no va a ser de un día para otro.

-Respecto las habilitaciones, ¿qué evaluó tras los primeros días en la ciudad?

-Hay mucho atraso. Hay muchas habilitaciones que todavía no tienen el certificado definitivo. En parte es cultural porque el comerciante está acostumbrado a trabajar de esa manera y hay otra parte que es la demora propia de la administración. Eso hace que el comerciante se desaliente en volver a regularizar. El desafío del año es que se regularicen y podamos estar en regla el verano que viene.

-¿Cuál es la situación de la nocturnidad?

-En la noche, los boliches están muy preparados. Cumplen con las ordenanzas. El trabajo más fuerte en nocturnidad pasa por la capacidad porque es natural que siempre desborde. Ahí tenemos un equipo de nocturnidad permanente. También se trabaja con la higiene acústica que es un reclamo recurrente de muchos vecinos. Otro gran desafío es tener un buen sistema de planificación de las inspecciones. Yo estoy cambiando el enfoque de qué inspeccionar, es por criticidad. Hay que atender la temporada sin descuidar los barrios y tenemos que ver cómo hacemos con los recursos que tenemos.

-¿Qué te motivó a aceptar el cargo?

-El equipo primero. “Guille” es alguien a quien conozco y tengo confianza. Tuvimos la experiencia de hacer buenos trabajos juntos Y es gratificante saber que él cuenta conmigo para un desafío como este.

-¿Cómo está la situación de la venta ambulante?

-Estamos trabajando fuertemente en peatonal San Martín. Nos reunimos con comerciantes y vecinos. Entendemos que el comerciante marplatense sufre mucho en temporada con el mantero que le quita el trabajo por el que esperó todo el año. Estamos pudiendo mantener la Peatonal despejada. Además, ponemos el foco en lo clandestino. Hay muchos restaurantes a puertas cerradas que lo hacen.

María Elisa Ferrara contó el objetivo de imponer una aplicación similar a una que se utilizó en Buenos Aires, denominada “Salga Seguro”, en la que cualquier ciudadano puede acceder a la información sobre los locales nocturnos. “En la página está toda la información para que cada padre pueda saber dónde va su hijo, si el lugar fue clausurado y por qué motivo”. Por otra parte, se refirió al personal que encontró en la secretaría y aseguró que “necesita mucha capacitación y ellos mismos la reclaman. El último grupo que entró no tuvo ninguna capacitación”, apuntó.

Coment� la nota