Las mascotas, víctimas colaterales del coronavirus en China

Las mascotas, víctimas colaterales del coronavirus en China

En Wuhan, muchos dejaron la ciudad antes del brote sin sus perros ni gatos y ahora no pueden volver por la cuarentena. Otros, los abandonaron por miedo a que hayan contraído el virus.

La cuarentena impuesta a Wuhan, donde apareció el nuevo coronavirus, está causando víctimas colaterales: las mascotas abandonadas por sus dueños, quienes ahora no pueden regresar a la ciudad. 

Muchos partieron en masa durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar, al igual que centenares de millones de otros chinos, casi al mismo tiempo en que estalló la epidemia, lo que llevó a las autoridades a aislar a Wuhan del resto del país, lo que incluye a sus 11 millones de habitantes y al resto de la provincia de Hubei.

"¡Por favor, ayúdame alimentando a mi gato!". Este grito de alarma fue lanzado el 30 de enero por un usuario de la red de microblogs Weibo (el equivalente a Facebook china) ilustra claramente la preocupación de muchos "exiliados".

El hombre utilizó el hashtag "salvar a las mascotas que quedaron en Wuhan", convertido en el tercero más frecuentado en Weibo, con millones de pedidos y consultas por parte de quienes no pueden ir a sus casas y solicitan voluntarios bondadosos que se ocupen de ellas.

Los movimientos de ayuda recíproca nacieron después de que numerosas informaciones en los medios dieron cuenta sobre residencias de las cuales las mascotas fueron expulsadas con la intención de detener la propagación de la epidemia, en tanto que otros informes, no verificados, alertan sobre el sacrificio de algunas por las mismas razones.

Si bien es cierto que se cree que el coronavirus fue contagiado en diciembre a humanos por animales salvajes vivos a la venta en un mercado de Wuhan, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió en su cuenta en Weibo que "no existen pruebas de que perros, gatos u otras mascotas puedan contraer el nuevo coronavirus".

Comentá la nota