Pacto de no agresión entre el Vaticano y Silvio Berlusconi

El peor escándalo que involucra al Vaticano y la Iglesia italiana (cuyo jefe natural es el Papa como obispo de Roma) habría concluido con un pacto de no agresión acordado por teléfono entre el Secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone, y el mismísimo premier Silvio Berlusconi.
Lo afirma el diario La Repubblica de ayer. Se trata del sonado "Caso Boffo". El gobierno italiano desmintió ayer la telefoneada y el arreglo. El Vaticano sigue en la línea de no hacer comentarios.

Todo comenzó a fines de agosto y obligó el 3 de setiembre a Dino Boffo, director de "Avvenire", el diario milanés de los obispos italianos, a presentar su renuncia en medio de una borrasca política.

Boffo era el más importante y prestigioso periodista católico hasta que Vittorio Feltri, el director de "Il Giornale", diario de la familia Berlusconi, lo denunció por estar metido de un proceso por haber molestado a una mujer para obligarla a romper con un joven con el que Boffo mantenía una relación homosexual.

El caso fue ubicado en el contexto de las maniobras de contraofensiva de Berlusconi a raíz de sus propios escándalos sexuales y contra las críticas que estaba recibiendo del mismo "Avvenire" y varios obispos por su comportamiento.

Cinco meses después la historia se reabrió porque el documento reservado que acusaba a Boffo era falso. Así lo tuvo que reconocer el mismo Feltri, quién hasta invitó al ex director de "Avvenire" a almorzar, apremiado además por una convocatoria de la Orden de Periodistas que podría suspenderlo o expulsarlo, dejando a Berlusconi sin su director de diario favorito.

Pero nuevas versiones señalaron que Feltri había recibido el documento falluto de una "personalidad institucional vaticana", que todos identificaron como el director del diario del Papa, Giovanni Vian, el "Osservatore Romano", fuertemente vinculado al secretario de Estado cardenal Bertone.

El Vaticano ha tratado de sofocar el escándalo pero en algún momento deberá dar explicaciones.

Comentá la nota