Presentan 1.400 demandas laborales contra Madres y el Estado

Presentan 1.400 demandas laborales contra Madres y el Estado
Los ecos del escándalo de la Misión Sueños Compartidos siguen resonando. En las últimas semanas ingresaron a la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo unas 1.400 demandas contra la Fundación Madres de Plaza de Mayo, una empresa privada y el Estado Nacional iniciadas por ex empleados de la organización creada por Sergio Schocklender, dijeron fuentes judiciales.
Los demandantes son ex empleados de la constructora que se quedaron sin trabajo y ahora buscan que se los indemnice.

De acuerdo con las fuentes consultadas, en promedio las demandas son por alrededor de $80.000. Los ex trabajadores reclaman salarios caídos, la falta del preaviso y también de aportes.

Todo indica que, cuando haya sentencias, será el Estado el que deberá hacerse cargo solitariamente de las indemnizaciones. “Las Madres y la empresa se declararán insolventes y, así, por lo que se llama cadena de la solidaridad, será el Estado el que terminará pagando los juicios”, explicaron a Clarín en un Juzgado del fuero laboral.

Considerando el total de demandas y lo que reclaman los ex trabajadores, las indemnizaciones podrían alcanzar un total de 112 millones de pesos. Los ex empleados de Sueños Compartidos deberán armarse de paciencia para cobrar. Podrían pasar alrededor de tres años hasta que haya sentencia, advirtieron las fuentes consultadas.

A medida que fueron ingresando a la Cámara, ésta fue sorteando las demandas entre los 80 juzgados del fuero laboral.

Un dato llamativo es que la enorme mayoría de las demandas está en manos de tres estudios jurídicos. “No son estudios de los reconocidos. Esto da idea de que los damnificados privilegiaron cobrar y no que los metieran en una negociación política. Saben muy bien lo que es iniciar un juicio contra las Madres de Plaza de Mayo”, dijo anoche a Clarín un conocido abogado laboralista que está al tanto de las causas por Sueños Compartidos.

En un Juzgado del Trabajo que ya interviene en varias demandas de ex trabajadores advirtieron: “Tratándose de las Madres lo que va a saltar en los juicios es la precariedad laboral de los trabajadores. Para gambetear los aportes, los tenían inscriptos con media jornada cuando trabajaban jornada completa”.

A través del programa Sueños Compartidos, que comandaba Sergio Schoklender, Madres de Plaza de Mayo recibió del Gobierno Nacional 1.126 millones de pesos para la construcción de viviendas sociales. Los hermanos Sergio y Pablo Schocklender fueron acusados de liderar una asociación ilícita que habría desviado esos fondos públicos.

En febrero pasado, la titular de Madres, Hebe de Bonafini, acusó a los hermanos de ser los únicos responsables y de haberse “afanado todo”. Pero a principios del mes pasado, la causa tuvo un giro inesperado: la Cámara Federal apartó al juez Norberto Oyarbide, que entendía en el caso, y desprocesó a los hermanos Schocklender.

Coment� la nota