Previendo revés en la Corte, amparista denuncia “complot”

Previendo revés en la Corte, amparista denuncia “complot”

Lo hizo el referente de la Asociación de Abogados Ambientalistas que promovió el amparo ante el máximo Tribunal. Afirmó que la Justicia Federal no avanzó en el fondo del amparo para darle tiempo al Gobierno de cumplir con la manda de la Corte. “Estoy muy decepcionado”, afirmó.

La cautelar adoptada por la Corte Suprema de Justicia que frenó el inicio de las obras principales de las represas sobre el río Santa Cruz surgió a partir de dos expedientes impulsados por ambientalistas: Un amparo presentado por la Asociación de Abogados Ambientalistas y una petición cautelar solicitada por la Fundación Banco de Bosques por incumplimiento de la ley hídrica, razón por la cual el Tribunal ordenó realizar todo el proceso que marca esta ley dictando una medida cautelar e impidiendo las obras hasta tanto ese proceso no esté finalizado, algo que se cumplimentó el pasado lunes con la publicación en el Boletín Oficial de la Nación de la resolución conjunta de los ministerios de Energía y Ambiente dando por aprobadas las obras, luego de realizado el nuevo Estudio de Impacto Ambiental y concretada la Audiencia Pública en el seno del Congreso de la Nación, remitiendo toda esa actuación a la Corte y solicitando el levantamiento de la cautelar.Conocido esto, el Dr. Mariano Aguilar, referente de la Asociación de Abogados Ambientalistas, cuestionó duramente a la Justicia Federal por considerar que incurrió en una demora intencional en el dictado de una sentencia que impida definitivamente la construcción de las represas, permitiéndole al Gobierno presentar un Estudio de Impacto Ambiental y realizar la Audiencia Pública para cumplir con lo ordenado por la Corte Suprema. Para el letrado, existe un trabajo articulado entre la Justicia Federal y el Gobierno Nacional en pos de permitir la construcción de las represas e impedir los intentos en su contra.De visita en El Calafate, Aguilar se enteró el lunes a primera hora, por la producción de FM Dimensión, de la publicación en el Boletín Oficial de la resolución donde el Ejecutivo aprueba las obras de las represas NK y JC en el río Santa Cruz, con lo que cumplimenta el trámite ordenado en diciembre de 2016 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN).La decisión del máximo órgano judicial se dio en respuesta a un recurso de amparo presentado por el abogado en diciembre de 2014. Ya al comienzo de la entrevista, el abogado criticó la excesiva demora de la CSJN en expedirse sobre un amparo que debe ser de rápida resolución. “Tuvimos que esperar que la Corte estuviese dos años sentada arriba del expediente, esperando que cambiara el gobierno para tomar una determinación”, dijo.Aguilar aclaró que tras hacer lugar al amparo (a fines de 2016), ordenó a la Justicia Federal que llevara el trámite, recayendo la causa en la Dra. Macarena Marra Giménez, juez federal subrogante en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 12 de la Ciudad de Buenos Aires.El amparista explicó cuál es a su criterio la maniobra coordinada entre la Justicia y el Ejecutivo en esta causa. Dijo que este año solicitó a la juez que dictara sentencia definitiva impidiendo la obra de las represas, ante la demora del Gobierno en cumplir con la realización del nuevo Estudio de Impacto Ambiental y posterior llamado a Audiencia Pública ordenados por la CSJN.Pero la juez, asegura Aguilar, mantuvo demorado el expediente de la Asociación de Abogados y lo relegó a un segundo lugar, detrás de una causa presentada por la Fundación Banco de Bosques (también contra las represas) que, igualmente, fue girada a su juzgado.Esto fue apelado por el letrado, lo que derivó el expediente en el mes de mayo a la Cámara Federal en lo Contencioso Administrativo que, afirma, “demoró 100 días” sólo para resolver cuál de las dos causas debía ser tratada primero por la juez Federal Marra Giménez.Según contó el amparista a FM Dimensión, “esa demora le permitió al Gobierno ponerse al día. Presentó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la obra y llamó a la Audiencia Pública, cumpliendo así con lo ordenado por la Corte Suprema”.Razón por la cual, se declaró “muy decepcionado con la Justicia” y agregó que tanto la Justicia Federal como el Gobierno trabajan articuladamente en esta causa. Teoría que enfatizó al señalar que curiosamente el pasado viernes, la Cámara contestó su apelación ordenándole a la juez que se aboque en primer lugar a su causa y el lunes siguiente sale en el Boletín Oficial la resolución aprobando la obra de las represas por parte del Ejecutivo, finalizando así el trámite que había ordenado la Corte Suprema.“Eso no es casual, mientras la Justicia Federal no tenga los pantalones largos y no sea tan dependiente del Ejecutivo, creo que nuestro país no tiene destino”, remarcó el abogado, quien igualmente aguarda la decisión que tomará la juez Macarena Marra Giménez, la que, si emite un fallo a favor de lo planteado en el amparo, podría determinar el freno definitivo de las represas, provocando los procesos de apelación que llegarán, indefectible y nuevamente, a la Corte Suprema, lo que también obligaría a varios meses más de espera, además de generar un problema diplomático con China. 

Coment� la nota