"Son medidas irrelevantes"

Así calificó los anuncios realizados por la presidenta Cristina Fernández el ex ministro de Economía Domingo Cavallo. Afirmó que "los capitales van y vienen en función de si hay rentabilidad o no hay rentabilidad, si hay confianza o si no hay confianza".
"Son medidas irrelevantes pero hay algo muy importante que decidió ayer la señora presidente que es la designación de Débora Giorgi como ministra de la producción. Sabe lo que hay que hacer para devolverle la producción a la industria y el agro". Sobre la nueva funcionaria recordó que "ella fue la que me ayudó a mí a implementar los programas de competitividad en 2001".

Además remarcó que para mejorar la situación del país "hay que sacar los impuestos distorsivos, sacar las retenciones" y "hay que hacer que las provincias vuelvan a eliminar ingresos brutos sobre la actividad agropecuaria y la industrial".

En cuanto a la repatriación de capitales, sostuvo que "van y vienen en función de si hay rentabilidad o no hay rentabilidad, si hay confianza o si no hay confianza". En este sentido, señaló que "en los 90 los capitales volvieron porque creían en la Argentina, en el 2001 intentamos hacer lo mismo y vino nadie porque no había confianza" y agregó que "ahora la clave está en por un lado, buscar en aumentar la competitividad del agro y la industria".

Estimó que no va a haber crecimiento el año próximo. "Es imposible que haya crecimiento, primero porque no va haber crecimiento en ningún país del mundo" afirmó. Agregó que "en el caso de Argentina se venia una recesión por el manejo interno y a eso se le suma la situación internacional"

Advirtió que "el problema recesivo va a ser muy grave porque acá nos e va a poder aplicar políticas keynesianas porque no tenemos créditos".

Ante la consulta de que se debe hacer con el dólar, opinó que "lo que deberían hacer es dejar de manejar el precio del dólar, dejarlo en una libre convertibilidad flotante (...) libre flotación con libre compra de divisa" y advirtió que "si en lugar de eso el dólar sube o baja en base a la presión de los industriales, los sindicatos, siempre se van a equivocar".

En este sentido, opinó que "la cuestión es definir reglas de juego de la economía" y señaló que "desde el 2002 en adelante nadie puede predecir como va a manejar su política económica, su política monetaria, el gobierno argentino".

Por otro lado, defendió el corralito implementado hace casi siete años cuando él era ministro de Economía y lo diferenció del "corralón". "¿Que alternativa había, quien había ofrecido alguna solución ante la corrida bancaria?" se preguntó. Además sostuvo que el corralito cumplió su objetivo ya que muy pocos se manejan con dinero sino con tarjetas y afirmó que "hoy a nadie se le ocurriría instalar un corralito porque es absolutamente innecesario". Además afirmó que "lo que no haría es el corralón" y sostuvo que le pusieron ese nombre para pasarle la responsabilidad a él pero que no tuvo nada que ver con su iniciativa.

Por último, destacó que él fue "el único ministro de economía que logró acabar con la hiperinflación y logró una estabilidad de 10 años".

Coment� la nota